Atacaron la casa de una abogada de derechos humanos

Un grupo de hombres revolvió las pertenencias de Laura Figueroa sin llevarse nada; organizaciones pidieron al Gobierno que la resguarde.

15 Ago 2016
Organismos de derechos humanos y organizaciones sociales y políticas repudiaron ayer el ataque a la casa de la abogada Laura Figueroa, referente en la lucha por el esclarecimiento de los crímenes del terrorismo de Estado.

“Esta situación para nosotros es muy fuerte, estamos con el juicio Operativo Independencia en marcha y esta semana hubo testimonios terribles. Para los familiares de víctimas es fuerte que sigan sucediendo estas cosas en democracia. La doctora Figueroa nos colaboró siempre, es una abogada que tiene un gran compromiso con los derechos humanos”, afirmó Virginia Sosa, presidenta de Familiares de Desaparecidos de Tucumán (Fadetuc). Requirió a los Gobiernos nacional y provincial que intervengan para esclarecer el hecho y para evitar que situaciones similares se repitan. Recordó que Figueroa fue víctima de amenazas en reiteradas oportunidades durante años anteriores.

La Fundación Memorias e Identidades del Tucumán (FMIT), que encabeza Marta Rondoletto, expresó su repudio a la agresión. “Denunciamos que se está recuperando esta forma de hostigamiento contra los profesionales vinculados a la militancia y a los juicios por delitos de lesa humanidad que se están dando en el país, a partir de la administración macrista. Repudiamos el avance de la derecha que una vez más usa la violencia en la pretensión de silenciar a los militantes populares”, advirtió. Remarcó que mediante su trabajo profesional, Figueroa militó junto a los familiares de detenidos desaparecidos para impulsar numerosas causas que son parte de la mayoría de los juicios que se desarrollaron en la provincia.

Mabel Montero, de Madres de Plaza de Mayo -línea Fundadora, brindó su apoyo a Figueroa y repudió lo sucedido. “Hacemos responsable al Gobierno nacional, que alienta la teoría de los dos demonios, por la integridad física de la abogada”, expresó.

La secretaria de Derechos Humanos de la CTA de los Trabajadores, Renee Ahualli, se sumó al repudio y consideró que está relacionado con el “accionar de nuevos grupos de tareas remozados y que accionan en contra de los luchadores por los derechos humanos”.

La Asamblea Permanente Por Los Derechos Humanos (APDH)- Tucumán y la mesa directiva de APDH Nacional también rechazaron lo ocurrido y se solidarizaron con Figueroa.

Abogados y Abogadas del Noroeste argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales (Andhes) exigió al Estado que investigue los hechos y garantice protección para la letrada.

El MST Nueva Izquierda y la Juventud Socialista también reclamó por la situación. “El Gobierno de Mauricio Macri, con sus declaraciones de que hubo una ‘guerra sucia’, negando la verdad histórica del terrorismo de Estado; de que no fueron 30.000 desaparecidos y reprimiendo la protesta social, da señales para los que quieren la impunidad de los genocidas. Se sienten envalentonados para llevar adelante acciones intimidatorias”, acusaron los dirigentes ClarisaLita" Alberstein y Marcos Aguirre.

El sábado, Figueroa se encontraba volviendo de Belén, Catamarca, donde había participado de la ceremonia de inhumación del joven estudiante Juan Carreras, secuestrado en 1976 en Tucumán y cuyos restos fueron identificados recientemente en el Pozo de Vargas.

En el camino, la abogada recibió la noticia de que un grupo numeroso de hombres había ingresado a su casa. Según allegados, rompieron la puerta y revisaron sus pertenencias sin robar nada.

Desde el retorno de la democracia, Figueroa acompañó a familiares de víctimas para que acudieran a la Justicia. Fue querellante en la mayoría de los juicios por delitos de lesa humanidad celebrados en la provincia.

Comentarios