La vigilia por el 24 pone a referentes tucumanos a hacer música

23 Mar 2015
1

SUENA GUITARRA. Juan Falú se integra a un seleccionado tucumano. la gaceta / foto de INÉS QUINTEROS ORIO

Esta noche el jazz, el rock y el folclore acompañarán la vigilia del Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia. El Centro Cultural Virla convocó a músicos tucumanos de distintos géneros a un espectáculo con antecedentes exitosos.

El mentor es Santiago Caminos, y el nombre “Juntarnos” incluye a Lucho Hoyos, Chechi Bazzano, Tony Molteni, Topo Encinar y Juan Falú.

Hoyos abreva en el folclore y se impregna de otros estilos. Caminos y Bazzano están enrolados en el rock y el blues en Tripas calientes. Molteni es la voz en el rock de Karma sudaca y Encinar aporta su impronta poético-musical.

“Cada uno interpreta sus temas; algunos solos y otros acompañados por todos los demás. Al ser compositores todos le damos a cada tema una fisonomía diferente. No somos músicos acompañantes, por eso no hacemos lo que dice el autor sino lo que sentimos. Por eso los temas se enriquecen y cambian un poco, hasta se colorean con el otro género: Lucho puede cantar un blues o yo toco folclore, Tony tiene que hacer un tema pop...”, explica Caminos.

El blusero se entusiasma por la calidad de los arreglos y adelanta: “incluso hemos preparado un tema que tiene que ver con el Día de la Memoria, de un importante autor”.

El maestro

El invitado de honor es Juan Falú, que vuelve a su tierra con su guitarra exquisita.

“Para mí va a ser una experiencia novedosa en lo que se refiere a integrarme en un recital con otros lenguajes musicales -expresa Juan Falú-. Además, la diversidad de lenguajes entra en un plano secundario en función de los motivos que nos convocan; eso es lo importante. La fecha y la memoria nos convocan. Sabemos que hay que estar con la memoria siempre despierta. Eso es fundamental porque la dureza de los acontecimientos históricos fue tal que no existen los cortos plazos de la memoria. Son 39 años y, contrariamente a lo que podría sugerir la elaboración de un duelo personal por una pérdida... esos plazos no tienen nada que ver con un duelo social, histórico, colectivo, que pareciera no tener fecha de vencimiento”.

Falú resalta la importancia de mantener viva la memoria. “Si está viva la memoria está vivo el dolor. Una cosa está condicionando a la otra porque no es la memoria intelectual de un historiador o de un investigador, o de alguien que por una fecha determinada recuerda un acontecimiento sino que es la memoria emocional-social de la conciencia colectiva”, reflexiona.

“Tocar en Tucumán a mí me devuelve parte de mi historia -señala-. Participar junto a compañeros de estas recordaciones me hace sentir a tono con mi propia historia”.

ENTRADA LIBRE Y GRATUITA

• A las 22, en el Centro Cultural Virla (25 de Mayo 265).

Comentarios