“De dos argentinos” rinde homenaje a los maestros del folclore

Matías Arriazu y Ernesto Snajer tenían trayectorias diferentes hasta que se conformaron como dúo

30 Oct 2014
1

UN AÑO JUNTOS. Snajer y Arriazu conforman el dúo “De dos argentinos”. PRENSA DOS ARGENTINO

ACTÚAN HOY Y MAÑANA

• Esta noche, a las 21, en el Colegio Médico (Las Piedras 496), con entrada libre y gratuita; y mañana a las 23 en Casa Managua (San Juan 1.015) .

De las guitarras “De dos argentinos” salen los acordes que crearon Carlos Guastavino, el Cuchi Leguizamón y Ramón Ayala, junto con temas propios de Ernesto Snajer y Matías Arriazu, los responsables que dan la cara. Los músicos darán dos recitales para demostrar que orígenes y gustos distintos desde la cuna pueden fusionarse en un proyecto común, como le explicó Snajer a LA GACETA.

- ¿Por qué trabajan temas de autores clásicos?

- Básicamente, la admiración profunda que sentimos por compositores de ese calibre, sobre fanáticos de los grandes autores de la Argentina. Estamos por grabar nuestro primer disco como dúo, con obras propias, e inmediatamente, lo antes posible, queremos hacer otro en homenaje a los maestros.

- ¿Cómo definen su repertorio?

- Nosotros abrevamos en todo un poco, aunque siempre lo hacemos a partir de la música que nos gusta mucho y que nos emociona. Nuestras formaciones son distintas: Matías viene de Formosa, de movida de crió de otra manera que la mía y está mucho más inmerso en la música folclórica de primera mano, con guitarreadas hasta las seis de la mañana. Como porteño, yo mamé esos temas más de visitante, y estuve más volcado al tango, al rock y al blues. Si tenemos algo interesante, es la mezcla de dos temperamentos bastante distintos, pero con el punto en común del amor a las mismas músicas. Ninguno tiene la posición de cerrarle el camino al otro: yo no puedo tocar un chamamé como Matías y ni lo intento.

- ¿Cómo surgió el vínculo entre ustedes?

- Somos muy amigos, pero es una amistad reciente, de 2006. Nuestro encuentro fue casi de casualidad, cuando era productor de un disco de Liliana Herrero, y me lo presentaron. Al escucharlo tocar, me volví loco, él me decía que tocaba mis temas de chico y ahí nomás nos vinieron las ganas de tocar juntos. Se postergó porque Matías se fue a vivir al Brasil; el dúo se concretó recién hace un año, cuando nos dijimos “basta de excusas, empecemos”.

Comentarios