Omar Chabán: El rey Midas del rock lo perdió todo durante la noche más oscura - LA GACETA Tucumán

Omar Chabán: El rey Midas del rock lo perdió todo durante la noche más oscura

No hay matices en la despedida: entre el afecto y el desprecio.

18 Nov 2014
“Un tipo siempre a mitad de camino entre la sensatez y el delirio, entre el carisma y la altanería, entre lo sofisticado y lo popular”. Así lo describió el periodista Pablo Plotkin cuando lo entrevistó para la revista “Rolling Stone”. Así de rica, de atrapante y de compleja era la figura de Omar Chabán. De su mano comía la flor y nata del rock, hasta que una bengala torció la historia. Chabán no mató a las 194 víctimas de Cromañon pero fue responsable de la tragedia. Por omnipotente, por negligente, por confiado, por descuidado, por lo que fuere. Entonces su legado artístico y cultural, clave para entender el rock durante un cuarto de siglo, queda cubierto por el humo y las cenizas de aquella noche de Once.

Se discute y se seguirá discutiendo cómo y por qué infinidad de músicos que conocieron el éxito y ganaron mucha plata gracias a Chabán le soltaron la mano. “Ciento noventa y pico de muertos es una cuenta que alguien tiene que pagar. Pero señalar como criminal a Chabán es injusto. Me da pena”, sostuvo el Indio Solari. Ricardo Mollo y Andrés Calamaro también opinaron en favor del empresario-amigo. Fueron los menos. La mayoría se llamó a silencio.

Desde 1982, cuando abrió el Café Einstein, hasta que se incendió Cromañón en pleno show de Callejeros, a pocas horas del Año Nuevo de 2005, Chabán les proporcionó escenario a cientos de bandas. Desde Sumo y los Redondos hasta las más ignotas, entusiastas y desafinadas. Entre el Einstein y Cromañon estuvo Cemento, suerte de templo rockero que fue el símbolo de una época. Chabán lo abrió con el respaldo económico de Katja Alemann, por entonces su pareja. También apostó por Die Schule, casi un reducto para exquisitos.

“Toda la vida fui negligente, nunca pude controlar la violencia”, le dijo Chabán a Plotkin. La imagen está congelada sobre el escenario de Cromañón. Chabán pide que no tiren bengalas. A su lado están Patricio Santos Fontanet y el resto de Callejeros. El discurso de Chabán es en vano, porque una bengala volará hacia el techo y el fuego consumirá su propia historia.

Estando en prisión le diagnosticaron cáncer (linfoma de Hodgkin), por lo que recibió el beneficio del arresto domiciliario. Los últimos años transcurrieron entre tratamientos, fugaces apariciones en la prensa y mucho dolor. La extensa agonía derribó la figura del Chabán seguro y concentrado que había afrontado el juicio y el repudio de numerosos actores sociales. Terminó consumido: “la angustia que sentía por los muertos de Cromañón la fui desplazando a las consecuencias que tuvo sobre mi familia: lo que he hecho sufrir a mi mamá, mis hermanos, mis sobrinos”.

Hubo un tiempo en el que sentarse a la mesa de Chabán representaba un símbolo de elevado estatus artístico. De repente, al mecenas excéntrico y visionario se lo descartó. Así murió, con esa sensación de vacío.

No hay matices en la despedida: entre el afecto y el desprecio
Quienes siguen de cerca todo lo referente a la causa Cromañon sabían que la muerte de Omar Chabán era inminente. El linfoma de Hodgkin que le habían detectado en la cárcel hizo metástasis en varios órganos. Era cuestión de horas. “No nos alegra la muerte de Chabán”, sostuvieron familiares de las víctimas. “Que su muerte nos sirva para reavivar el pedido de justicia, para que nunca más nadie tenga que perder a sus hijos en las manos de la negligencia y la corrupción”, apuntó Silvia Bignami. Su hijo, Julián Rozengardt, fue una de las víctimas de la tragedia.

“Si hay 194 pibes que te piden una explicación allá arriba, tené la decencia de decirles qué pasó. Una pena que acá nunca dijiste la verdad”, escribió, en Twitter, Estefanía Miguel. Ella es la mujer de Patricio Santos Font. el ex cantante de Callejeros. En tanto, mayormente amparados en el anonimato, a numerosos usuarios de redes sociales la muerte de Chabán les pareció un acto de justicia. Estas manifestaciones generaron una polémica durante toda la jornada.

Desde la comunidad artística las voces resultaron escasas. “Te recordaremos con afecto aquellos que te conocimos”, escribió Andrés Calamaro.
Comentarios