Vieron al acusado en el lugar del crimen

Hoy el detenido prestará declaración frente al fiscal Fabián Rojas, en Concepción. Aún los investigadores no saben si la niña fue abusada sexualmente antes de morir Según la Policía, Ricardo Pérez, apuntado como el homicida de Milagros Torres, de 12 años, amenazó a la madre de la víctima el sábado

31 May 2016

Los ánimos de los pobladores de La Cocha ayer revelaban tristeza e indignación. El crimen de Milagros Daiana Torres (12 años), del barrio El Porvenir -ocurrió en la madrugada del domingo- golpeó muy duro en la localidad, a menos de dos meses de haber concluido el juicio por el asesinato de Cecilia Britos. “No tenía derecho, no tenía derecho”, repitieron algunos, ahogados de angustia, durante el velatorio de la criatura, que se realizó en una sala céntrica, mientras lanzaban improperios contra Ricardo Omar Pérez , de 27 años -conocido en el lugar como “Palanche”-, principal sospechoso de haber perpetrado el homicidio.

El hombre, un cosechero del limón que permanecía separado desde hace tres meses de María del Carmen Aranda (32 años), está detenido y recién hoy le podría tomar declaración el fiscal Fabián Rojas.

La furia con la que habría actuado sorprende a los investigadores. Por ello los peritos de Criminalística no descartan que haya estado bajo los efectos del alcohol o la droga. El móvil de semejante barbarie sería la venganza, según la policía. Despechado por la negativa de su ex esposa de restablecer la relación conyugal, golpeó en lo más sensible de la mujer.

Cincuenta mensajes

La situación de Pérez es muy comprometida y es casi seguro que hoy Rojas le dictará la prisión preventiva, después de la indagatoria. El comisario Pedro Gómez, jefe de la comisaría de La Cocha, confirmó que Aranda habría recibido el sábado, a través de su celular, unos 50 mensajes de texto mediante los cuales “Palanche” le pidió verla y también lanzó amenazas si no se encontraban.

“Te voy a matar a vos o algunos de los tuyos”, habría advertido en uno de los mensajes. Los teléfonos móviles de ambos fueron incautados por los investigadores. Un testigo, por otra parte, aseguró haber visto a Pérez cerca de las 3.30 del domingo caminar por la orilla de la ruta 334, al parecer regresando de la casa de su ex pareja. El crimen se habría cometido a las tres, después de que Pérez vio a Aranda en el boliche.

Se cree que “Palanche” aprovechó que María del Carmen había salido a una fiesta bailable para dirigirse a la humilde casa que él mismo levantó con madera y plástico. Al interior ingresó por un costado que sólo tenía de pared un plástico. Se abrió paso con un cuchillo o un elemento cortante y sorprendió a Milagros sola y mientras dormía. “En principio creemos que la golpeó en la frente para reducirla. Después le introdujo una media en la boca y la maniató con cables en los pies y las manos. También le envolvió el cuello y el rostro. Murió por asfixia” reveló Ramón Martínez, jefe de la división Criminalística de la Regional Sur. Según dijo, aunque hay indicios, no está confirmado si la criatura fue abusada sexualmente. “Las pruebas de hisopados van a determinar si existió también ese delito” añadió.

El acusado negó su participación en el hecho y adujo que el sábado a la noche tomó un remise y se fue hasta una fiesta en Los Altos, Catamarca. Sin embargo. después no supo dar precisiones sobre su versión cuando se le hicieron más preguntas sobre lo que habría hecho esa noche.

Un ángel

“Estamos muy golpeados por lo sucedido. La chiquita era un ángel que siempre venía a jugar con mis tres hijos. Nunca imaginamos que su vida iba a terminar de una forma tan horrorosa” comentó Mary Bazán, quien vive cerca del lugar del crimen.

La mujer, con voz temblorosa, comentó que escuchó cuando María del Carmen lanzó un alarido al ingresar a su casa y encontrar a su hija muerta. “Ella, al parecer, pensó que aún podía salvarla y por eso la zamarreaba, pidiendo que se despierte”, recordó. “Lo único que esperamos ahora es que la Justicia actúe rápido y mande a la cárcel de por vida al asesino. No merece otra cosa” sostuvo.

“Parecía un tipo tranquilo, nada violento. Trabajaba con él. Hace poco le pregunté si estaba separado de María del Carmen y me dijo que sí. Pero no me dijo más nada” contó Julio Leiva, tío de la víctima, sobre el presunto asesino.

El sepelio de la niña, que concurría a la Escuela Técnica, se realizó en la tarde en medio de reclamos de justicia por parte de las cientos de personas que acompañaron el cortejo hasta el cementerio local.

Rojas, en tanto, dijo que se postergó hasta hoy la toma de declaración del imputado, porque la defensora oficial, Carolina Ballestero, recién podrá asumir la defensa mañana. El hombre permanece alojado en la alcaidía de Tribunales del Centro Judicial de Concepción.

“También me resta recibir los informes periciales preliminares a fin de definir la imputación. Es que no hay certeza aún si fue abusada sexualmente” concluyó el representante del ministerio público.

El testimonio brindado por la pareja del detenido por el crimen de Micaela Ortega (12) y un informe aportado por un organismo estadounidense que trabaja contra la pedofilia fueron para la fiscalía los elementos clave para poder llevar a cabo el allanamiento en la casa del tucumano Jonathan Luna, quien confesó el hecho. La declaración fundamental fue la de María Espinoza, una mujer  de 55 años que convivía con Luna (26) en una casa que fue prendida fuego por los vecinos indignados al enterarse del crimen. Además, los investigadores tuvieron en cuenta un informe aportado por The National Center for Missing & Exploited Children, de Estados Unidos. (Télam)

Guadalupe Medina (12) fue hallada con signos de abuso sexual y de ahorcamiento el miércoles en una casilla abandonada de un asentamiento ubicado en Lima y Rueda, en el barrio conocido como Villa Banana de Rosario. Por este caso, un adolescente de 16 años fue detenido como sospechoso de ser uno de los autores del crimen de la niña, mientras que otras dos personas vinculadas al hecho tienen pedido de captura, según informaron fuentes judiciales. En tanto, se libró otros dos pedidos de allanamientos en procura de apresar a otras dos personas, mayores de edad, pero los procedimientos fueron negativos. Por el momento, se los continúa buscando por la zona de Villa Banana. (Télam)

Comentarios