Cartas de lectores - LA GACETA Tucumán

Cartas de lectores

01 Abr 2015
2

fisioterapiasinred.com/

ESPECIE EN EXTINCIÓN

En este mundo convulsionado, pareciera que la capacidad de asombro ha sido ya colmada, porque sobre los hechos cotidianos comentamos y formulamos apreciaciones que, acertadas o no, producen respuestas que, estamos seguros, nadie las tendrá en cuenta y que, en el mejor de los casos, servirán para alimentar nuevos comentarios. No obstante me parece que de ninguna manera podemos abandonar el sano hábito de tratar por todos los medios a nuestro alcance, de defender nuestros derechos, tratando de divulgar aquellos detalles que conocemos, y que pueden servir para que quienes no conocen, elaboren sus propias conclusiones. El caso al que voy a referirme está sumamente “trillado”. La “Especie en extinción”, los jubilados transferidos, ¿qué reclaman? Que les paguen la jubilación que por ley y mandatos de la Justicia les corresponde. Y no es poca cosa. Hoy por hoy, cobran (cobramos) cerca de la mitad de lo que les corresponde. Empecé estas líneas mencionando lo convulsionado que está el mundo y nuestra provincia es pródiga en acontecimientos, cuyas responsabilidades parecen recaer en la clase política gobernante, que ahora, con elecciones muy próximas, se encuentra en la tarea de mostrar la mejor voluntad para “levantar” algunos “aplazos”. A los jubilados transferidos y sus familias ya se les ha robado (no sé como más puedo llamarle) muchos, pero muchos millones, al punto de que en estos momentos resulta insignificante la deuda con ellos. ¿De qué millones hablo? . De los que no percibieron y ya nunca lo harán por no estar ya en este mundo, y de los que, todavía sobreviviendo, por vía de prescripción, también perdieron en beneficio del Estado. Entonces, teniendo en cuenta esta evidente imperiosa necesidad de hacer “buena letra”, pienso que tal vez ordenar que de inmediato se liquiden los haberes de los jubilados transferidos en la forma que ordena la ley, sería un granito de arena que ayudaría a disimular algunos “pecadillos”, ¿no les parece?

Juan Carlos Ruiz
[email protected]


OBRAS PÚBLICAS

Leí en LA GACETA del 28/3 la defensa que hace el secretario de Obras Públicas (SOP) de nuestra provincia, de las obras que se ejecutaron con el objeto de evitar las inundaciones. Considero que es el menos indicado para ejercer su defensa, ya que forma parte de este fracaso ingenieril; lo construido prácticamente no cumplió con su función. El proyecto de una obra hidrológica debe contener como mínimo: 1) Memoria y justificación técnica de lo que se planea hacer. 2) Cómputos métricos y presupuestos. 3) Cálculos y planos de lo que se emplazará. 4) Estudios de los impactos que tendrá sobre el ambiente (positivo/negativo) lo que se va a construir. 5) Especificaciones técnicas. En el caso de los emprendimientos hidrológicos, destinados al control de inundaciones o de torrentes, por su complejidad, deben ser ejecutados por equipos multidisciplinarios (ingenieros, geólogos, etcétera). Además, antes de la construcción se debe auditar la calidad del proyecto, ya que se pueden cometer errores graves en: a) La selección del emplazamiento. b) Los cálculos estructurales. c) La hidrología y la geología de la cuenca. d) En la determinación y cuantificación de los riesgos ambientales su control. Desconozco si en este caso, se cumplieron con estos requisitos básicos de toda obra de ingeniería de importancia, ya que en la nota nada se dice al respecto, pero que se cometieron errores, eso es evidente. Lo que sí sabemos es que para conocer si las obras que se ejecutaron (y que no cumplieron con su cometido), fueron proyectadas y ejecutadas correctamente, se debe hacer una auditoría externa, independiente de la SOP y del Poder Ejecutivo provincial. Es una de las formas de buscar la verdad de lo que ocurrió. Como ciudadanos tenemos derecho a saber cómo se usaron los fondos públicos en este caso. Considero que el primer interesado en que esta auditoría se lleve a cabo debe ser la SOP. De no hacerlo, se seguirán cometiendo los mismos errores y tendremos los mismos fracasos (recursos dilapidados, riesgos para las personas, etcétera).

