Cartas de lectores

21 Nov 2014

UN ACTO DE ESPERANZA

Leer la carta de la docente Sandra Sosa (19/11) me produjo satisfacción. Reconoce que las problemáticas educativas se pueden abordar a partir de una autoevaluación de la institución, de la manera de enseñar para llegar a los alumnos, sin estigmatizarlos a través de “buenos modelos y guía de sus alumnos”. Esperanzada desde su “humilde lugar de docente”, que no es un lugar humilde sino grande ya que está formando a las generaciones futuras responsables de la grandeza o no de un país. Estoy segura de que debe ser una profesora muy querida en la institución. Siempre sostuve que para lograr buenos resultados de aprendizaje debemos pensar primero qué enseñamos y cómo lo hacemos y que la sustantividad de la escuela que es el enseñar, no se diluya. Están hoy más preocupados en abarcar contenidos que muchas veces no se enseñan y sí se solicitan que el alumno los tenga incorporados. Sigo sosteniendo que los docentes deben revisar el concepto de evaluación y de las evaluaciones trimestrales que se toman desde 1º grado, cuál es el uso que se le da a ella. Si sirve sólo para calificar al alumno como un apéndice del proceso, cómo hoy se evidencia, si realmente la vara que se establece es la promoción de los alumnos con bajos desempeños, es lamentable ya que estos niños y jóvenes saldrán del sistema educativo al cual no regresarán, con un título pero sin las capacidades y competencias necesarias para su inserción laboral y social. Pero si esta permite autoevaluar de lo que ocurre en la escuela para que a partir de ella se puedan tomar decisiones curriculares que lleven a una promoción efectiva con altos desempeños de los alumnos, entonces sí la educación será “un acto de esperanza”.

María Beatriz Sánchez de Comas
[email protected]


PERONISMO SIGLO XXI

En su carta del miércoles pasado, Julio Argentino Gómez, luego de un acertado repaso histórico, sostiene que aún podemos presagiar un peronismo para el siglo XXI. Vale pensarlo. Cristina Fernández está regresando para mostrar, una vez más, por dónde pasa la política y el poder de decisión en la Argentina y se reafirma el rumbo y el liderazgo. Nada más y nada menos. En el año 2003, poco tiempo después de asumir Kirchner la presidencia, el intelectual Nicolás Casullo intentó, con agudeza crítica, repensar el peronismo, sus paradojas, la extraña vitalidad que le volvió a dar esa desaliñada figura proveniente de un lejano sur patagónico. No habría ninguna indulgencia ni posibilidad de olvido al revisar una herencia tan malgastada. Vio en el peronismo la anomalía que atravesó una experiencia política, social y cultural que no dejó de conmover y de imprimirle su marca a una historia nacional que no supo muy bien qué hacer con él, aquello que el progresismo y las izquierdas nunca alcanzaron a comprender. Pero también era su envilecimiento menemista, su travestismo oportunista y su gangsterirmo corporativo-sindical para llevarlo casi, hasta su definitiva decadencia. Fue ahí, en ese tiempo de extravío y entreguismo, cuando todo parecía perdido y convertido en un pasado irrecuperable, cuando apareció ese gobernador patagónico, volviendo a sostener la dialéctica entre mundos de ideas y mundos de acción. Tarea para un país quebrado. Un tiempo para ensayar la reanudación de la política como forma de conciencia social después de la obsolescencia de la revolución obrera y contra un mercado erradicador de toda idea de comunidad, justicia y decisiones soberanas. Ese más que peronismo después del peronismo es lo que ofrece la emergencia excepcional del kirchnerismo, sin dejarse atenazar por la fuerza inercial del mito, extraviando sus contenidos transformadores. Es la tarea que conduce hacia el año 2015 y el siglo XXI.

Hugo West
[email protected]


