“Inolvidable” - LA GACETA Tucumán

“Inolvidable”

Balvorín vivirá un día especial ante San Martín, club al que quiere volver.

14 Sep 2014
1

AGRADECIDO. Gustavo Balvorín volverá a La Ciudadela que tantas veces tuvo a su favor y hoy intentará amargar con goles.

Aunque su último paso por La Ciudadela no fue del todo fructífero, Gustavo Balvorín no olvidará jamás las dos temporadas que pasó con la camiseta de San Martín. “Me resultarán inolvidables”, lo asegura él, hoy 9 de Juventud Antoniana, justo en el previa a un duelo especial por donde se lo mire y que arrancará a las 17.

La vida hará que, junto a Gustavo Ibáñez, estén en la vereda del frente como quizás nunca hubieran imagino. Aunque eso no hará que dentro de su corazón “Ring...Ring” borre el sentimiento especial por San Martín. “Es que desde hacía mucho tiempo que mi objetivo era jugar en San Martín y Dios me permitió cumplir esa meta. A través de los años, la vida me dio la posibilidad de jugar en muchos clubes y hacer muchos goles, pero los que grité con esa camiseta tenían un gusto muy especial, por el ‘feeling’ que tuve con la gente”, dijo el artillero que el 6 de septiembre cumplió 37 años y al que todavía le sobran ganas de ponerse los cortos y salir a la cancha unos años más.

Cuando en el hall del hotel que desde ayer al mediodía aloja al plantel de Juventud Antoniana LG Deportiva le preguntó cómo imagina que será su reencuentro con el hincha “santo”, Balvorín no ocultó que desde hace días supone un recibimiento cordial. “Lo que ocurre es que cada vez que me puse esa camiseta traté de dejar hasta la última gota de sudor. Nunca me guardé nada. Me llamaron para hacer goles y creo que respondí con creces”, entiende , consciente de sus cosechas en La Ciudadela. “Tener un promedio de un gol por partido jugado no es poca cosa y eso es lo que siempre me reconoció el simpatizante. Por todo esto, soy optimista en cuanto al recibimiento de la gente”, analizó el atacante que junto al “Súper Ratón” serán otra vez las cartas ofensivas de los salteños.

Balvorín también se hace tiempo para pensar en las realidades de ambos equipos y reconoce que los dos llegan a este compromiso con la obligación de conseguir los tres puntos. “A pesar de que esto recién empezó, ninguno de los dos nos podemos dar el lujo de dejar puntos en el camino. Por esa causa, creo que será un partido atrapante y con muchas situaciones de gol” manifestó el amigo no sólo de Ibáñez, sino también de Franco Sosa y Bruno Lescano que igualmente forman parte de la legión tucumana que tiene el plantel del “santo” salteño.

El partido para el atacante será además una especie de prueba de superación. Es que a pesar de que los años no vienen solos, guarda muy dentro suyo la esperanza de volver a vestir la camiseta de San Martín, y él lo jura: “Sería una hermosa excusa para poder decirle adiós definitivamente a esta profesión que me posibilitó vivir tantas emociones inolvidables. Soñar no cuesta nada y mucho menos si lo hago con los ojos abiertos”.

Comentarios