Ni un segundo que perder

Padilla marcha 7° en la general, García Hamilton y Assaf, al acecho de la punta en Clase 3.

21 Sep 2014
2

FALTA DE RITMO. García Hamilton (izquierda) y Padilla (derecha) acusaron la falta de timming que les causaron las ausencias y los parates, aunque tras la primera jornada, esperan haber entrado en ritmo. FOTOS GENTILEZA MARCELO MERCADO /DIARIORALLY

Si hubo un punto de coincidencia en el balance parcial de los tucumanos tras la primera jornada del “2° Rally de los Glaciares”, fue ese incómodo regusto a insatisfacción. Ese que, resumido a una expresión común, se entendería como “no estuvo mal, pero podría haber estado mejor”. Gerónimo Padilla terminó 7° en Maxi Rally y ostenta idéntica posición en la general, mientras que Tomás García Hamilton y Samir Assaf concluyeron la primera etapa en el 2° y 3° lugar de la Clase 3, respectivamente.

Al tope de la clasificación parcial terminó el cordobés Federico Villagra, que aprovechó los problemas de freno de su coterráneo Marcos Ligato y el abandono del peruano Nicolás Fuchs. “El Coyote” marcó un tiempo de 44’35”, seguido a 14” por el puntano Miguel Baldoni y a 19” por Ligato.

Padilla y García Hamilton coincidieron en señalar a la falta de ritmo como causa principal de no haber rendido como esperaban. “Lo sentí sobre todo en la primera vuelta. La hoja estaba bien, pero yo estuve muy dubitativo y en este nivel, esas dudas se reflejan en el tiempo. Por suerte en la segunda mejoramos y logramos terminar séptimos. Pero no fue mi mejor día, no estuve fino”, se reprochó Padilla, que a bordo de su Ford Fiesta registró 45’48”

“Perdí mucho en el primer tramo por la falta de ritmo, al estar parado tanto tiempo. No me encontraba ni con el auto ni con el navegante”, lamentó “Tomy”, que sobre el final rompió un neumático y terminó dándole ventaja a Álvaro Marchetto, ganador de la etapa en la C-3. “La diferencia que lleva el líder no es mucha, se puede recuperar tiempo. Pero no me puedo olvidar que Samir está muy cerca. Por suerte, me adapté bien a los caminos, pese a no conocerlos”, sacó en limpio el de Subaru, que marcó 46’44”.

Assaf, que ya sabe lo que es ganar en El Calafate, se encontró con algunos cambios en el trazado que le costó asimilar. “Está muy distinto el camino. Se compactó muchísimo en algunos tramos y había muchísimo grip. Además sobre el final se desalineó el auto y se volvió difícil manejarlo”, contó el monterizo, que quedó a 5”5/10 del de Yerba Buena, y a 30” del líder. “Poder, se puede descontar. Hay que salir rápido, pero con mucho respeto, porque esperan tramos muy duros. Igual, pensamos en el campeonato, así quesaldremos a hacer una carrera inteligente”, cerró el de Mitsubishi.

Comentarios