La hermana de Paula Argañaraz le contestó al adolescente que atropelló y huyó

“No tenemos odio; buscamos justicia porque hubo un delito”. La operación de cadera a la víctima del accidente de la avenida Aconquija duró ocho horas. Contra las críticas en Facebook

26 Jun 2017
1

LA JOVEN ATROPELLADA. Paula tiene 20 años, estudia medicina y se encuentra internada desde el 4 de junio. facebook / laura argañaraz

“Veo que quiere pedir perdón; acaso también debería agradecernos. De todo esto surgió que no tenía un ambiente apto, que no tenía límites, y que los tíos vivían a la par y no sabían nada. Le salvamos la vida. Si no atropellaba a Paula, quizás se daba con un poste”, advirtió Laura Argañaraz, la hermana de la joven que fue atropellada en la avenida Aconquija el 4 de junio, luego de enterarse que el conductor no sabía cómo pedirles perdón. Además, Laura criticó a quienes intentan responsabilizar del hecho a la joven embestida.

El dato, que fue publicado en la edición de ayer de LA GACETA, surgió a partir de un informe de la defensora de Menores, Adriana Mónica Romano, que explicaba que el conductor sentía responsabilidad por el hecho y que reconocía su magnitud. “Sus tíos le están armando una habitación para él. Quiere comenzar terapia con un psicólogo particular para continuar su vida de otra manera. (Dijo) que quiere tomar la vida de una forma más responsable, y que lo que se disponga legamente será acatado por él. Manifiesta su deseo de pedir perdón, pero no sabe de qué forma hacerlo”, se argumenta. Este documento resultó vital para que volviera a su barrio.

La Justicia ordenó que sea sacado del Instituto Roca el menor que atropelló a Paula Argañaraz

“No tenemos odio; sólo buscamos justicia porque hubo un delito. Y me dan pena los demás menores alojados allí. Hay una crítica hacia el Roca, pero los otros chicos no tienen un abogado que haga pedidos a la Cámara de Apelaciones las 24 horas del día y se tienen que bancar las malas condiciones”, criticó Laura, quien se encargó de viralizar el caso pocas horas después de la colisión.

“Cada mejoría de Paula es como nacer de nuevo”

La respuesta de los usuarios de Facebook fue multitudinaria. En los comentarios le deseaban lo mejor a Paula y exigían justicia. Sin embargo, en las últimas semanas comenzaron a notar que hay usuarios que cargan la responsabilidad a la joven atropellada.

“Una moral retorcida”

“Lo malo es que hay una cultura de culpabilizar a la víctima, como ocurre con los femicidios. Hasta eso le cuestionaron, qué hacía ella a esa hora con el novio. Me llama la atención una moral retorcida en las redes sociales cuando dicen que ella cruzó mal, y no se dice nada del estado de este chico. ¿Él venía de entrenar a esa hora? Eran las 4 de la mañana, un horario de protección al menor, ¿no es tan bebé que necesita estar en la casa con los padres? ¿Dónde estaban los padres a esa hora? Si mi padre ve que faltan el auto y una de nosotras, le da un infarto”, exclamó.

Paula Argañaraz se encuentra totalmente consciente, pero con mucho dolor

En los comentarios que le empezaron a llegar -a varios de ellos los respondió públicamente- los detractores barajan dos críticas: que la joven cruzó mal la calle, y que había bebido alcohol en un cumpleaños. Ambas situaciones fueron rebatidas por su hermana.

“La noche del accidente a mi hermana le hicieron análisis completos en el hospital Padilla y en la Clínica. Salió todo bien. No tenía ni colesterol. Ella no estaba ebria, de ninguna manera; yo no sé si los demás pueden decir lo mismo, porque el culpable apareció el miércoles, cuatro días después del accidente. Y en las cámaras se ve que vienen (el Honda Fit del adolescente y una camioneta) muy rápido. A veces uno los ve de lejos y no se da cuenta si vienen a una velocidad alta, no se sabe calcular. Lo que se nota claramente es que hay un lomo de burro y lo pasan como si nada; no venían a 60 kilómetros por hora. Ese auto la hizo volar, y no se vio que frenara”, respondió.

“Tampoco se ve que haya testigos; por lo tanto, los que dicen cómo fue el accidente o iban en el auto, o en la camioneta, o no estaban”, agregó.

Lo que les molesta

¿En la familia Argañaraz creen que pudo haber sido un accidente? Sí. Pero eso no les quita la molestia. “El problema son todas las actitudes posteriores: el chicaneo, los abogados pillos que buscan vacíos legales, que hacen tiempo con la madre hasta que el chico se limpia. Son maniobras que entorpecen la investigación”.

La crítica de Laura está relacionada con lo que ocurrió los días siguientes a que atropellaran a Paula: la madre del adolescente, y dueña del auto, fue detenida en su casa del country Jockey Club. Primero se abstuvo de declarar, ante una sorpresiva advertencia del fiscal Diego López Ávila, quien le dijo que tarde o temprano sabría quien era el conductor. Luego su abogado defensor, Arnaldo Ahumada, admitió a LA GACETA que el conductor era el menor y lo presentó el miércoles 7 ante la fiscalía.

Si bien Laura no había aclarado si había aceptado el pedido de disculpas, luego la muchacha utilizó Facebook para razonar sobre esto: “El perdón no empieza ni termina con sólo pedirlo, debe ser un modo de vida. Mi familia y yo creemos en el perdón, absolutamente. Como así también creemos en la justicia. Son los valores y pilares fundamentales de una sociedad”.

Comentarios