MILLONARIOS

Pasaron 252 años desde que J. J. Rousseau, demócrata si los hay, escribió el Contrato Social. Allí refleja que los males que nos azotan son producto de la desigualdad. El 2/11, LA GACETA publica la nota “Un impuesto a millonarios”, artículo donde una agrupación internacional que lucha contra la pobreza afirma que 85 millonarios ganaron el último año U$S678 millones por día, alrededor de medio millón por minuto. Ese sector privado con utilidades obscenas causa inflación, inseguridad y crisis de todo tipo. Ellos son responsables de tantos males, no la política ni gobiernos elegidos en democracia. Menos aún el proyecto argentino, conducido por C. F. K., que con leyes frena la glotonería monetaria de grupos concentrados e irritados que odian que el trabajador gane derechos. Analistas de política y economía, que viven hablando de inflación, opinen y expliquen cómo los ricos se hacen más ricos en la Argentina, país al que consideran devastado. La Corte Suprema y algunos jueces dependientes de la injusticia dictan cautelares que premian a grupos minoritarios que evaden, no pagan y judicializan leyes y multas con que el Ejecutivo los pena por su dañino accionar. Manías del sector privado. Respecto del disertante Jorge C. Asís, satisfecho de sí mismo, muestra su lado discriminador al decir “una pata del trípode es H. Moyano, el encanto de la negritud”; lamento las risas de los asistentes. Y al referirse al jefe del grupo “Clarín”, lo llama “El señor Magneto”. Fácil es criticar cuando no se arriesga nada; más y peor cuando el criticado falleció. Dice el señor Asís: “la pasión recaudadora de N. Kirchner, quien o es un líder de culto o un fenómeno delictivo”. Guionado tal vez por el señor Magneto instala en la opinión pública tres candidatos presidenciables. Pero... si antes de las elecciones generales están las PASO. ¿Por qué? Ningunear a los señores Urribarri, Randazzo, etcétera, y también a dirigentes de otros partidos políticos con derecho a participar. El disertante considera que el cristinismo se permitió ¿maltratar? a Obama, presidente del imperio que ¡sí maltrata! a los que se le da la gana. No comentó que los señores Macri y Massa piensan derogar leyes que benefician al pueblo. El último mencionado, dando cuenta de su capacidad de gestión, no asiste a las sesiones como legislador, para lo que fue votado. Cercano diciembre, mes festivo, aprovecho oportunidad para rechazar de plano las desestabilizadoras manifestaciones de los dirigentes Galmarini, H. Barrionuevo y sindicalistas locales que “invitan” a trabajadores y no tanto a no quedarse en casa y salir a la calle. Lo pasado en otros años indica que se deben calmar los ánimos.

Hugo Vallejo
Manuel Estrada 3.850
San Miguel de Tucumán


LINCHAMIENTOS

Leí en LA GACETA la expresión del gobernador Alperovich sobre los casos de “justicia por mano propia”, también llamados “linchamientos”, justificándolos al manifestar que hay que ponerse en el lugar de la víctima. Alperovich aprendió y divulga su propio “relato” sobre la inseguridad que angustia cada vez más a los tucumanos, para quedar bien con la mayoría de nuestra población que observa indignada que no hay respuestas eficaces ni coherentes para enfrentar esta ola delictiva. Es increíble el grado de reiterada demagogia en que incurre el titular del Poder Ejecutivo local en esta delicada cuestión. Nuestro gobernador es, conforme la Constitución local (art.101, incisos 19 y 20) el primer responsable del tema “seguridad pública”, debiendo adoptar las medidas necesarias para conservar la paz y el orden público, desarrollando estrategias y políticas multidisciplinarias de prevención del delito y la violencia, diseñando y facilitando los canales de participación comunitaria”. Tiene bajo su objeto “la inspección de todos los objetos de la policía de seguridad y vigilancia”. Si hay “linchamientos” es porque el gobernador y su ministro de Seguridad fracasaron rotundamente en el cumplimiento de estos deberes constitucionales esenciales. Los tucumanos pagamos impuestos cada vez más opresivos por su constante aumento, para que el Estado nos brinde satisfactoriamente, en primer lugar, los servicios de seguridad, no para que nos tomen por zonzos, relatándonos solidaridades inconducentes y demagógicas que no aportan solución alguna. No olvidamos los dramáticos días de diciembre pasado, cuando la Policía se acuarteló por un reclamo salarial, dejando como “zona liberada” para los delincuentes, toda la geografía provincial, produciéndose decenas de muertes y heridos en una ola impresionante de saqueos de toda especie. El gobernador, por decreto, concedió a la policía un incremento salarial, declarando primero que habían sido presionados por esta actitud sediciosa. Luego, ante una acción judicial que planteó la nulidad de este decreto porque la Constitución prevé en su art. 7° que “toda disposición adoptada por las autoridades en presencia o a requisición de fuerza armada o de una reunión sediciosa, es nula y no tendrá efecto”, contestó a la Justicia que no hubo ningún tipo de presiones. Esta insoportable dualidad del relato alperovichista no debe olvidarse cuando tengamos que votar un nuevo gobierno el año próximo.