Juan Francisco Segura
[email protected]


OBRAS PÚBLICAS II

Uno de mis placeres al levantarme es leer LA GACETA, mientras tomo mi cafecito, y realmente cada día me sorprendo por algo. Aclaro que soy apolítica, soy de aquel que realmente trabaja por el bienestar de los ciudadanos. Leo una denuncia tras otra de funcionarios que están en actividad desde hace años, sobre las lamentables inundaciones que afectaron a nuestra provincia. ¿No fueron ellos también elegidos por el pueblo para que nos cuidaran? ¿Por qué no hicieron las denuncias que correspondían en tiempo y forma y no esperar que se caigan 10 puentes, que haya calles intransitables, gente que ha perdido “todo” por la inoperancia de nuestros dirigentes y ahora se llenan la boca culpándose unos a otros? Por favor, dejen de lastimar al pueblo, ya estamos lastimados con la falta de trabajo, la pobreza, las calles destrozadas, las pérdidas de agua por doquier, la falta de seguridad. Siempre pensé que Tucumán, siendo una provincia muy pequeña, ha sido bendecida por la naturaleza; somos productores de cítricos, frutilla, caña de azúcar, pero no hemos sido bendecidos por la elección de los gobernantes.

Nilda Olivera
[email protected]


TAPAS DE BOCA DE TORMENTA

En nuestra ciudad, se observan numerosas tapas de boca de tormenta de hierro fundido, colocadas en forma invertida, o sea, con el fondo hacia arriba. Esta posición implica la presencia de baches profundos, circulares, con bordes de acero, generalmente ubicados en las esquinas, que implican un grave peligro para los motociclistas y son verdaderas trampas para los que circulan en bicicleta. Me pregunto si esta posición invertida de las tapas en cuestión, obedece a alguna razón técnica o se trata simplemente de descuido de los empleados de la repartición encargada de este aspecto.

Alejo Grosse
[email protected]


EL PARO

Por estos días escuché a varios dirigentes gremiales (los de choferes de ómnibus, el de camioneros, el de bancarios, el de aeronavegantes, el de conductores de subte, entre otros) reconocer, en distintos programas periodísticos, que actualmente están cobrando mejores salarios como nunca antes. Curiosamente este comentario iba “pegado” al intento de justificar el paro de trabajadores que están afectados por el impuesto a las ganancias. Realmente me pareció algo incomprensible. Aceptan que nunca antes tuvieron mejores salarios que ahora, pero por otra parte paran el país. Un ejemplo concreto y que creo merece ser destacado, fue el que dio el delegado de bancarios, quien dijo que un sueldo promedio en esta actividad es de $23.000, nada mal, comparado al de millones de trabajadores de otras actividades que están muy lejos de esta cifra, y mucho menos mal si se considera que hace 12 años los bancarios no sólo cobraban poco, sino que perdían sus empleos porque cerraban cientos de sucursales en todo el país merced al “corralito”, al “corralón” y a otras cuestiones que signaron aquellos nefastos tiempos. Es legítimo que no se quiera pagar el impuesto a las ganancias, pero me parece que antes que parar el país habría que ejercitar un poco la memoria y valorar todo lo que hoy consiguieron (algo que también reconocieron los gremialistas a los que hice referencia).

