Falleció Castiñeira de Dios, un poeta entre Perón y Menem

04 May 2015
1

EN 1993. Castiñeira visitó LA GACETA como subsecretario de Cultura. la gaceta / archivo

Poeta católico confeso, “pero siempre progresista”. Peronista fanático de la primerísima hora, pero constantemente dispuesto a aggiornar la visión cultural del Partido Justicialista. Hombre de las letras y de extensa dedicación a la gestión pública, pero también gerente de marketing de grandes empresas transnacionales. Así es como se pasó la vida de José María Castiñeira de Dios: atravesada por aparentes contradicciones que lo llevaron a ser funcionario en la segunda presidencia de Juan Domingo Perón y también del mandato de Carlos Menem. Para él, sin embargo, no existía tal discordancia: “si me hubiera quedado en el ‘45 no sólo sería un viejo, sino además un retrógrado”, había dicho en marzo de 1991 durante una entrevista con “Página 12”, con motivo de su reingreso al cargo de subsecretario de Cultura de la Nación. En ese entonces, tenía ya 71 años.

El sábado por la tarde falleció el hombre que trazó un puente cultural entre los gobiernos de Perón y de Menem. Poeta, escritor, periodista, dirigente político, Castiñeira de Dios estaba orgulloso de portar el carnet de afiliación N° 43 del partido fundado por el Coronel Perón en 1947. Murió a los 95 años luego de permanecer internado durante 20 días, tras las complicaciones ocasionadas por un cuadro de neumonía, informó a Telam su hija Elena.

Evita nunca pronunció la frase “volveré y seré millones”, sino después de su muerte y a través de las lágrimas y la pluma de Castiñeira. Fue él quien la concibió en el poema “Eva Perón”, un tributo a la “abanderada de los humildes” tras su fallecimiento. En su Fundación había trabajado en los años ‘50, por lo que conocía de cerca a la esposa de Perón. Multipremiado y reconocido tanto en nuestro país como en América Latina, España y Francia, entre sus principales obras se encuentran “Campo Sur”, “Del Amor para siempre”, “Los poetas cantan a sus patrias chicas”, “Del ímpetu dichoso” y “Oda filial a Tierra del Fuego”, entre otras.

Castiñeira había nacido el 30 de marzo de 1920 en Tierra del Fuego. Desde muy joven se sintió cobijado por las ideas peronistas. A este nuevo paradigma, y también a las letras, se acercó de la mano de su maestro de quinto grado, el también escritor Leopoldo Marechal.

Su capacidad para reacomodarse a los tiempos del peronismo llegó a su límite en los gobiernos kirchneristas. Entrevistado en 2011 por “Perfil”, Castiñeira dijo que Néstor Kirchner “hizo tanto bien como tanto mal, descuajeringó a la sociedad argentina” principalmente con su dialéctica del conflicto permanente. También sepultó las miradas que comparaban a Evita con la presidenta Cristina Fernández: según su mirada, “mientras una tiene muy mal carácter, la otra era un chisporroteo de alegría”.

Comentarios