A Obama, por Trump, el silencio le duró 10 días - LA GACETA Tucumán

A Obama, por Trump, el silencio le duró 10 días

El ex presidente apoyó las protestas contra su sucesor y rechazo la política de discriminar a los individuos por su religión. El Presidente justificó su decisión y sostuvo que los problemas generados en los aeropuertos fue por un problema informático. “Por un Estado más seguro”.

31 Ene 2017
1

EL AEROPUERTO INTERNACIONAL DE DALLAS. En la protesta contra el decreto de Trump, varias mujeres se arrodillan y una niña flamea una bandera. Reuters

WASHINGTON.- El ex presidente de los Estados Unidos, el demócrata Barak Obama rechazó el decreto de su sucesor, el republicano Donald Trump, que prohibió el ingreso de refugiados y de siete países de mayoría musulmana. Trump, por su lado, volvió a justificarlo.

En su primera declaración pública desde que abandonó la Casa Blanca, ayer, Obama celebró las recientes protestas contra Trump y rechazó “la noción de discriminar a los individuos debido a su fe o religión”, en una clara referencia al veto migratorio de la Casa Blanca.

“Ciudadanos ejerciendo su derecho constitucional de reunión, organización y haciendo que sus voces sean escuchadas por los oficiales electos es exactamente lo que esperamos ver cuando los valores estadounidenses están en peligro”, sentenció Obama en un comunicado difundido por su vocero oficial, Kevin Lewis. “En su discurso oficial final como presidente, (Obama) habló sobre el importante papel de los ciudadanos y cómo todos los estadounidenses tienen la responsabilidad de ser los guardianes de nuestra democracia, no sólo durante las elecciones, sino todos los días”, agregó su vocero.

Además, Lewis destacó que “el (ex) presidente fundamentalmente no está de acuerdo con la noción de discriminar a los individuos debido a su fe o religión”, una referencia poco velada al decreto de Trump.

En tanto, Trump, hizo caso omiso a las críticas a nivel local e internacional por el decreto prohibitivo, que provocó un caos en los aeropuertos durante el fin de semana. Es que la resolución, que impide la inmigración desde Irán, Irak, Siria, Libia, Somalia, Sudán y Yemen, frenó temporalmente la entrada de refugiados. La aplicación de la directiva por los funcionarios de fronteras y aduanas generó el caos en los principales aeropuertos del país, donde se realizaron grandes protestas

Pese a las lágrimas


En dos mensajes publicados en Twitter ayer, Trump pareció culpar de la confusión en los aeropuertos a los manifestantes e, incluso, a un fallo informático de la aerolínea Delta en la noche del domingo. “Sólo 109 de 325.000 personas fueron detenidas y sometidas a un cuestionario. Los grandes problemas en los aeropuertos fueron causados por un apagón informático en Delta, los manifestantes y las lágrimas del senador (demócrata, Chuck) Schumer. El secretario (de Seguridad Nacional John) Kelly dijo que todo va bien con muy pocos problemas. ¡Hagamos Estados Unidos Unidos seguros otra vez!”, afirmó Trump en Twitter.

Schumer aseguró que 11 legisladores republicanos ya habían hablado contra la medida migratoria y pidió pasar a la acción. “Debemos rechazar esto y sentarnos de forma cuidadosa y reflexiva para identificar lo que debemos endurecer contra el terrorismo”, dijo el demócrata.

El Gobierno de Trump también alivió el domingo una restricción para los residentes legales permanentes -poseedores de la denominada “tarjeta verde”- de los siete países. Un día antes, funcionarios habían dicho que estas personas también estaban incluidas en el decreto y que debían someterse a una revisión adicional antes de entrar en Estados Unidos.

Ayer, desde el Gobierno se dijo que todas las personas con residencia legal detenidas e interrogadas al llegar al país tras la publicación de la orden pudieron entrar finalmente en la noche del domingo. Ninguna fue entregada a las autoridades migratorias para su detención, según se afirmó. (Télam)

Comentarios