Golpe de escena nocturno

Hamilton ganó y aprovechó el abandono de su compañero Rosberg para subirse a la punta

CON AUTORIDAD. Sin Rosberg en la pista, a Lewis Hamilton el único que le impuso presión fue Sebastian Vettel. Pero el británico impuso condiciones con el Mercedes. CON AUTORIDAD. Sin Rosberg en la pista, a Lewis Hamilton el único que le impuso presión fue Sebastian Vettel. Pero el británico impuso condiciones con el Mercedes.
22 Septiembre 2014
Poco antes del inicio del GP de Singapur, la única cita del calendario de la F-1 que se realiza en horario nocturno, todo el paddock de la “máxima” estaba atento a lo que sucedía en el box de Mercedes. Cuando faltaban unos minutos para el arranque de la carrera, sus técnicos andaban presurosos alrededor del auto del alemán Nico Rosberg dejando en claro que algo estaba pasando. El líder del torneo, finalmente, salió de los pits y se dirigió hacia la grilla para ocupar el segundo lugar, detrás de su compañero inglés Lewis Hamilton. ¿Habría sido sólo un susto? No, por el contrario. Fue algo grave y que dejó al germano sin sumar puntos en la 14ª fecha del calendario. Un problema con el volante le impidió dar la vuelta previa y lo obligó a largar desde boxes. Anduvo deambulando por los últimos lugares hasta que fue el momento de la primera detención para cambiar gomas. Un ingeniero trató de solucionar la falla, pero no pudo y Rosberg desertó por segunda ocasión en 2014…

A todo esto, Hamilton aprovechó al máximo la situación. Ya el sábado, en la clasificación, había demostrado que quería irse con el premio mayor. Hizo la pole y marginó al segundo lugar a Rosberg. Sin Nico detrás al momento de la largada, Lewis no tuvo problemas para realizar una partida perfecta. Mantuvo el primer lugar e impuso un ritmo que puso a raya al alemán Sebastian Vettel (Red Bull), su escolta. En un circuito difícil para el sobrepaso y que no permite errores, el moreno fue siempre a fondo para desanimar cualquier ataque del campeón. Y lo logró pese a la tensión de los giros finales. Luego de una neutralización para retirar las partes del alerón delantero del Force India del mexicano Sergio Pérez, Hamilton voló para alejarse de Vettel ante la necesidad de hacer la última parada para cambiar las gomas súper blandas por las blandas. Retornó a la carrera en el segundo lugar a falta de ocho giros. Sin embargo, Vettel no tuvo con qué defender la vanguardia y Hamilton volvió a la punta.

Después de penar varias veces con la confiabilidad de su “Flecha de Plata” y hasta con la vehemencia de su coequiper, Hamilton disfrutó como nunca este séptimo éxito del año ya que le permitió pasar al primer puesto del torneo, aunque por escasos tres puntos sobre Rosberg. Sin dudas, lo que viene será una gran batalla.

Comentarios