Estos son los 12 indicios por los que se cree que Milagros y su hijo murieron

La fiscala Reuter analizó varios aspectos para deducir que el guardiacárcel Roberto Rejas los habría matado y habría ocultado los cadáveres.

13 Dic 2016
1

MILAGROS Y SU HIJO. LA GACETA

Está convencida de que Milagros de los Ángeles Avellaneda y su hijo de casi dos años fueron asesinados. La fiscala María del Carmen Reuter lo dejó claro en el requerimiento de prisión preventiva que elevó la semana pasada al Juzgado de Instrucción para pedir que el guardiacárcel Roberto Carlos Rejas siga privado de la libertad durante 18 meses más. Todavía se desconoce, en tanto, qué medida tomará respecto a la novia del imputado, Alicia Estefanía Ávila, quien es agente de la Policía Federal y está detenida por encubrimiento agravado.

Son al menos 12 los argumentos que sostiene Reuter para asegurar que Rejas habría asesinado a Milagros, quien está desaparecida desde el 28 de octubre pasado, y al bebé, que podría ser hijo del guardiacárcel debido a que ambos mantuvieron un encuentro sexual en 2014. Estos son:

1- Rejas fue la última persona en verlos con vida a Milagros y a su hijo. Se había encontrado con ellos el 28 de octubre a la noche en el parque 9 de Julio. Según los dichos de los testigos, la joven quería hablar con él para convencerlo de que era el padre del bebé.

Mirá más: Tres datos clave sobre la investigación del caso Milagros

2- A partir de las declaraciones de los familiares y amigos de Milagros, Reuter dedujo que la joven no pudo haberse ido por su propia voluntad. La joven tenía empleo estable en el Poder Judicial, amigos y otro hijo que estaba próximo a cumplir años. Además no llevó documentación, ropa ni la mamadera del bebé.

3- A la fiscala le llamó la atención que Milagros era usuaria activa de las redes sociales y el hecho de no haber vuelto a conectarse le pareció un mal indicio.

4- La noche del 28 de octubre una amiga de Milagros, quien iba acompañarla a la cita con Rejas y a último momento no pudo asistir, recibió varios mensajes de la joven. Por WhatsApp, Milagros le avisó que el guardiacárcel la estaba golpeando. Después le mandó un último mensaje, esta vez SMS, lo que le hace presumir a Reuter que ya se encontraba en un lugar sin señal de internet.

Mirá más: El detenido por el caso Milagros averiguó en Google cómo descomponer cadáveres


5- El teléfono de Milagros se apagó después de ese último SMS y no volvió a encenderse nunca más. En cuanto al celular de Rejas, permaneció apagado desde la tarde de ese 28 de octubre hasta el mediodía siguiente.

6- Según la fiscala, Milagros se encontraba en “estado de indefensión” esa noche debido a que estaban en una zona con poca iluminación, escaso tráfico y con un menor de edad a cargo.

7- En su declaración, Rejas aseguró que esa noche estuvo discutiendo con Milagros durante varias horas y que a la medianoche la dejó en el barrio 20 de Junio para después irse a un boliche bailable. También dijo que más tarde salió a la ruta con rumbo a Monteros para encontrarse con una “amigovia”, pero que desistió en el camino y dio la vuelta a la altura de Famaillá. Sin embargo, no pudo acreditar que haya estado en ninguno de esos lugares y los horarios que aportó de regreso a su casa no coinciden con los testimonios de sus padres, que viven con él.

8- Días después, Rejas se comunicó con un compañero de la Policía para pedirle que lo contactara con algún empleado del Centro de Monitoreo. Quería conocer si las cámaras de la zona del parque 9 de Julio estaban funcionando la noche del 28 de octubre.

9- Después de detenerlo, la Policía encontró manchas pardo rojizas, que podrían ser compatibles con sangre humana, en varias prendas de vestir de Rejas y en las plantas de sus zapatillas. Lo mismo hallaron en la casa de una de las hermanas del imputado, que también es policía, donde incluso levantaron muestras similares de la cabeza de un martillo.

Mirá más: “Sólo quiero que estén con vida”, dijo la madre de la mujer desaparecida


10- En el auto del guardiacárcel, un Volkswagen Gol Trend rojo, los peritos encontraron varios cabellos, algunos en el baúl. En su informe, remarcaron que les sorprendió lo extremadamente limpio que estaba el vehículo.

11- Al examinar el celular de Rejas, los peritos descubrieron que buscó en Google “descomposición de cadáveres” y “limpieza de tapizados de autos”, entre el 1 y el 3 de noviembre. Ese dato se suma a que el imputado es perito en criminalística, por lo que posee conocimientos en la materia.

12- Un amigo de Rejas declaró que este le había dicho que Milagros estaba obsesionada con él y que lo hostigaba en las redes sociales. Teniendo en cuenta que el guardiacárcel llevaba nueve años de relación con Ávila, Reuter entendió que la presencia de Milagros y del bebé, que podría ser su hijo, representaban un obstáculo para el imputado.

Por todas esas razones, Reuter acusó a Rejas del delito de homicidio agravado por el vínculo, por mediar violencia de género y por alevosía en perjuicio de Milagros; del delito de homicidio agravado por alevosía con respecto al bebé; y de la privación ilegítima de la libertad de ambos.

Comentarios