El Gobierno acude a la Justicia para liberar la plaza

Los productores autoconvocados profundizaron el reclamo por medidas efectivas para revertir la crisis productiva y financiera. Sumaron más maquinaria al campamento ubicado en el paseo público de la capital; mientras que el PE presentó una demanda para “respaldar las garantías de todos los ciudadanos”, tras cambiar el lugar del acto oficialista. El Poder Ejecutivo busca por la vía judicial que se concrete el desalojo de los tractores

MALESTAR. Los productores realizaron ayer un nuevo “tractorazo. la gaceta / foto de jorge olmos sgrosso MALESTAR. Los productores realizaron ayer un nuevo “tractorazo. la gaceta / foto de jorge olmos sgrosso
15 Septiembre 2015
En la plaza Independencia se mezclaron sensaciones, emociones y decisiones en un día intenso. De la intranquilidad se pasó a la calma; de la firmeza a la prudencia; y del desafío a la especulación legal. Esto último porque el Gobierno provincial optó ayer por acudir a la Justicia para poder liberar el paseo público de los más de 100 vehículos, según el cálculo de la Casa de Gobierno, que permanecen hace ocho días.

A través de la Fiscalía de Estado, el Poder Ejecutivo (PE) presentó una demanda requiriendo la intervención del fuero penal y que se disponga la desocupación de la escalinata del palacio gubernamental y de las arterías aledañas. La medida fue confirmada por el abogado y patrocinador del Gobierno, Fabián Nahas, quien agregó que la presentación se realizó cerca del mediodía en el Juzgado de Instrucción N° 2, que estaría a cargo en estos días del juez subrogante, Alejandro Tomas.

“Con base en que hace más de siete días hay más de 100 vehículos, entre carretas, tractores, maquinaria, camionetas, carpas y demás infraestructura que están apostadas en la plaza, solicitamos al juez de instrucción que a los efectos de respaldar las garantías de todos los ciudadanos, no sólo el derecho de protesta, proceda mediante una orden a la liberación del espacio, desalojando los vehículos, por lo menos”, dijo el abogado.

Según el representante del Ejecutivo, el impacto de la protesta de los productores autoconvocados ha sido general porque “entorpeció el tránsito vehicular, los servicios de la salud y de la educación”. “Ni hablar del tránsito peatonal o la circulación de autos, que se encuentran vedados”, añadió.

Nahas hizo hincapié en que el Gobierno no está pidiendo que se emita una orden judicial de desalojo. “Sabemos que no hay aquí un delito”, aclaró.

El abogado remarcó que acudieron a la Justicia, ya que una medida por parte del Gobierno podría considerarse represión, y admitió que en el PE se “temía” ayer que se produzcan desmanes que no pudieran ser controlados debido a la concurrencia masiva a la plaza Independencia, por el acto oficialista.

Cerca del mediodía, el gobernador José Alperovich anunció el cambio de lugar de la movilización convocada por el Partido Justicialista (PJ), que pasó de la plaza Independencia al Parque 9 de Julio. Esa decisión apaciguó los ánimos y el clima de tensión que reinaba hasta ese momento en el campamento de los agricultores autoconvocados, tanto de granos como de caña de azúcar. Los cruces de declaraciones y las advertencias respecto de las consecuencias de compartir ese espacio ambas partes, habían tomado su más alto nivel.

Durante la madrugada los ruralistas habían realizado también un nuevo “tractorazo”, con más de 25 vehículos pesados que sobrepasaron las vallas de la policía y se ubicaron en la calle San Martín, entre 25 de Mayo y Muñecas. El sector pide medidas urgentes que reviertan la crisis de las producciones agrícolas de Tucumán, tanto desde el punto de visa impositivo como financiero.

“Ha primado el sentido común para proteger al ciudadano, a nosotros y a la gente que viene a la marcha (...) Ha sido una decisión sensata del Ejecutivo”, dijo el referente Gonzalo Blasco tras escuchar las declaraciones de Alperovich.

Luego, el referente de los autoconvocados afirmó que no recibieron notificación de la Justicia, aunque recalcó que la presencia de los vehículos no genera peligro para las personas que circulan por la zona. “Es más, los tractores y los carros se han convertido en una atracción. La gente pasa y se saca fotos en las máquinas”, añadió.

Comentarios