Espera un mercado de pases tranquilo

Según un dirigente "decano" aún no tienen pensado los refuerzos para el receso veraniego.

21 Dic 2016
1

SOLEADO. El centro de convenciones de la Conmebol, bajo un día espléndido en Paraguay,

“Todavía no hay nada, recién terminamos ayer, ja”, se ataja un dirigente de Atlético, consultado sobre los refuerzos que traerá el club durante el receso veraniego. Luego de una jornada larga de trabajo (en este caso un año), las obligaciones futuras (la temporada 2017) pueden esperar. Aunque sea por unas horas.

Mientras tanto, Pablo Lavallén no para de trabajar ni siquiera por las Fiestas. Quizás porque acaba de llegar y aún ni siquiera pudo sentarse en el banco (San Martín de San Juan aún no envió la rescisión de contrato a AFA), el técnico sigue pensando cómo será la versión 2017 de Atlético.

Lo primero que hay que saber es que no podrá ser muy distinto al de 2016. No solo porque no se puedan incorporar muchos jugadores. “Sólo dos refuerzos se pueden traer ahora”, advirtió Hugo Bermúdez, gerente general del club, desde Asunción.

La otra razón por la que no podrá haber un maquillaje importante la dio Lavallén, luego del empate 0 a 0 ante Tigre en Buenos Aires. “La mayoría tiene contrato con el club”, respondió a la consulta sobre si había pasado a la dirigencia una lista de prescindibles. Está claro que hay favoritos para el entrenador entre los que están fuera de Atlético y los que están dentro. De hecho, Lavallén se reunió y se seguirá reuniendo con los dirigentes “decanos”, quienes prometieron darle los pocos gustos posibles en materia de refuerzos.

Acerca de los prescindibles, al poder contratar sólo dos jugadores nuevos, la hemorragia no puede ser mayúscula. Mucho menos si se trata de jugadores importantes. Fernando Zampedri, goleador del “Decano” en la temporada, por ejemplo, sugirió una extraña posibilidad.

El entrerriano fue consultado sobre un supuesto interés de Huracán. “No tengo una respuesta clara para dar en este momento”, respondió ambiguamente. “Eso significa que estás dejando una puerta abierta”, repreguntaron. “Es que nuestro trabajo es así. Hay que dejar las puertas abiertas”, indicó, preocupando a más de un hincha y sobre todo a Lavallén. “Pero estoy muy cómodo en Tucumán”, tranquilizó. Si había abierto un poco la puerta, rápidamente se encargó de cerrarla al menos hasta que tenga ganas de ver qué hay afuera. Igualmente, Zampedri tiene dos años más de contrato por delante con Atlético.

De los nombres de los refuerzos se sabe poco pese a que el cuerpo técnico tiene sus preferidos. El nombre de Leonardo Pisculichi recorrió ciertos pasillos con fuerza pero desde los altos mandos negaron el rumor. De los puestos, está claro que un enganche y un delantero están en la mira.

Para ver al nuevo Atlético, o la pequeña parte que puede renovar, habrá que esperar un poco.

Comentarios