Mientras Ruiz se entrena, Sánchez testea a su rival

"Bad boy" se prepara en Tafí del Valle

12 Feb 2015
1

EN LA PISTA DEL CENARD. Sosa, rival de Ruiz, luego de correr con Sánchez. foto de rene bustos (h)

Hay una conexión entre el Cenard, San Miguel de Tucumán y Tafí del Valle. El boxeo une esos tres puntos con varios nombres, pero con un protagonista principal: Darío Ruiz. El 6 de marzo, en Villa Luján, “Bad Boy” tomará parte en la eliminatoria rumbo al título supermosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). La historia viene así... En el Cenard, convocado para la Selección argentina -“Los Cóndores”-, está Braian Sánchez. El púgil tucumano guanteó ayer con Roberto Domingo Sosa, futuro rival de Ruiz en la catedral del boxeo tucumano.

Sucede que en el Cenard no sólo se entrenan los mejores amateurs del país, también lo hacen los profesionales radicados en tierras bonaerenses, que aprovechan a los jóvenes boxeadores como sparrings. “Incho” tendrá esa ventaja ante Ruiz y, por si fuera poco, José Sosa, su hermano, es quien entrena a la Selección. Así que Sánchez ya es blanco de algunas bromas por parte del equipo de Sosa: “no pases los defectos del ‘Incho’ a Tucumán”, se escuchó después del guanteo con el rival de “Bad Boy”.

Por su parte, Ruiz está en Tafí del Valle acompañado por su padre y por su entrenador, Pedro Ruiz. En la villa veraniega se quedará hasta el miércoles, cuando retornará a la capital para concentrarse hasta el día del combate. En la altura tafinista, Ruiz busca mejorar su condición aeróbica. Vale recordar que “Bad Boy”, en su última pelea (perdió ante Javier Chacón) combatió en un peso superior, por lo que deberá esforzarse para bajar a supermosca.

René Bustos (h), de AB Promotions, confirmó que además de la chance mundialista, programada para el 1 de mayo en Tokio ante Naoya Inoue, estará en juego el cinturón Latino Súpermosca OMB, que es de Ruiz. También quedó confirmada la televisación de TyC Sports y la presentación de los boxeadores tucumanos Diego Ruiz, Diego Neira, Cecilia Mena, Valeria Almirón y Guadalupe Maldonado.

Comentarios