Oscar Beltrán
[email protected]


EL PARO II 

La huelga del 31 de marzo fue contundente. A los asalariados les molesta el inverosímil “verso” del Gobierno que con artimañas e inventos absurdos les quita un monto importante de su sueldo. Mucho o poco, se lo ganó con esfuerzo a través de años de trabajo. Con sacrificio muchos, otros no, elaboraron una carrera laboral ascendente para brindar un mínimo bienestar a su familia y forjar el futuro de sus hijos. A pesar de ello, hoy no existe el ahorro tendiente a la seguridad de la vejez. Las jubilaciones de $3.300, que son el 70% de la ciudadanía, sólo sirven del veneno lento que conduce a una muerte segura del que lo cobra. La reseña es breve, sólo para recordar. Lo fundamental de esta carta es que, tiempo perdido realizar tan magna paralización del país tan sólo para pedir que el Gobierno eleve el monto del salario como parámetro del famoso y vergonzante descuento que en definitiva va a parar a las arcas particulares de quienes nos gobiernan. Lo que hay que pedir es “suprimir” totalmente el descuento a los salarios. Terminar con este robo fingido que empobrece día a día la población. No hay que temer pedir lo justo, ni olvidarse que los gobernantes son empleados del Estado con cierta jerarquía y que deben trabajar para suprimir la pobreza y hacer de este, nuestro país, un mundo decente habitable.

Sarah Baxtell
[email protected]


CAÑEROS CHICOS

Al transcurrir los años, los productores de caña de azúcar, llamados simplemente “cañeros chicos”, están desapareciendo del mercado, como consecuencia del difícil panorama azucarero de arrastre indefinido. Es inquietante ver que instituciones como UCIT y Cactu se han llamado a silencio y el Estado provincial, lo mismo o peor, el actual gobierno que hizo poco o nada. ¿El Instituto de Promoción del Azúcar y Alcohol de Tucumán (Ipaat) fue creado para qué? ¿Qué hace? ¿Qué acciones realiza? ¿O está solamente para propiciar reuniones, formar comisiones, sin resoluciones serias de factible aplicación, como ordenar el mercado? Estudios han demostrado que existen en el mercado 300.000 toneladas de azúcar (blanca y negra) acumuladas y que las cotizaciones a futuro irán en baja, ello ratificado por el Centro Azucarero Argentino. ¿Cuáles son los motivos de esta situación? Creo que es importante, la siembra de caña en áreas marginales en el Este tucumano, de alguna manera da lugar a producción de los excedentes. Las grandes extensiones de suelos, como las estancias de ganado (por citar Cachi Yacu), cultivos de grano y de citrus, han desaparecido, hoy con caña de azúcar. Estas áreas y las aptas para el cultivo, la mayoría, están en manos de terratenientes, testaferros, inversores nativos o foráneos, los que compran la caña en pie, señores y dueños de ingenio. El “cañerito” va desapareciendo; motivos sobran: el manejo del rendimiento y trash que impone el ingenio, por lo general sin posibilidad de reclamo, fletes, costosos insumos agroquímicos, fertilizantes, entre otros, y el costo fiscal más alto del país. Hoy, cientos de cañeros han mal vendido o arrendado sus tierras. Por arriendo se entregan 10 a 13 bolsas de azúcar, por hectárea y año. Un ejemplo: la bolsa de 50 kg vale 220 $/bolsa x 11 bolsas/ha promedio, recibe $2.420/hectárea/año. Un productor de 5 hectáreas percibe $ 1008.33 por mes ($2.420x 5ha= $12.100/12 meses), el de 10 ha el doble $ 2.016,66, etcétera. ¿Puede vivir dignamente una familia? Quienes arriendan no necesitan pensar ni tener muchas luces. Los planes sociales no existen para ellos, ni precios diferenciales del azúcar producido, como se aplica en cultivos regionales, tasas de crédito blandas, impuestos (inmobiliario/comuna) etcétera. Considero y creo firmemente que el cañero chico no merece terminar así, fue un eslabón muy importante para cimentar el cultivo de la caña de azúcar.