Luis Iriarte
[email protected]


DOLOR Y ESPERANZA

Una vez al año, viajamos al Hospital Garrahan con mi hijo Mauro para control. En 2007, tuvimos que permanecer casi siete meses; le detectaron un tumor llamado osteosarcoma (maligno). Le realizaron seis sesiones de quimioterapia, fue operado el 3 de mayo de ese año, y le colocaron una prótesis modular que abarca parte del fémur rodilla y parte de la tibia. En 2008 el mismo tumor hizo metástasis en uno de los pulmones y fue operado; salió todo bien, gracias a Dios. En 2009 lo operaron de ambas piernas: la izquierda porque se aflojó la prótesis y la derecha para cortar los cartílagos de crecimiento. Gracias a Dios volvió a salir todo bien. En estos momentos cuenta con un realce de seis centímetros y con una discapacidad motriz del 90%. Quiero compartir con ustedes el siguiente texto: “Las personas más felices no siempre tienen lo mejor de todo. Sólo sacan lo mejor de todo lo que encuentran en su camino. La felicidad espera por aquellos que lloran, aquellos que han sido lastimados, aquellos que buscan, aquellos que tratan. Porque sólo ellos pueden apreciar la importancia de las personas que han tocado sus vidas. No puedes ir feliz por la vida hasta que dejes ir tus fracasos pasados y los dolores de tu corazón. Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra puerta se abre, pero algunas veces miramos tanto tiempo aquella puerta que se cerró que no vemos la que se ha abierto frente a nosotros. Es cierto que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, pero también es cierto que no sabemos lo que nos hemos estado perdiendo hasta que lo encontramos. Espero que tengas: Suficiente felicidad para hacerte dulce. Suficientes pruebas para hacerte fuerte. Suficiente dolor para mantenerte humano. Suficiente esperanza para ser feliz”.

Raúl Abraham Carrizo
ca[email protected]


“BOLSA DE GATOS”

Siempre pensé que la expresión “bolsa de gatos” era una descalificación. Pero al ver días atrás al periodista Nelson Castro en su programa de televisión haberle dicho al radical Julio Cobos que el UNEN era esto y observar la sumisa aceptación por parte de este de tal calificación, comencé a creer que ahora integrar una “bolsa de gatos” es un elogio. Curiosamente, en LA GACETA leí que el senador radical Gerardo Morales se reconoció partícipe también de esta “bolsa” al igual que todos los que comparten el mismo espacio político. Si es así debemos valorar que van evolucionando, ya que pasaron de ser un “balde de bosta” según la calificación que les dio semanas atrás el periodista Jorge Lanata, a ser una “bolsa de gatos”. Lo sorprendente es que no hubo un solo aludido que haya salido a repudiar a estos periodistas y con sus silencios no hicieron otra cosa de aceptarse como tales. ¿Tendrán algún día la dignidad de defenderse o seguirán aceptando mucho tiempo más estos agravios?

Oscar Beltrán

[email protected]


LA CUMBRE DE BRISBANE

En la cumbre del G-20 en Brisbane, Australia, donde se reunieron los 19 líderes de los países desarrollados y emergentes, el nuestro estuvo representado por un personaje muy particular, el ministro de Economía. La presencia de este funcionario refleja en su real dimensión cómo maneja este gobierno lo económico, institucional y protocolar. Por ello me gustaría que alguien me aclarara, en lo económico: ¿por qué el Gobierno, que pierde con Aerolíneas Argentinas y Austral 2 millones de dólares por día (según un informe de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas -APLA-), contrató un avión de lujo, de bandera suiza por U$S 600.000 para trasladar al ministro y su comitiva? En lo institucional: ¿por qué no se respetó la Constitución Nacional, la cual contempla el siguiente orden de sucesión temporaria ante una imposibilidad del presidente, vicepresidente de la Nación, presidente provisional del Senado, presidente de la Cámara de Diputados y presidente de la Corte Suprema de Justicia? Y en lo protocolar: ¿Cómo debemos interpretar la mano en “V” del ministro? ¿Quiso decir que somos ganadores? Otra: ¿la camisa sin corbata es una muestra de su pretendida rebeldía juvenil o la tendencia de una nueva moda para los protocolos internacionales? La verdad que como argentino, tengo mis dudas de si la imagen que proyectamos al mundo con un personaje como este (que más que pobre, es muy lamentable), nos la merecemos.

Rodolfo Emilio Castillo
[email protected]


CON VOCACIÓN DE AMOR

Uniéndome a la celebración internacional del Día del Enfermero, rindo mi humilde homenaje a esta carrera eminentemente humanística, que sólo los seres con profunda vocación de amor y ayuda al prójimo, pueden abrazar. La comprensión del dolor ajeno los hace verdaderos samaritanos. Esa necesidad de ayudar a los que sufren y la de curar sus heridas, más que una carrera es un sacerdocio pleno de sacrificios y postergaciones en el cumplimiento de sus guardias. Me apena saber que cada vez son menos los jóvenes que ingresan y que muchos abandonan... Ruego al Señor porque nunca nos falten buenos y dignos enfermeros, merecedores del respeto y la admiración de la comunidad.

