100 años después, el Álbum del Centenario cobra vida

El volumen editado en 1916 se digitalizó e imprimieron dos nuevos ejemplares, lo que facilita el acceso del público a la obra.

16 May 2015
1

“LA DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA”. La pintura de Atilio Terragni (a color) embellece el Álbum.

Tres mujeres figuran en la promoción 1915 del Colegio Nacional: Berta Bru, Emilia Jerez y Guillermina Wandscheiner. En esa época había 29 ingenios en plena actividad en la provincia. Carlos Guido Spano compuso un himno para celebrar los 100 años de la Declaración de la Independencia y la letra se destaca en exquisita cursiva, al igual que un poema que Amalia Prebisch dedica a los menhires. Los datos consignados en el Álbum del Centenario abarcan los más diversos temas, de allí el valor de la reedición presentada el jueves en el Archivo Histórico.

El Álbum es una memoria del quehacer tucumano de 1916, generoso en tamaño (874 páginas de formato A3) y en información. Colmado de fotos e ilustraciones, se imprimió en Buenos Aires, con algunas láminas a color. Los editores -la Comisión Oficial del Centenario- no consignaron la tirada, pero no son muchos los libros que se mantienen en circulación. La reedición en papel es de carácter simbólico; son apenas dos los nuevos ejemplares, uno de los cuales nutrirá al Archivo Histórico. Lo valioso pasa por la digitalización del Álbum, lo que permite su consulta con la comodidad que proporciona una pantalla. De fotografiar página por página se ocuparon Dante Gubian y Carlos Collados.

José Sánchez Toranzo y Marcela Magliani, director y vice del Archivo Histórico respectivamente, celebran la iniciativa. “Teníamos dos ejemplares, muy consultados por los investigadores -explicaron-. Son libros finos, la encuadernación es delicada, así que no podemos prestarlos a cualquiera”. Uno de ellos llegó en donación desde Buenos Aires; el otro es propiedad de Celina Correa Uriburu, quien lo recibió en herencia familiar y generosamente lo cede para el acceso del público. Con el tercer y flamante libro, más la copia digitalizada, quedaron bien cubiertos.

Desde el Ministerio de Gobierno de la Provincia apuntan que esta reedición constituye un homenaje a quienes declararon la Independencia y a la sociedad que un siglo atrás se convocó para celebrar el Centenario. Pero hay otro objetivo más concreto: impulsar la confección un Álbum del Bicentenario, capaz de mostrar el Tucumán de hoy.

Aquella Comisión Oficial de 1916 aglutinaba a las figuras más representativas del arco social. Había ex gobernadores, industriales, académicos, pensadores, comerciantes, encabezados por Eudoro Avellaneda, figura clave de la industria azucarera.

Al carecer de índice y de paginado, la búsqueda en el Álbum se vuelve aleatoria, un tanto caótica pero al mismo tiempo entretenida. Van desfilando entonces la historia de Tucumán -del precolonial hasta el propio Centenario, con extensos capítulos dedicados al Congreso de 1816 y a la Batalla de 1812-, la geografía provincial, el detalle del tejido urbano, la economía, las vías de comunicación, la geología y arqueología de la zona; la educación, los medios de prensa, las artes, las órdenes religiosas, la flamante UNT, la vida militar, el comercio, la beneficencia. Típico de la época, es generoso el espacio para los perfiles de las personalidades y las fotos de damas, señoritas y niñas de la sociedad.

Los nuevos ejemplares están hechos con el cuidado imprescindible, en buena medida gracias al trabajo de Gustavo Pedraza en la imprenta de Gráfica Loza. El Álbum, producto del afán enciclopédico del momento histórico, es un cuadro del Tucumán que fue y del que puede ser.

Comentarios