Enrique Jiménez
[email protected]


LA CANTIDAD DE POBRES

Gran asombro e indignación me produjeron las declaraciones del jefe de gabinete, Aníbal Fernández, al admitir que “no es tarea del Gobierno medir la cantidad de pobres” (LA GACETA del 28/3). Me resulta muy llamativa esta frase conociendo la obsesión estadística de la Presidenta, siempre tan precisa con los guarismos en sus maratónicas cadenas nacionales. ¿Entonces la tarea del Gobierno es crear pobres y desampararlos? Parece que sí porque no presentan mediciones concretas sobre las necesidades básicas insatisfechas, sobre la verdadera inflación y desocupación. Lo más fácil es siempre recurrir al fantasma golpista y desestabilizador de los medios no afines al oficialismo. Si no se conoce la cifra exacta de pobreza, entonces ¿como enfrentarla? Esconder el problema bajo la alfombra es slo una salida inmediata. La solución no está en la demagogia sino en la planificación seria, lo que me hace pensar que la problemática está en un callejón sin salida. No hacen falta explicaciones delirantes de café, se necesita trabajar en serio y dejar las improvisaciones e injurias gratuitas de una vez por todas.

José Rafael Abdala
[email protected]


Tarjetas de viaje

Felicito la implementación de pago en colectivos a través de las tarjetas Ciudadana y Metropolitana. Aunque que importante sería que dicho sistema haya sido probado debidamente antes de instaurarse de forma definitiva. En los últimos días nos tocó sortear infinidad de problemas para poder viajar, ya que se cae el sistema o no tienen saldo las estaciones de carga. Escuchar esto es algo habitual en la gente a la que le toca viajar en colectivo. Sin oportunidad de cargar las tarjetas, sólo queda apelar a la bondad de algún otro usuario. y al ser personal el plástico, también se apela a la bondad del chofer que permita esto. Debería haber un sistema alternativo de pago mientras este se prepara para funcionar acorde a la demanda correspondiente, de lo contrario los usuarios resultamos siempre perjudicados por la implementación de un sistema sin un estudio previo. Al preguntar qué hace el comun de la gente ante esta problemática, personal de las estaciones de carga contestan que toman taxis; no todos los usuarios poseen la posibilidad de tomar esta segunda opción. Por supuesto las autoridades no viajan en colectivo, por lo cual la denuncia pública de lectores resulta el único medio por el cual pueden enterarse de los constantes problemas.

Alejandro Criscuolo
[email protected]


COMUNIDADES DESPOJADAS

Entre los derechos y garantías que establece la Constitución Nacional se reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas y sus derechos, entre ellos la propiedad comunitaria de las tierras que tradicionalmente ocupan. Este precepto constitucional, incorporado con la reforma de 1994, tiende a reconocer ancestrales posesiones de originarios antepasados que supieron resistir los embates del invasor realista. Pero he aquí que estos pueblos sufren atropellos y salvajes vejaciones en contraposición a lo que la misma Ley Fundamental ampara. En nuestra provincia, son conocidos los casos de despojo territorial a distintas comunidades, con argumentaciones perfectamente pergeñadas, sin respetar derecho alguno a los despojados, a lo que se debe agregar el padecimiento injusto, sobre todo los qom y wichis en provincias hermanas, de enfermedades supuestamente erradicadas o controladas (mal de chagas, desnutrición, etcétera). Tanto el gobierno nacional como el provincial, tienen la obligación de hacer cumplir efectivamente aquellos derechos, en beneficio de los que no son escuchados, asistidos, contenidos ni atendidos, acciones estas que configuran otras maneras de violar derechos humanos.

Ramón Alfredo Maldones
[email protected]


DISCAPACITADOS

Me dirijo a los colegas discapacitados de la provincia de Tucumán, al solo efecto de que se me informe sobre los alcances de la ley Nº 24.901 que ampara a las personas discapacitadas y, a su vez, les otorga ciertos beneficios. El domingo último, en compañía de mi hijo menor, fui a presenciar un espectáculo deportivo (aclaro que el domingo anterior también fui e ingresé sin inconvenientes). Al acceder a la portería me di con la novedad de que no podía ingresar a ver el partido por no haber presentado copia del certificado único de discapacidad tres días antes del encuentro. Me pregunto, ¿si presento mi credencial original con fotografía, no es válido? ¿Quién controla la aplicación de la ley? ¿Por qué tanta burocracia con las personas discapacitadas? Soy de la opinión de que el Estado debería tomar cartas en el asunto y dar prioridades a los derechos de mis colegas discapacitados. Esto sólo fue un ejemplo; los inconvenientes se observan a diario, llámese Subsidio de Salud, entradas sin cargo para ver alguna película, transporte de pasajeros de corta, mediana y larga distancia, prestaciones, etcétera. Me gustaría que el Gobierno aclarara nuestra situación a fin de ahorrar tiempo y dinero perdido.

