El debate giró en torno de la intervención estatal

Los empresarios insisten en que la iniciativa es anticonstitucional y, por esa razón, están dispuestos a recurrir a la Justicia. Kicillof dijo que “son fantasmas” las acusaciones respecto de que el Gobierno quiere llevarse “los granos de los silos bolsa”

18 Sep 2014
1

FÉRREA DEFENSA. EL BLOQUE OFICIALISTA EN LA CÁMARA BAJA JUSTIFICÓ EL PROYECTO DE LA CASA ROSADA PARA APLICAR CAMBIOS A LA LEY DE ABASTECIMIENTO.

BUENOS AIRES.- La Cámara de Diputados debatía esta madrugada la modificación de la Ley de Abastecimiento, iniciativa que cuenta con media sanción del Senado y es rechazada por el sector empresario, y que el kirchnerismo preveía aprobar ya que tiene los votos necesarios para hacerlo. Pasadas las 22, y tras un acuerdo entre los principales bloques, los diputados resolvieron acortar la lista de oradores para poder votar a la madrugada, entre las 3 y las 4, en lugar de hoy al mediodía como estaba previsto.

La diputada informante por el oficialismo, Diana Conti, admitió que el proyecto prevé que el Estado intervenga en los campos donde “acopian materias primas que son necesarias para satisfacer necesidades básicas y lo hacen con afán de lucro desmedido”. Esto desató una dura reacción de los diputados opositores. Más temprano, el presidente de la Sociedad Rural, Luis Etchevehere, explicó que el campo ya está en alerta. “Es muy probable que puedan entrar a los campos y decomisar los granos que se están acopiando por una cuestión de inflación”, aseguró.

Por su parte, el ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmó que “son fantasmas” las acusaciones sobre que el Gobierno pretende la Ley de Abastecimiento para llevarse “los granos de los silos bolsa”, uno de los cuestionamientos a la norma realizados por los empresarios. “Es una locura pensar que vamos a regular los precios de los bienes de la economía”, enfatizó.

Junto a la reforma de la Ley se Abastecimiento, se trataban los proyectos de creación de un observatorio de precios y de instauración de un fuero especial para conflictos entre empresas y consumidores. La sesión se inició pasado el mediodía con un quórum obtenido por el oficialismo -139 legisladores- con la presencia, entre otros, del diputado Martín Insaurralde, el moyanista Omar Plaini, el massista Alberto Roberti y los legisladores que responden al gobernador cordobés José Manuel De la Sota, esto es, Juan Schiaretti, Carlos Caserio y Blanca Rossi. Ninguno de los candidatos presidenciales de la oposición -Julio Cobos, Ernesto Sanz, Elisa Carrió, Hermes Binner y Sergio Massa- participó de la sesión.

La modificación de la Ley de Abastecimiento es rechazada por gran parte de los bloques de la oposición, que se manifestaron divididos en lo que respecta al observatorio de precios y los tribunales para conflictos entre empresas y consumidores. La kirchnerista Conti, presidenta de la comisión de Asuntos Constitucionales, resaltó que la iniciativa apunta a que el Ejecutivo tenga los instrumentos para defender a usuarios y consumidores”. Estimó un despropósito que “en el siglo XXI no tengamos una normativa que proteja a usuarios y consumidores” de maniobras de cartelización y de monopolización. Conti exhortó a viva voz a la oposición, especialmente al bloque radical, a que reflexione y les sugirió a sus “compañeros, correligionarios” que “miren menos a Lanata, lean la Constitución y miren al pueblo”.

Por su parte, Martín Lousteau (Suma+Unen), señaló que la ley impulsada por el Gobierno “no es un instrumento idóneo para bajar la inflación” porque, alertó, la causa de esa problemática son los “horrores macroeconómicos”. La massista Graciela Camaño respondió a las acusaciones del oficialismo al advertir que “no nos pueden venir con el cuento de que defendemos la concentración económica cuando a largo de once años otorgaron subsidios que a veces resultan inexplicables”. La radical Patricia De Ferrari, presidenta de la comisión de Defensa de la Competencia, apuntó que la ley que impulsa el Gobierno tiene “irregularidades y vicios insalvables” y es “anacrónica y vetusta”. Para el diputado del Frente Renovador y ex titular de la UIA, José Ignacio De Mendiguren, la propuesta del oficialismo es “inconstitucional” y alertó que “acorralar a la inversión es un error estratégico grave”, porque afectará la recuperación de la economía del país.

El macrista Pablo Tonelli sostuvo que esta ley “atrasa más de 50 años” y advirtió que la propuesta “es una gran delegación de las facultades que el Congreso haría al secretario de Comercio”, Augusto Costa. Su compañero de bancada, Federico Sturzenegger, apuntó que “esta ley somete a toda la actividad económica a la sanción y apriete arbitrario y discrecional de los funcionarios” y señaló que normas de este tipo se aplicaron a la carne, a la energía y al dólar y “los resultados: la carne más cara que en Estados Unidos, la energía la tenemos que importar y el dólar está a 15 pesos y cada vez faltan más”.

En tanto, Margarita Stolbizer (GEN) consideró que “para defender a los usuarios, consumidores y la libre competencia, existen muchas leyes vigentes. No hacen falta nuevas. Lo que hace falta es cumplirlas y un estado con funcionarios honestos y competentes que controle”.

Otro de los que se manifestó en contra de la reforma de la Ley de Abastecimiento fue Claudio Lozano (Unidad Popular), quien desafió al kirchnerismo a “dar un debate sobre el capital concentrado” y advirtió que “el Gobierno tiene las herramientas para intervenir y normalizar las ganancias del capital concentrado”.

Kicillof afirmó que “estas son leyes de defensa de los consumidores y de las pequeñas empresas. Con esta ley cualquiera que reclame podrá ir a la Secretaría de Comercio y en 10 días deberá tener un representante de la empresa sentado enfrente. A ese mayor costo es a lo que se oponen”. (DyN)

Comentarios