En Ucrania los separatistas redoblan su desafío a Occidente

Se hacen fuerte en las ciudades de Luhansk, Donetsk y en Slaviansk, al este de Ucrania. La cancillería rusa dice que no “repetirá el escenario de Crimea”. Cumpleaños incómodo Grupos prorrusos ocupan más sedes del Gobierno de Kiev y dicen que liberarán a los observadores cuando EEUU y la UE retiren las sanciones

30 Abr 2014
1

KIEV-MOSCÚ.- Un grupo de separatistas prorrusos ocupó otro edificio del gobierno en la ciudad de Luhansk, en el este de Ucrania, mientras los activistas de Slaviansk que mantienen retenidos a observadores militares de la OSCE demandaron la retirada de las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) para liberarlos. Una multitud de más de 2.000 personas ingresó a un edificio de la administración estatal en Luhansk. Los manifestantes, muchos de los cuales vestían máscaras y ropa de camuflaje, no enfrentaron resistencia de la policía e izaron la bandera rusa.

El presidente interino ucraniano, Alexander Turchinov, cuestionó a las fuerzas de seguridad. “Las fuerzas del orden que traicionaron a Ucrania y colaboraron con los terroristas deberán asumir su responsabilidad”, aseguró el mandatario en un discurso televisado.

Turchinov indicó asimismo que la mayoría de las unidades en el este del país no está en condiciones de proteger a la población, por lo que serán reemplazadas.

Los separatistas mantienen ocupado el edificio de los servicios de seguridad de la ciudad desde hace semanas. La situación en Luhansk era en general más calma que la de la vecina región de Donetsk, donde los activistas prorrusos ocuparon edificios estatales y controlan toda la ciudad de Slaviansk.

Los manifestantes demandan que se celebre un referéndum sobre el futuro estatus de la región y una posible unificación con Rusia, similar a la que llevó adelante la península de Crimea. Pero, el viceministro del Exterior ruso, Serguei Riabkov, dijo desde Moscú que el Gobierno no tiene previsto repetir el “escenario de Crimea” en el sureste de Ucrania. “La gente debe poder tener la participación debida en la decisión sobre el futuro de su país”, aseguró. Riabkov admitió que las nuevas sanciones aplicadas el lunes por Estados Unidos y la Unión Europea (UE) podrían perjudicar la economía rusa y acusó a Washington de querer provocar una nueva Cortina de Hierro en Europa.

La UE publicó los nombres de los nueve funcionarios rusos y los seis líderes de los separatistas ucranianos a los que les prohibe la entrada en su territorio y cuyos bienes serán congelados.

El gobierno de Rusia rechazó las sanciones impuestas por EEUU y la UE contra funcionarios y empresas de su país por la crisis en Ucrania. El ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, en declaraciones al iniciar una visita oficial de dos días a Cuba, dentro de una gira que lo llevará también a Nicaragua, Perú y Chile, argumentó que las sanciones carecen de sentido común y son el resultado de las débiles políticas de Occidente.

Pero, la aplicación de las sanciones podría complicar la situación de los observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) que se encuentran en manos de separatistas en Slaviansk. “Sólo regresaremos al diálogo sobre el estatus de los prisioneros de guerra cuando la UE retire estas medidas de fuerza”, aseguró el autoproclamado alcalde de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov.

El gobierno alemán, de donde procede la mayoría de observadores, y la OSCE se esfuerzan por la liberación de los observadores, detenidos desde el viernes pasado. Los prorrusos quieren cambiarlos por detenidos de entre sus propias filas en las cárceles ucranianas, lo que es rechazado por el gobierno de Kiev. La representante de política exterior de la UE, Catherine Ashton, se mostró alarmada por “la espiral de violencia e intimidación” en el este de Ucrania y exigió la inmediata liberación de los siete observadores capturados.

En tanto, tras el atentado que sufrió el lunes, el alcalde de la ciudad ucraniana de Járkov, Guenadi Kernes, fue trasladasdo a un hospital de Israel para su tratamiento. El dirigente, de 54 años y del prorruso Partido de las Regiones del destituido presidente Viktor Yanukovich, está en coma inducido.

El ex canciller socialdemócrata alemán, Gerhard Schröder desató una fuerte polémica en Alemania después de difundirse imágenes de su 70 cumpleaños en San Petersburgo en las que abraza al presidente ruso, Vladimir Putin, el lunes por la noche. El abrazo fue criticado en Alemania al producirse el mismo día en que EEUU y la UE decidieron imponer nuevas sanciones a Rusia. La fiesta fue organizada por la empresa Nord Stream AG, dominada por el consorcio estatal ruso Gazprom. Schröder es un alto ejecutivo del grupo. (DPA-Reuters)

Comentarios