Girolami fue el mejor de noche, pero también de día

08 Sep 2014
1

Fue una bisagra la octava fecha del Súper TC 2000 ya que hubo un cambio de mando en el campeonato, que ahora lidera Néstor Girolami tras ganar las dos carreras en el Callejero de Santa Fe. Es rutilante el momento de “Bebu” y de Peugeot, marca que luego de 19 años puede recuperar la gloria en el Turismo Competición.

Girolami escribe su propia historia con el 408. Es polémico por correr al límite, algo que le costó tener pocos amigos entre sus colegas. Eso, sumado a la “no invitación” de la ACTC para competir en 2014 en el Turismo Carretera tras la suspensión que recibió por aquel incidente en Rafaela, potencia su necesidad de ser campeón. También da pelea en el Top Race V6, donde retornó este año ganando en Junín tras una maniobra controversial con su actual compañero en el “león”, Agustín Canapino. El factor clave de Girolami es su fuerte mentalidad ya que defiende a capa y espada su forma de correr.

Al impecable éxito del sábado a la noche, Girolami le sumó otra gran tarea ayer. Ni siquiera lo afectó el ingreso del auto de seguridad para retirar los autos chocados de Emiliano Spataro y Mariano Werner. Es que en el reinicio tuvo detrás al propio Canapino, que no pudo darle alcance.

El balance de la cita santafesina entregó las dos caras de la moneda. La felicidad de Girolami se contrastó con la frustración de Norberto Fontana, que por primera vez en el año perdió la cima del torneo. El “Gigante” abandonó ayer tras dos ingresos a los boxes.

Comentarios