Evangelina López Acevedo
[email protected]


Colas en banco Nación

Mi carta va dirigida al gerente del Banco Nación Tucumán, por el siguiente motivo: para poder ingresar a los cajeros automáticos, los clientes del banco debemos hacer fila junto a beneficiarios de planes sociales. Es obvio que la mayoría son ellos y los clientes somos los menos, pero no considero justo tener que estar, a veces hasta tres o cuatro horas haciendo cola, cuando voy a pagar mi tarjeta de crédito, siendo una trabajadora más; en cambio, los beneficiarios de planes van a cobrar sin haber trabajado; y habiendo mucha gente de edad avanzada que debe padecer el calor y el friío en la calle durante varias horas, algunos caen desmayados, otros con cuadros cardíacos. Creo que es hora de que el gerente del Banco Nación arbitre los medios para que podamos hacer una cola únicamente para clientes del banco, independiente de la otra. Es un derecho que tenemos.

Susana Mormina

[email protected]


PARADA DE TAXIS

Este miércoles pasado, a las 17.30, tuve una vez más un percance en la calle San Martín al 500, cuando estacioné mi auto para buscar a mi hija de cuatro años del colegio Santa Rosa. Un policía municipal decidió que ese lugar era parada de taxi. Todos los días tenemos que pelear contra estos patoteros taxistas que se creen dueños de las calles, insultan y maltratan a todas las madres que estacionan 20 minutos para buscar a sus hijos; y encima este municipal les da la razón. Es tal la estupidez de esta gente que me quería hacer creer que la parada de taxi va desde la Casa de Gobierno hasta la esquina de San Martín y Muñecas. No hay una parada de taxi que no tenga colmada la cantidad de autos que se permite. Señor intendente, ¿hasta cuándo tendremos que soportar estos abusos hasta de sus propios empleados?

Ernesto Daniel Farhat
[email protected]


EL PADRE CORREA

He leído con sumo agrado “De memoria”, la página que firma el historiador Carlos Páez de la Torre (h), del 9 del corriente sobre el benemérito padre Roque Correa, que fue, como el bien lo describe, un verdadero hijo de San Francisco de Asís. El padre Roque como todos lo conocíamos, trabajó con inmenso amor y sacrificio para crear esa escuela de artes y oficios, para que huérfanos y pobres pudieran tener una educación y un mejor porvenir. ¡Y vaya si dio sus frutos! ¿Qué pasó con esa obra de bien y con sus uniformes grises? Quizás por la globalización o por otros motivos, se transformó en una escuela rentada. ¿Qué pensaría hoy este gran benefactor si viera su gigantesca creación devenida en un comercio educativo?

Pedro A. Toscano
Villarroel 500, dpto. 47
San Miguel de Tucumán


LA VERGÜENZA

Por el reflexivo y meduloso Tema Libre “¿Con o sin?” (16/11) del periodista y escritor Roberto Espinosa, le respondo “que sí”. “Cuando se pierde la vergüenza no se la recupera jamás”, aplicable en todos los órdenes de la vida. Reflexioné y como ahora sólo se escucha estridentemente sobre candidaturas 2015. Anexo a la sabia sentencia del periodista que cuando se pierden los ideales políticos no se los recupera jamás. El tema desarrollado sin fisuras atrapó mi total atención en todas sus líneas, lo cual retrotrajo a mi memoria los innumerables políticos que visitaron al Papa (con mi dinero, dinero del pueblo y sin preguntar si hubiéramos querido que también los acompañara un jubilado, sólo uno, en el costoso viaje). Observando la conducta posterior de los afortunados, concluyo que se trasladaron para “la foto” porque en ninguno reconocí un mínimo gesto de Francisco, como algo tan simple, renunciar al personalismo. Por ese bien mayor que significa salvar la república y sus instituciones al borde del colapso, están impedidos para unirse, ser sólo uno y lograr la renovación total que el pueblo clama en silencio o en privado y dar un giro de 360º. ¡Necesitamos patriotas! Patriotismo, la virtud que falta. Vergüenza lo que sobra. ¡Gracias, Roberto Espinosa! Por trasmitir con claridad, simple y de fácil comprensión sus valores morales, ofreciendo satisfacción a quienes tenemos “hambre de pan y sed de justicia”. Ojalá su tema haya logrado despertar a los anestesiados responsables del pandemónium en que vivimos.

María Lilia Dip
[email protected]


VEREDA ROTA

Semanas atrás, rompieron la vereda oeste de Ayacucho al 300 para hacer obras. Al parecer estas concluyeron, pero una buena parte de la vereda quedó rota.

Ema E. Espíndola
[email protected]


Comentarios