La pelea de “La Bombilla” estaría vinculada a la venta de drogas - LA GACETA Tucumán

La pelea de “La Bombilla” estaría vinculada a la venta de drogas

Investigan a las familias Farías y Reyna.

03 Ago 2016
En el barrio Juan XXIII muchos respiraron aliviados cuando se enteraron de que la Policía detuvo a los acusados de haber cometido dos homicidios en 12 días. Ahora, los investigadores tratan de establecer cuáles fueron las verdaderas razones de la batalla que se desató en “La Bombilla”. La supuesta pelea territorial por la venta de drogas es, por ahora, la hipótesis más fuerte.

El lunes, minutos antes de detener a Diego Farías, acusado del crimen de Emanuel “Monito” Reyna, ocurrido el 17 de julio, la Policía encontró más de 300 gramos de marihuana en el domicilio del barrio El Manantial Sur, a donde lo fueron a buscar. Allí aprehendieron a las dos mujeres que se encontraban en el lugar cuando los uniformados realizaron el operativo.

El acusado de este crimen declaró ayer ante el fiscal Arnaldo Suasnábar, que investiga el caso, quien ordenó su detención. La familia de la víctima presentará al menos cinco testigos para que declaren en la causa, siempre y cuando se les asigne una custodia.

Horas después, al menor de 15 años que está señalado como el autor del crimen de Ezequiel Navarro, el viernes pasado, lo ubicaron en la casa donde hace no más de dos meses se hallaron cuatro kilos de marihuana en un procedimiento por el robo de una moto.

El sospechoso fue presentado ayer ante la Justicia. Su defensor confirmó que se ordenó un informe psicoambiental y que, al ser inimputable, hoy a más tardar recuperaría la libertad.

Hipótesis

En un primer momento la Policía pensó que eran dos violentos episodios por una vieja pelea entre los integrantes de las familias Farías-Reyna. Pero con el correr de los días encontraron detalles llamativos. Por ejemplo, que existe un parentesco de sangre entre ambos grupos.

También piensan, siempre según la información que se maneja en el expediente, que al principio ambas familias trabajaban juntas en negocios poco claros, pero por razones que se tratan de establecer, se pelearon. Los Farías, obligados, dejaron “La Bombilla” y se instalaron en El Manantial, en la casa donde se secuestró la droga. En ese mismo barrio, Mario “Mono” Reyna, padre de la víctima, habría adquirido una vivienda. Ese, siempre según los investigadores, habría sido el detonante de la escalada de violencia en La Bombilla.

La fiscala Adriana Reinoso Cuello, que investiga el crimen de Navarro, sospecha que uno de los móviles de esta batalla sería una pelea por el dominio territorial entre los dos clanes.

“Estamos esperando recibir las conclusiones de todas las investigaciones para definir cuáles serán las acciones que tomaremos. Si es que se siguen sumando indicios de que hay cuestiones vinculadas a la droga, remitiremos las actuaciones a la Justicia Federal”, aseguró la fiscala en una charla con LA GACETA.

Desmentida

“Esa es una teoría que maneja la Policía para perjudicar a todos los Reyna. Ambas familias están enfrentadas desde hace años por cuestiones personales, no por un tema de drogas”, aseguró José María Molina, defensor del menor acusado del crimen de Navarro y querellante por el homicidio del “Monito”.

El 16 de junio, en una distribuidora de gaseosas ubicada en el corazón del barrio Juan XXIII, propiedad del “Mono” Reyna, se incautaron de cuatro kilos de marihuana y más de $ 800.000 en efectivo. Para los investigadores ese no es un dato menor. Por eso, al menos dos fuerzas nacionales estaban tras sus pasos.

“A él la Justicia le decretó la falta de mérito y ni siquiera quedó detenido. Él no tiene antecedentes por venta de estupefacientes. No entiendo por qué la Policía quiere ensuciar su nombre. Es más, estamos muy cerca de que se devuelva el dinero porque fue perfectamente justificado su origen”, aseguró el defensor de la familia.

¿Y cuál es la situación procesal de la pareja del “Mono”?, se le consultó a Molina. “Está detenida con la modalidad de arresto domiciliario. Ella está acusada de acopio, pero no de comercialización. Por eso están sacando de contexto la investigación”, respondió con tono firme.

Medidas de protección

Los allanamientos y las detenciones tampoco llevaron paz a los integrantes de ambas familias, que no paran de amenazarse. Los Farías, por ejemplo, consiguieron que la Justicia dictara una medida de restricción de acercamiento en contra de los Reyna. Estos fueron notificados el lunes por parte del personal de Seguridad Personal al mando del comisario Marcelo Sallas.

Molina confirmó esa información, pero también destacó que los Reyna están gestionando ante la fiscalía de Reinoso Cuello idénticas medidas. “Los Farías hasta públicamente dijeron que no pararían hasta que acabaran con la vida del ‘Mono’. Por eso también estamos tramitando custodia policial para él”, concluyó.

Comentarios