Jacinto Barrionuevo
[email protected]


EL GOU

No, estimado lector Daniel Lecuona. No cometí el error que señala con su carta del 31/3 referida a la columna “Declaración de guerra de compromiso” (30/3, LA GACETA). Invito a leer un fragmento del libro “Los mitos de la historia argentina 3”, de Felipe Pigna, Buenos Aires, Editorial Planeta, 2006. En él escribe, en uno de sus capítulos: “Grupo de Obra de Unificación1 (GOU), una logia fundada el 10 de marzo de 1943…” Y en la llamada 1, cita: “Este es el nombre que aparece en el escudo del grupo. Algunos autores definen la sigla como Grupo de Oficiales Unidos. Por otra parte, en la Biografía de Juan Domingo Perón en el sitio www.elhistoriador.com.ar, se puede leer: La sigla GOU valdría indistintamente para la totalidad del grupo comprometido bajo juramento, “Grupo de Oficiales Unidos”, como para su comando, llamado “Grupo de Organización y Unificación”, que pasará a ser el “Grupo Obra de Unificación” cuando salga de la clandestinidad después del golpe del 43. No obstante estas fuentes, para la columna que escribí recurrí a un libro de José Sanchiz Muñiz, catedrático de valía, que tituló por su vasta experiencia internacional “Historia Diplomática Argentina”, de Eudeba, 2010 en su en su apartado “Las Fuerzas Armadas en el poder”, página 301 cita al GOU, aclarando entre paréntesis, Grupo Obra de Unificación. En ninguna de las múltiples citas posteriores del GOU explica la sigla de otra manera. Cierro expresando al amigo abogado Lecuona que siempre y antes de suscribir una columna de “análisis” no puedo menos que chequear cada una de mis fuentes y afirmaciones. Por respeto a quien quiera leer. Lo que no significa que, sin embargo, pueda caer en un error involuntario. Que no es este caso.

Carlos Duguech
[email protected]



LA DROGA


Con respecto al tema de la droga, mi pensamiento es que todos buscamos la felicidad a través de los medios que tenemos a nuestro alcance. Y como la felicidad es una emoción interna de coincidencias entre el pensar, el sentir y el hacer, la droga inunda y lo logra por momentos, pero para repetirlos es necesaria más droga. Más y más, aunque destruya las terminales nerviosas y termine destruyendo todo, adentro y afuera. Deberíamos preguntar a los estudiosos sobre los daños que provoca en el organismo. La droga es por lo tanto, una epidemia que nace del mal social de la discriminación, y el sufrimiento que con ello se provoca. Desde las opiáceas hasta ahora, muchos la han consumido en sus esferas de poder y ahora se ha convertido en un negocio muy lucrativo y hasta un medio útil para desquiciar y dividir las sociedades y aprovechar sus riquezas. La crisis estructural, en la que por proceso estamos sumergidos, lo facilita y mucha gente humilde, vive de ello.

Javier Astigarraga
[email protected]


COLUMNAS DE ALUMBRADO

Una vez más no dejan de asombrar trabajos que se realizan en nuestro municipio. Me refiero a que se están pintando las columnas de alumbrado preparándolas, según parece, para la feroz pegatina de afiches de partidos políticos que se encargan de cubrir sin ninguna consideración lo que tanto nos cuesta a los contribuyentes y por lo tanto afeando una vez más a nuestra ciudad. Me pregunto si nuestros concejales cumplen algún papel para evitar este despropósito, ya sea difiriendo la pintura o sancionando a los responsables de la pegatina. Quizás aquí cabe la frase del Chavo del Ocho, “fue sin querer queriendo”.

Francisco Hugo Palazzo
Esteban Echeverría 55
San Miguel de Tucumán


Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios