En Villa Chicligasta, 76 familias permanecieron aisladas una semana

El Ejército accedió a varios caseríos; “quedamos atrapados sin luz ni agua”, relató una vecina

08 Abr 2017
1

OPERATIVO SANITARIO. Médicos del PAMI y profesionales de Desarrollo Social asistieron ayer a niños de los parajes más alejados de Villa Chicligasta. la gaceta / foto de osvaldo ripoll

El desborde de los ríos Salí y Gastona, registrado el jueves de la semana pasada, mantiene aisladas a unas 76 familias de los parajes La Florida y Vizcacha, de la comuna de Villa Chicligasta, al sudeste de Simoca.

Efectivos del Ejército Argentino lograron acceder al lugar el miércoles y se dieron ahí con niños y adultos en situación extremadamente crítica. “Había criaturas con fiebre desde hace un par de días, diabéticos sin insulina y embarazadas que debían ser asistidas por médicos. Toda esta gente aún está sin los servicios de electricidad y de agua potable”, contó el suboficial principal Fernando Pérez, de la Compañía de Ingenieros IV de Córdoba.

El militar fue el primero en acceder en lancha hasta la zona, en principio para evacuar a una anciana. Sin embargo, al llegar a Florida se dio con que todos los vecinos enfrentaban una situación angustiante. De inmediato se comenzó a enviar hasta el lugar comidas preparadas y agua potable.

Ayer, el ministro de Defensa de la Nación, Julio Martínez; el titular del Plan Belgrano, José Cano; y autoridades del Ejército, recorrieron los lugares aislados, al que accedieron en camiones Unimog. Los médicos Eduardo Bosi, del Ministerio de Desarrollo Social; y Cristian Cliver, del Pami, revisaron a los damnificados y les entregaron los medicamentos que requerían. “El agua nos llegó hace una semana. Desde entonces quedamos atrapados aquí, sin luz ni agua. La situación era desesperante hasta que llegó el Ejército. La verdad que nos están dando una buena mano, porque no solo necesitábamos comida, sino también atención médica”, relató Noelia Medina.

“El agua bajó y comenzaron a proliferar mosquitos, alacranes y víboras. Uno tiene que andar con mucho cuidado por aquí”, añadió la mujer. Eduardo Ruíz, vecino de La Florida, dijo que el Salí y el Gastona son una permanente amenaza para los pobladores de esa región. “Cuando crece el caudal del Salí, no tienen entrada las aguas del Gastona, que desemboca en ese cauce. Entonces desborda este último río. El problema se hace cada vez más preocupante porque llueve bastante”, comentó.

Evacuados

Según Defensa Civil, en el sur tucumano son 850 las personas que permanecen evacuadas en edificios púbicos del Estado. Son de La Madrid (que permanecen en Taco Ralo y Simoca), Niogasta, Ciudacita, La Cocha y La Invernada. En el caso de La Madrid, aún hay cientos de familias que están autoevacuadas en las rutas 157 y 308.

El Ejército informó que durante el día la gente va a sus casas y retorna a la noche en busca de asistencia alimenticia y otras necesidades. La misma fuerza advirtió que los cortes que sufren las rutas del interior, por los destrozos que causaron las crecientes en viaductos, no podrán ser suplantados provisoriamente por los puentes que ésta dispone: la longitud de los cruces que tiene la fuerza federal es de 45 metros, mientras que en todos los casos se necesitan puentes de más de 100 metros.

El paso ubicado sobre el río San Francisco, en la ruta 334 que une La Cocha con Taco Ralo, fue arrasado cuando el ancho del río era de 15 metros. A causa de las últimas crecientes, el cauce se abrió para alcanzar ahora un ancho de 150 metros.

Piquete.- La caravana que encabezó ayer el ministro de Defensa de la Nación, Julio Martínez, tuvo que sortear un piquete de inundados de Atahona cuando se dirigía por la ruta 157, desde Monteagudo a Villa Chicligasta. “Queremos que nos arreglen los caminos y que nos devuelvan la electricidad”, gritaron. La policía convenció a los manifestantes de que dejaran pasar a la comitiva.

“Esto está preparado”.- El recorrido que efectuó el ministro de Defensa, Julio Martínez, por Villa Chicligasta concluyó cuando en la plaza del pueblo un grupo de exaltados vecinos lo encaró cuando con José Cano, titular del Plan Belgrano, se aprestaba a degustar empanadas preparadas por un lugareño. “Nuestro comisionado comunal Julio González tendría que haber ido con ustedes a Florida, pero no lo llevaron. ¿Por qué hicieron eso?. Si el desde un primer momento estuvo con nosotros”, planteó una mujer. Cano, sin perder la paciencia, les explicó que todo el operativo estuvo coordinado con González y que había sido invitado al recorrido. Mientras crecían los gritos, Martinez se hizo a un costado y avisó a un colaborador que se iba a continuar con su agenda. “Me voy que esto está preparado. Avisale a Cano”, dijo mientras ascendía a un móvil del Ejército.

Privados.- El Banco Tucumán-Grupo Macro se sumó a la campaña solidaria. La entidad donó artículos de primera necesidad, elementos de higiene y demás insumos para colaborar con las familias damnificadas. Se trata de 3.000 litros de lavandina, 500 panes de jabón, 400 trapos de piso y 400 haraganes. Lo donado será entregado por la Fundación Banco de Alimentos.


Comentarios