Con el sello del campeón

“Pechito” comenzó bien la defensa del título y no se incomoda pese a la presión de sus rivales

AVANZA A PASO FIRME. El cordobés “Pechito” López, con su Citroën C-Elysée, no defraudó e inició con un triunfo la defensa de la corona en Termas de Río Hondo. FOTO DE Jean Michel Le Meur  / DPPI AVANZA A PASO FIRME. El cordobés “Pechito” López, con su Citroën C-Elysée, no defraudó e inició con un triunfo la defensa de la corona en Termas de Río Hondo. FOTO DE Jean Michel Le Meur / DPPI
09 Marzo 2015
“Si tenía que elegir un lugar para comenzar a defender mi corona, sin dudas ese era Termas de Río Hondo”, se cansó de repetir José María López durante el primer fin de semana de actividad del WTCC en 2015. Obviamente, las razones de la elección siempre estuvieron a la vista: ese plus que tiene “Pechito” al correr en nuestro país y “con gente en las tribunas que están pecheando por mí”, como afirmó en la previa. Lo cierto es que el campeón no decepcionó a nadie y cumplió con las altas expectativas que se habían depositado sobre él para esta presentación, que no tuvo el marco de público del año pasado.

Referentes
Aunque tanto López como el resto del Citroën Racing se mostraron cautos con la posibilidad de mantener la hegemonía que demostraron el año pasado, los C-Elysée siempre fueron referentes en la pista santiagueña. El viernes de la mano del francés Sébastien Loeb, que lideró el test oficial; y luego con el propio “Pechito”, que el sábado fue el más veloz en las dos pruebas libres y en la clasificación. En esta instancia, que definió las grillas de las dos competencias, el cordobés lideró el 1-2-3-4 de la marca del doble Chevrón que completaron el galo Yvan Müller, Loeb y el chino Ma Qing Hua.

Este resultado no hizo otra cosa que desmoralizar a los rivales de turno. “Terminé quinto, ¡soy el mejor del resto”, dijo el portugués Tiago Monteiro, piloto del equipo oficial Honda, tras la tanda cronometrada en la que quedó relegado a más de dos segundos de López.

En medio de esta lucha entre las marcas, también hay otra disputa en la que López es estrella principal: la del título, que comenzó a calentarse mucho antes del inicio del año. Al menos eso insinuó el propio “Pechito” cuando le dedicó su octava pole en la categoría a Müller, su compañero. “Me hicieron la psicológica todo el verano… Esto es para Yvan, que dijo que perdió el título por mala fortuna. Pero creo que a la suerte hay que ayudarla como hice yo, con concentración, dedicación y muchas horas de trabajo. No hay juegos de mente que valgan cuando estás adentro del auto. Por eso la pole fue importante para demostrar que estoy dispuesto a pelear”, disparó el cordobés, tras sacarle en la vuelta lanzada 1”240/1000 al galo, que perdió algo de tiempo en su momento clasificatorio debido a una bloqueada.

Esto no hizo otra cosa que elevar la temperatura en Termas de Río Hondo. Todos se hacían la misma pregunta: ¿qué iba a pasar en la primera carrera con López y Müller largando en la primera fila? La respuesta no tardó en llegar. En la partida de la primera prueba, el francés largó mejor y llegaron a la par a la primera curva. Hubo chapa entre ambos y cuando parecía que Muller tomaba la punta, López le metió el auto por adentro y capturó la vanguardia. “No largué bien, pero hice una buena maniobra que me permitió recuperar el primer puesto. Me dejó el hueco y metí el auto, si no hubiese sido difícil superarlo”, reconoció el de Río Tercero.

La situación no hizo otra cosa que dejar en claro que la guerra entre ambos estará plagada de capítulos emotivos. En la segunda carrera López y Müller compartieron la quinta fila con el galo partiendo desde la cuerda. Cuando el semáforo dio la orden, “Pechito” tuvo una mejor reacción y dejó atrás a su rival. Los Citroën oficiales se fueron adelante con Loeb, que había largado 8° colocándose al frente del pelotón. Pese a una serie de neutralizaciones, López pudo ganar puestos y sobre el final se convirtió en el escolta del múltiple campeón del WRC. “Intenté presionarlo hasta donde pude”, contó el de Río Tercero, al que no le quedó otra que ser testigo del primer triunfo de “Séb” en la Argentina en una categoría de pista tras los ocho éxitos en el Rally Mundial. Müller, en tanto, se quedó con las ganas de sumar puntos. “Tuve una mala partida y no me sentí cómodo en el pelotón en el que quedé”, dijo el experimentado piloto, que terminó 12°.

Con un triunfo y un segundo puesto, “Pechito” logró su objetivo: irse del país con el primer puesto del torneo, un privilegio que mantiene desde el comienzo del torneo de 2014. ¿Suerte? No, para nada.

Comentarios