Una heroína puesta a prueba en el conflicto

Llega la segunda parte de la saga “Divergente”, con una escalada en la pelea entre facciones.

ESTALLÓ LA GUERRA. La búsqueda de alianzas es una constante en “Insurgente”, la secuela de “Divergente”. ESTALLÓ LA GUERRA. La búsqueda de alianzas es una constante en “Insurgente”, la secuela de “Divergente”.
18 Marzo 2015
La búsqueda de aliados para Tris (Shailene Woodley) y Four (Theo James) domina casi todo el desarrollo de “Insurgente”, la segunda entrega de la serie “Divergente”. La historia comienza allí donde terminó la primera parte: la guerra ha estallado, se formaron nuevas alianzas y hay otras todavía por crearse. Las cinco facciones en las que se divide la Chicago futurista han entrado en conflicto, lo que provoca que las decisiones y estrategias de cada una vayan en escalada.

Tris también se ha vuelto más dura y se verá obligada a llevar a cabo acciones que nunca antes pensó que haría. Ella y Four son ahora fugitivos perseguidos por Jeanine (Kate Winslet), la líder de los Eruditos. Tris deberá averiguar lo que su familia ha sacrificado para ampararla, mientras que los Eruditos harán todo lo que tengan a su alcance para detenerla. Con el claro objetivo de proteger a sus seres queridos, Tris y Four se someterán a diversos retos para descubrir la verdad del pasado de ella.

Aunque la saga ha concitado el interés del público, la crítica no ha sido especialmente benévola con la secuela de “Divergente” (una franquicia de ciencia ficción que recuerda mucho a “Los juegos del hambre”). The Hollywood Reporter sentenció que en la película el drama parece más arbitrario que convincente y Variety la clasificó como “una tempestad en un vaso de agua”. “Es un glorificado refrito de lo que vino antes, adornado con la promesa de lo que está por venir”, describió ese medio.

La estrella de Woodley
Lo realmente destacable de “Insurgente” es la estrella de Woodley. No tanto por su actuación (que sí ha sido elogiada) sino como la constatación de una promesa que se reafirma. La joven ya había tenido un protagónico en cine en 2013 con “The spectacular now” (traducida como “Aquí y ahora”, aunque en Argentina no llegó a estrenarse). El año pasado protagonizó “White bird in a blizzard”, del director independiente estadounidense Gregg Araki. Y, antes de todo esto, fue el papel de hija de George Clooney en “Los descendientes” el que la ubicó en la vidriera internacional. Pero no es hasta “Divergente” que Woodley encabeza una producción grande, exitosa y que es el inicio de una serie de películas basadas en best sellers de la escritora Verónica Roth.

“El rodaje de algunas escenas se sintió como si estuviéramos haciendo una película independiente, porque las escenas están llenas de verdad. Robert (Schwentke), el director, se asegura de que nos sentíamos cómodos. Hasta que no tenía el flujo correcto o el tono adecuado no pasaba de escena, y eso es una gran bendición en una película grande como esta”, expresó la actriz.

Comentarios