Perfil de una nave cuya misión es salvar vidas

Históricamente se han generado en la provincia controversias alrededor del uso que se les da a las aeronaves oficiales destinadas al traslado de enfermos. El secretario general de la Gobernación, Pablo Yedlin, le dijo a LA GACETA que se está elaborando un protocolo sobre los procedimientos a seguir para el uso del servicio. Performance, registro de vuelos y proyectos

16 Nov 2015 Por Florencia Bringas
2

OPCIONAL. El Learjet placa LV-CKA puede ser usado para traslados. la gaceta / fotos de florencia zurita

Quiénes pueden acceder
Sólo pacientes sin cobertura médica, con pedido expreso de un médico del servicio de salud tucumano. De todas formas, no todo paciente puede viajar: un médico especializado (médico evacuador de emergencias) debe revisar su estado para certificar si puede soportar el vuelo. Hay enfermedades que se complican con la presión de un vuelo, como aquellos que tienen neumotorax. En casos excepcionales, los pacientes con cobertura médica pueden ser evacuados siempre y cuando la obra social expida por escrito la negativa de dicha cobertura, posterior a lo cual se continúa con el proceso de derivación.

Dos aviones, un helicóptero
Durante la gestión de José Alperovich se compraron dos aviones, el Citation Bravo (adquirido en 2006) y el Lear Jet (comprado en 2012); y un helicóptero. Esas aeronaves son administradas por la Dirección Provincial de Aeronáutica (DPA). Uno de esos aviones, el Citation, cuya placa es LV-BEU, está autorizado por decreto para ser usado exclusivamente como avión sanitario y está montado como tal las 24 horas. El segundo, un Learjet placa LV-CKA, está autorizado para uso oficial y sanitario. Las dos aeronaves, propiedad del Estado provincial, son de origen estadounidense y se alojan en el hangar dos del aeropuerto Benjamín Matienzo.

El vuelo, el alojamiento y la ruta

COMBUSTIBLE: se carga combustible calculado para el destino, al que se le suma una ruta alternativa, más 40 minutos más de vuelo, por eventuales desvíos (inclemencias climáticas u otros hechos).

EN EL AIRE: el avión sanitario vuela a unos 8.000 metros sobre el nivel del mar. El vuelo dura 1.30 o 1.40 hora aproximadamente. No puede despegar si las condiciones climáticas no son favorables.

FAMILIA: Gladis Martínez, titular de la División Servicio Social del Siprosa, dijo que coordinan con la Casa de Tucumán en Buenos Aires para que familiares de pacientes enfermos que deben quedarse allí hasta que les den de alta cuenten con alojamiento y tickets alimentarios. Además, se hace una evaluación de la situación socio-familiar y del hábitat, ya que un paciente dado de alta debe estar en un entorno cómodo y salubre.

REGISTRO: “Es imposible que una aeronave viaje sin que quede registrado. Si nosotros salimos sin la autorización y fiscalización de la gente que hace control aéreo nos sacan la matrícula. Queda todo certificado”, aseguró Luis Rosas, jefe de Aeronáutica de la Provincia. 

El objetivo de un avión sanitario
Es el de evacuación sanitaria. Es decir, no hacen traslados aéreos. Cuando se habla de evacuación sanitaria, se refiere a vuelos de un centro médico a otro de mayor complejidad. Al paciente que está de alta se le gestiona un pasaje en avión de línea o pasaje terrestre, según su estado de salud. Si durante la situación de alta de algún paciente coincide con una evacuación, se coordina para que el mismo regrese en la aeronave. Por otra parte, el avión sanitario también puede transportar órganos para transplantes, pero generalmente en estos casos se usa el Learjet.

“Nadie se queda sin traslado”
El secretario de Gobierno, Pablo Yedlin, resaltó que siempre hay un avión dispuesto para un viaje sanitario. Si el avión sanitario está en vuelo, se adapta el otro o se alquila uno. “Nadie se queda sin traslado”, aseguró el funcionario.

