Nueve mujeres tucumanas se lanzan al ruedo para conquistar votos y recibirse de “alcaldesas”

Cada vez son más las féminas que ganan terreno en la política y que están decididas a pelear cargos, de igual a igual, con los hombres. Los dos tercios de las candidatas a jefas municipales buscan reemplazar a sus maridos en los cargos

26 Abr 2015
1

POR LA PEATONAL. María Carrillo (PJ), Camila “Monona” Khoder (PJ) y Silvia Elías de Pérez (UCR) realizaron una producción fotográfica en LA GACETA. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

La historia reciente ha demostrado que desde el retorno de la democracia en 1983, y empujadas por el movimiento de liberación femenina francés de los años 70, las mujeres comenzaron a transitar con paso firme por el camino de la política. Al punto tal que en la actualidad, la pelea entre hombres y mujeres para alcanzar cargos electivos se tornó prácticamente pareja. Una lucha de igual a igual es la que llevan adelante las mujeres, quienes en su mayoría, ingresaron a las lides gubernamentales de la mano de sus esposos y a la vez referentes partidarios. Otras, en menor medida, se lanzaron a la experiencia política sin padrinazgos, atraídas, muchas veces, por la militancia que supieron practicar durante los años universitarios.

A diferencia de los comicios de 2011, en las elecciones generales del 23 de agosto serán muchas las mujeres que encabezarán listas y que se postularán para cargos ejecutivos. En total, son nueve las mujeres -representan a más de los dos tercios de los distritos municipales en juego- que hasta ahora buscarán acceder a las intendencias de la capital y del interior de la provincia. De esas nueve féminas que ya anunciaron sus postulaciones, seis son esposas de intendentes que actualmente se encuentran en ejercicio. A esta nómina la integran María del Carmen Carrillo (PJ), actual diputada nacional y esposa del intendente de Monteros, Luis Alberto Olea; Cristina Romano (PJ), presidenta del Concejo de Bella Vista y esposa del intendente Luis Espeche; Adriana Najar (PJ), legisladora provincial y esposa del intendente de Las Talitas, Luis Morghenstein (PJ); Alejandra Cejas (PJ), legisladora provincial y esposa del intendente de Graneros, Ramón Graneros; Sandra Figueroa (PJ), esposa del intendente de Alberdi, Luis Campos; y Miriam Gallardo (PJ), actual diputada nacional y esposa del intendente de Lules, César Dip. Si bien Gallardo aún no confirmó oficialmente que será candidata, la parlamentaria alperovichista aparece en el lote de posibles postulantes.

Los seis intendentes anteriormente mencionados no pueden buscar la reelección de sus cargos, ya que la Constitución provincial les impide pelear por un nuevo mandato al frente de las administraciones municipales. Por eso, aseguran por lo bajo que la única salida viable que tienen para mantener el poder es lograr ser sucedidos por sus cónyuges en los comicios del 23 de agosto.

Las tres mujeres restantes, Camila “Monona” Khoder (PJ), Silvia Elías de Pérez (UCR) y Estela Di Cola (MST-Nueva Izquierda), quienes ya confirmaron sus intenciones de postularse como intendentas, han trazado su proyecto político sin dependencias conyugales. En el caso de Khoder, quien actualmente ocupa una banca en la Legislatura, pretende suceder a su hermano Zacarías Khoder en la Municipalidad de Banda del Río Salí. En el entorno de la legisladora alperovichsita aseguran que “Monona” se maneja con autonomía respecto de los proyectos y decisiones políticas que pudiera implementar su hermano Zacarías. Elías de Pérez (actual senadora nacional) y Di Cola (ejerce como médica) también se identifican como mujeres independientes que no requieren de la venia masculina para transitar por los espinados senderos de la política comarcana.

El viernes, un grupo de candidatas visitó la redacción de LA GACETA para comentar sobre sus proyectos y expresar qué fue lo que las motivó a pugnar por gobernar un municipio.

“A pesar de ser legisladora me he inclinado mucho en la tarea social. Y quiero seguir haciéndolo pero ya en una función puramente ejecutiva. Quedaron muchas cosas por hacer. La concreción del sistema cloacal en zonas donde aún no está el servicio, la culminación de la red de gas natural, la creación de más centros comerciales en la nuevas zonas urbanas que nacieron con los nuevos barrios, y la continuidad con el proyecto de Industrialización en la zona, son temas que verdaderamente me desvelan. La inclusión de las familias en temas culturales y sociales van a ser prioridad en mi gestión”, promete Khoder. “Vamos a demostrar en cada barrio de Banda del Río Salí y Lastenia que el proyecto político está vigente. Vamos a convertir al Este un enorme polo productivo de Tucumán”, destaca “Monona”.

La diputada Carrillo, por su parte, sostiene que su participación en la Red de Mujeres Solidarias que conduce la senadora Beatriz Rojkés fue lo que la motivó a asumir el desafío de suceder a su marido, Olea, en el cargo. “Lo que me motiva a presentarme como candidata a Intendenta es, en primer lugar, el compromiso social que asumí cuando con Betty Rojkés iniciamos la Red de Mujeres Solidarias y, además, la necesidad de conservar y profundizar lo conseguido en inclusión, educación, salud y políticas sociales. Siento que desde el Ejecutivo municipal podré utilizar toda la experiencia que adquirí en estos años de militancia solidaria, y luego desde mi cargo como Diputada Nacional”, explica Carrillo. Considera que en Monteros aún hay varios puntos que deben ser mejorados. “Una de las cosas que es necesario mejorar en nuestra ciudad es el ordenamiento del tránsito. Es un desafío que lleva como meta tener una mejor redistribución del tránsito vehicular”, propone como eje de campaña.

Sobre el crecimiento de la activa participación de la mujer en la política, la diputada nacional asegura que el cambio lo profundizó la sanción, en 1992, de la Ley de Cupo Femenino. “Antes de la Ley de Cupo Femenino las mujeres no ejercíamos un rol activo en las decisiones políticas. Por algo nuestro país posee mayor presencia de mujeres en ámbitos políticos”, reflexiona.

Elías de Pérez, la única radical entre las postulantes asegura que “el dolor de los vecinos” es el hecho central que la motiva a suceder en el cargo al actual intendente, Domingo Amaya. “Quiero que los tucumanos recuperemos el orgullo de tener el Jardín de la República que perdimos. Me motiva el dolor de los vecinos, la realidad que vivimos todos los tucumanos. Sobre todo la de aquellos barrios donde los niños caminan sobre cloacas explotadas y en medio de la miseria”, se queja. “Creo que es necesario hacer hincapié en la limpieza, el tránsito, el cuidado de los espacios públicos, la gestión de calidad con tecnología de transparencia, devolverle a los trabajadores el valor de ser empleado municipal y hacer que los vecinos tengan participación en las decisiones del municipio”, propone Elías de Pérez.

A cuatro meses de las elecciones, el cada vez menos llamado “sexo débil” promete transitar con fuerza los días de campaña que restan hasta las elecciones generales de agosto.
Comentarios