Un recorrido de tuits para decirle chau a ShowMatch - LA GACETA Tucumán

Un recorrido de tuits para decirle chau a ShowMatch

El jurado de la red social dio su sentencia: se alegró con Anita y el Bicho, pero se burló de Tan Biónica y los saludos de los deportistas.

17 Dic 2014 Por Silvina Cena
5

LA ÚLTIMA SELFIE DE 2014. Tinelli, otro usuario dinámico de Twitter, subió la foto con los cuatro finalistas. twitter.com / cuervotinelli

Vamos a ver televisión como se ve ahora: a través de Twitter. Los usuarios de esta red social lo saben. Twitter habla de la TV tanto como la TV habla de Twitter al punto de que, a la hora de sentarse frente a la pantalla chica, la extensión natural del brazo ha dejado de ser el control remoto y se ha convertido en el celular. Celular en el que rebota casi todo lo que atraviesa la programación del aire porteño. Así como hay mediciones que enaltecen o mortifican a los ciclos según su rating, la cantidad de tuits dedicados a determinado tema da cuenta de su popularidad. Y la última emisión de ShowMatch, el lunes, fue ante todo eso: un derroche de popularidad.

“La tele sin Tinelli es como el peronismo sin Perón”, dijo el usuario @estebandelcampo. Exageraba, claramente, pero es cierto que la despedida de Marcelo Tinelli (hasta abril de 2015, como lo anunció) no es igual a cualquier otra; hay una suerte de fin de año precipitado en su desaparición temporal de la pantalla. Y, consciente del vacío que deja -aunque sea, digámoslo, un vacío de críticas-, el conductor cocinó un combo de emociones en su show definitivo de 2014. Lo hizo aunque algunos ingredientes de esa mezcla hayan parecido francamente descolgados. “Marcelo te mezcla baile con Del Potro y Kun Agüero, falta que salga Redrado a desearles suerte y ya se recibe de cotolengo”, se asombró @LuanaPascual respecto de los videos de deportistas antes de cada baile.

Fue un claro momento polémico, al igual que el tan anunciado bloque en que Tan Biónica cantó desde la terraza de Ideas del Sur. Gustos musicales aparte (Twitter fue el ring en el que se enfrentaron los fanáticos de la banda con sus detractores), hubo un desajuste en el sonido que hizo que la aparición de Chano Carpentier y los suyos fuera extraña. “En un rato llega el bondi con la afinación del cantante”, se burló @luchousqueda. “Está cantando arriba del playback, me muero de tristeza”, volvió a arremeter @LuanaPascual. “Dan pena los que critican a Tan Biónica. Si no te gusta, no te gusta, y no opines”, matizó @JulianVert.

Acaso los únicos que escaparon a las ironías y acusaciones tuiteras fueron las parejas participantes. Así como adentro de la pantalla (el jurado, el público y el resto de los bailarines), en las redes sociales también había un consenso de que el lugar de finalistas alcanzado por Hernán Piquín y Cecilia Figaredo, por un lado, y Anita Martínez y el Bicho Gómez, por el otro, era merecido. “El humor le ganó al talento” y “los campeones de la gente” fueron algunas de las expresiones más recurrentes cuando se dieron a conocer los ganadores.

Eso sí: la hora en que se anunció la voluntad de los votantes -eran casi las 2- no cayó nada bien entre los tuiteros, sobre todo por las dos larguísimas tandas publicitarias que el público debió soportar antes de la gran definición. “Aproveché y me recibí de ingeniero en el corte”, bromeó @MedioBobina. Entonces la cuenta @RealTimeRating apareció para explicar algunas cosas: “¿sabías que el segundo de publicidad en ShowMatch es de $ 20.000?”.

No, no sabíamos, pero se agradece el dato. El conductor lloraba desde la TV (no sería porque el programa no le reditúa, suponemos), agradeció por el video sorpresa de sus hijos y se despidió de la audiencia hasta 2015. Antes de apagar las pantallas (del celular y del televisor), un tuit de ‏@SeifertDaniel pareció la conclusión adecuada: “ya sabemos quién ganó: Tinelli”.

Otros debates

Francisco y Juanita Tinelli, en la lupa

Mucho se habló en Twitter de los hijos de Tinelli y Paula Robles, en una charla copada en su mayoría por adolescentes. “Fran Tinelli” llegó a ser TT (tema del momento) hasta ayer, ya que el debate sobre su atractivo físico se extendió durante horas. De su hermana, en cambio, se resaltó su carisma. “Juanita es LA sucesora, tiene el ángel que le falta a todos sus hermanos”, escribió @lamotoneta.

Solita Silveyra, indescifrable pero aplaudida

“Solita entendió lo que Gasalla nunca”, dictaminó @Aseselovsky. Tiene razón: Silveyra se las arregló no solo para sobrevivir en un ambiente distinto al habitual, sino también para construirse una identidad adentro del jurado. Una identidad a veces indescifrable, pero casi siempre entretenida. “Solita en ShowMatch hizo el mejor personaje de toda su carrera”, opinó @estebandelcampo.

Malena Massa, candidata para 2015

Y cuando todavía no se habían apagado las luces del estudio tras el último baile del lunes, comenzó a sonar el primer nombre para la edición venidera del “Bailando por un sueño”. Tinelli -también por Twitter- manifestó su intención de que Malena, la mujer de Sergio Massa, sea parte del staff de 2015. “Lo veo tan difícil. No creo que Malena quiera”, respondió el político.

Balances editados: lindos, pero demasiados

Si de algo pecó esta última emisión de “ShowMatch” fue de exceso de resúmenes. Es cierto, como dijo algún tuitero, que los editores son de lo mejor del programa, pero hubo tantos tapes como bailes de los finalistas, al punto de que se repitieron fragmentos, como la noche en que Nacha Guevara se emocionó al dar una devolución a Piquín. El video del clan Tinelli también sensibilizó, pero no tanto como el recuerdo de Norma Pons.
Comentarios