Si la familia está en crisis, el amor de Dios es una vía para refundarla - LA GACETA Tucumán

Si la familia está en crisis, el amor de Dios es una vía para refundarla

Gustavo Antico habló de la situación de los divorciados y de los gays en el seno de la Iglesia.

19 Jun 2016
1

MENSAJE A LOS NOVIOS. A ellos se dirigió Antico durante la charla de ayer. la gaceta / foto de analía jaramillo

Faltan pocos minutos para que al sacerdote Gustavo Antico le llegue el turno de sentarse ante la multitud de fieles que desafía el frío inmenso del block de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNT sólo para escucharlo. Sin dudas, la presión es grande. Pero eso no impide que el secretario ejecutivo de la comisión de Laicos y Familias del Episcopado escuche con atención a un joven que le hace una consulta personal. Y que luego se detenga unos minutos frente a un hombre que le cuenta sobre un proyecto que están desarrollando en una parroquia. Así, este religioso de estricta vestimenta negra y algunas canas, se da tiempo para atender a todos los que se les acercan, incluida LA GACETA.

Antes de hablarle al público sobre “Creatividad pastoral y misericordia en el acompañamiento y preparación de los novios”, Antico subraya que el papa Francisco les pide a los sacerdotes que acompañen muy de cerca a los divorciados vueltos a casar. También reconoce que los religiosos deben reformular el modo en el que se comunican con las familias. Y hace una aclaración: la misericordia de Dios no distingue entre homosexuales y heterosexuales, pero para la Iglesia no existe una analogía entre las uniones formadas por personas del mismo sexo y las que están integradas por un hombre y por una mujer.

- ¿Qué desafíos tiene la familia argentina en este momento particular del país?

- Como Iglesia y como sociedad tenemos que ver cómo encontramos en el Bicentenario la semilla de la esperanza y empezamos a cuidar la vida en familia. En la Iglesia estamos analizando cómo anunciar de manera más creativa la buena noticia que Jesús propone para nuestros vínculos familiares. Justamente, oportunidades como el Congreso Eucarístico nos permiten volver la mirada a la familia.

- ¿La familia está en crisis?

- La familia está en crisis desde el inicio. Las crisis de los vínculos siempre estuvieron. Los tiempos culturales nos van marcando otros desafíos. La Iglesia tiene que reformular el modo en que anuncia la buena noticia del Evangelio y de la familia: Jesús viene a fundar nuestras vidas en el amor y, a partir de ese amor, nos invita a formar vínculos. Y en ese camino del amor a veces experimentamos fracasos, pecados... Hay que descubrir cómo desde el mismo amor de Dios podemos empezar a encontrar caminos nuevos para volver a refundar esos vínculos más dañados.

- ¿La posibilidad de que los divorciados en nueva unión vuelvan a comulgar se concretará en el corto plazo?

- El papa Francisco escribió la exhortación “Amoris laetitia”; lamentablemente, muchas veces se cree que sólo habla de los separados en nueva unión. Pero es una exhortación que se refiere al amor en familia. Además, plantea un tema fundamental: cómo ayudamos a que cada persona vaya comprendiendo las distintas llamadas que Dios le va haciendo a lo largo de la vida. En el caso de los divorciados, tienen que hacer un discernimiento para saber a qué camino los llama Dios. Francisco dice que la Iglesia tendrá que ayudarlos con los auxilios de la gracia que la pareja necesita para llevar a cabo la voluntad de Dios.

- ¿Esto se aplica también a las parejas gays?

- Yo distinguiría dos cosas: la Iglesia ha vuelto a decir en los últimos días de manera categórica y rotunda que el amor y la misericordia de Dios es para todos y que no hay distinción entre homosexuales y heterosexuales; todos somos hijos de Dios, todos somos amados. Pero otra cosa es cómo comprendemos el vínculo matrimonial. En el caso del vínculo matrimonial; en la Iglesia está claro que no existe una analogía entre la unión matrimonial homosexual y la unión matrimonial heterosexual.

- En una sociedad dominada por el consumismo, las adicciones, la falta de trabajo ¿cuáles son los desafíos para los novios?

- Ellos y nosotros necesitamos recordar algo: de la única manera en que nuestra vida se funda y puede proponer vínculos sanos es mediante una experiencia sana de amor; hay que recuperar la confianza que nos da el amor, el sentirnos y sabernos amados. Nuestra sociedad adolece de la falta de presencia de padres, de personas que pueda ayudar a los hijos y a los jóvenes para que sientan esa confianza que hace posible la salida del desorden y la formación de vínculos sólidos.

Comentarios