Cantidad de vuelos en 2015
El Sistema Provincial de Salud ha realizado este año 43 vuelos sanitarios. Treinta y cuatro de esos vuelos se realizaron en el Citation. El resto fueron vuelos sanitarios en aviones alquilados. Esto sucedió porque el avión sanitario, por exigencia de la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), debe tener una revisión anual. Por ejemplo, hay una fase de esa revisión (la fase cinco) en la que el avión debe tener unas 400 horas de taller, y son aproximadamente unos 30 días hábiles, período en el cual se lo desarma completamente para revisar parte por parte. 
En vuelos de línea viajaron unos 150 pacientes (para controles o evaluación de transplantes). Estos números no incluyen los vuelos a cargo del Subsidio de Salud. “Los vuelos sanitarios se crearon porque las líneas aéreas no permiten que viajen pacientes en situación crítica”, dijo Pablo Yedlin, secretario General de la Gobernación. Según especificaron los funcionarios consultados para esta nota, en la mayoría de los vuelos sanitarios viajaron niños o bebés. Y predominaron los casos de pacientes con cardiopatías congénitas.

Las características de un avión sanitario
Lo que define a un avión sanitario es la presencia de un médico y de un enfermero, que viajan en los asientos de al lado del paciente (puede viajar también un familiar, de ser necesario). El avión tucumano de uso protocolar también puede ser convertido en sanitario, si se le quitan dos asientos para que entren la camilla de monitoreo y una incubadora (si es que el paciente derivado es un bebé prematuro). 

Cómo gestionar el pedido
Un médico del Sistema Provincial de Salud solicita el traslado aéreo en avión sanitario. La División de Servicio Social del Siprosa, a cargo de la licenciada Gladys Martínez, coordina con los diferentes actores que participan en este proceso que se pone en marcha cuando se cuenta con la aceptación escrita del centro de salud receptor. Previo a ello, el paciente es evaluado por el médico aeroevacuador quien constata que el paciente se encuentre estabilizado para poder efectuar el vuelo, lo que también implica una solicitud de ambulancia de alta complejidad al 107 para el traslado al aeropuerto. Posteriormente se hace el pedido de vuelo a la Dirección de Aeronáutica que elabora una orden que debe ser firmada o por el Gobernador, o por el Ministro de Salud o por el Secretario General de la Gobernación, si es que la aeronave se encuentra operativa. El avión puede ser preparado en una hora aproximadamente. El comandante de vuelo, que viaja acompañado de un copiloto, hace el plan de vuelo. La empresa Intercargo hace el puching (lleva el avión apagado) desde el hangar y hasta la manga (son unos 350 metros) donde está la ambulancia con el paciente. En Buenos Aires, lo retiran al paciente con una ambulancia que el Sistema de Salud tucumano contrata con anticipación.

Proyecto: ¿dónde están los aviones?
En el sitio de la Gobernación crearán un link, por orden de Pablo Yedlin, secretario General de la Gobernación, para quienes quieran saber dónde está el avión sanitario en todo momento. 
También se está formulando un protocolo por escrito de los procedimientos que ya se hacen normalmente pero que no estaban especificados en la normativa (la ley 8.350, sancionada en 2010) que regula el uso de las aeronaves del Estado. “Hay un reclamo real de la ciudadanía, y es el pedido de transparencia. Y el tema de los aviones sanitarios, o no se ha comunicado bien o no se ha entendido. Entonces vamos a dejar en claro dónde están los aviones y cuál es el protocolo”, señaló.
Otro proyecto es el de crear una calle de rodaje desde el hangar hasta otra calle de rodaje que guía a la pista. “El problema ahora es que si pernocta el primer avión que sale a la mañana en la manga, y nosotros tenemos una emergencia durante la noche, en ese caso hay que hacer un pedido para que corran el avión de carga, y esperar a que nos hagan el pushing (remolque). Se pierde tiempo. Entonces, con una calle de rodaje propia desde el hangar tendríamos más libertad y el avión saldría con el motor encendido desde nuestro hangar”, comentó Luis Rosas, a cargo de la Dirección Provincial de Aeronáutica.

Costos
Un avión sanitario cuesta entre 3 y 8 millones de dólares. Un viaje de ida y vuelta cuesta unos U$S 6.000. Ese costo incluye el combustible, el piloto, la garantía del uso del motor (cada motor cuesta 1 millón de dólares), entre otros. Si se tiene que alquilar, generalmente la Provincia contrata un avión sanitario a la Dirección de Aviación Civil de Santiago del Estero, que es un ente autárquico. En otras palabras, es una empresa de aviación regular y puede alquilar. El kilómetro volado de alquiler cuesta entre U$S 4 y U$S 130. A Buenos Aires hay unos 1.100 km solo de ida. Es decir, que en total un vuelo sanitario alquilado para viajar ida y vuelta a Buenos Aires cuesta unos U$S 10.000. Los recursos empleados para estos vuelos se rinden al Tribunal de Cuentas de la Provincia.


Comentarios