El FMI refutó a Kicillof respecto de las estadísticas

El ministro de Economía afirmó que el organismo “le dio la razón en todo” al país en la interpretación de la cláusula “pari passu” “El contexto recesivo de la Argentina es muy claro”, ratifica el Fondo

11 Oct 2014
2

BUENOS AIRES.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) ratificó ayer su pronóstico de recesión de la economía argentina para 2014 y 2015 y sostuvo que sus previsiones están “fundamentadas” en un contexto de alta inflación, limitaciones en el flujo de capitales y restricciones a las importaciones.

“El contexto recesivo (en la Argentina) es muy claro y nuestros datos están debidamente fundamentados”, afirmó Alejandro Werner, director jefe para el Hemisferio Occidental del FMI. De esta forma, el organismo salió al cruce de las quejas que hizo escuchar el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien el jueves planteó que las proyecciones del organismo “eran pesimistas” y que no tenían correlato con la realidad del país.

En tanto, el director ejecutivo para el Hemisferio Occidental del organismo, Kigel Chalk, agregó que la entidad aún observa “relativamente alta” la inflación en la Argentina. En una conferencia, Werner consideró que resulta “irrelevante” discutir pequeñas diferencias en las estimaciones sobre crecimiento e insistió en que los datos que maneja el organismo son los que certifican la tendencia declinante de la economía argentina. “La inflación argentina, la limitación en el manejo de divisas, sumado a la restricción de importaciones marcan nuestros pronósticos”, explicó el funcionario del organismo. Así, Werner respaldó los resultados del informe sobre perspectivas mundiales durante una conferencia que ofreció ayer en Washington en el marco de la Reunión Anual del FMI. En ese trabajo el FMI planteó que la economía argentina caerá 1,7% en 2014 y 1,4% en 2015.

Kicillof dijo que esas previsiones no condicen con lo que sucede en el país al sostener que luego de los resultados de los dos primeros trimestre del año (0,3% y 0%, interanual) el tercer y cuarto período debiera mostrar caídas del PBI superiores al 3%, para que se cumpla lo que pronosticó el FMI.

En tanto, Chalk sostuvo que en materia de inflación el organismo “sigue trabajando” con la Argentina en el ordenamiento de sus estadísticas oficiales. Actualmente el Directorio del FMI espera un nuevo informe de la directora gerente, Christine Lagarde, sobre las evaluaciones realizadas sobre los indicadores de inflación y cálculo de PBI del segundo trimestre del año.

Werner aprovechó la ocasión para lamentarse por la falta de un diálogo más fluido entre la Argentina y el FMI, en alusión, por ejemplo, a la imposibilidad de concretar la revisión del artículo IV.

“Fuerte presión”


En otro orden, el ministro Kicillof dijo ayer que el Fondo “le dio la razón en todo a la Argentina” en lo que respecta a la interpretación de la cláusula pari passu e insistió en reclamarle al juez Thomas Griesa que “revise” su fallo. “El FMI presentó un documento en el que nos dio la razón en todo; dijo que la cláusula pari passu estuvo mal interpretada y recomendó cambios”, señaló el funcionario, tras participar de la reunión de Ministros de Economía y Presidentes de Bancos Centrales del G-20, en el marco de la Convención Anual del FMI.

El titular del Palacio de Hacienda ofreció una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado por el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, quien expresó su coincidencia con los conceptos del ministro. Kicillof consideró que “para el futuro plantean cambiar la arquitectura financiera internacional y esto pone fuerte presión sobre el juzgado de Griesa para que revise su decisión”. “Para el presente y el pasado van a tener que ser las políticas de los países las que den una solución, porque con los contratos viejos no hay nada que hacer”, señaló.

Kicillof indicó que “se nota preocupación por la economía mundial. Se pensaba que se iba a crecer más fuerte pero los pronósticos se está revisando a la baja”. (DyN)

Comentarios