20 Abril 2014
El comienzo del torneo, una semana atrás en Marruecos, ratificó lo que se había avizorado en los test de pretemporada del Mundial de Turismo: los tres autos del equipo oficial Citroën están por encima del resto. Incluso, luego de las contundentes victorias en el circuito de Marrakech, la categoría dejó saber que se efectuarán cambios reglamentarios (algo que está permitido) para evitar que la pugna por cada triunfo y por el título, sea un monólogo exclusivo de los C-Elysée. Dichas modificaciones radicarían en reducir en 60 kilos el peso mínimo de todos los autos, menos los Citroën…

La supremacía del equipo de la marca del doble Chevrón también quedó de manifiesto en Paul Ricard, Francia, en donde la especialidad llevó adelante su fecha 2. Incluso la sanción que recibieron el poleman Sébastien Loeb y su escolta José María López les fueron retirados los tiempos y debieron largar desde el fondo ambas carreras, hizo más notorio el poderío de los coches franceses.

En la primera carrera, que ganó Yvan Muller, Loeb progresó hasta el 2° puesto y “Pechito” hasta el 4°. Mientras que a la segunda el argentino se la adjudicó de manera brillante. En la largada, arriesgando por adentro y superó a diez máquinas en apenas dos curvas.

El éxito de López adquiere mayor relevancia porque lo obtuvo en el circuito en el que Loeb completó 2.500 kilómetros de pruebas y en el cual Muller posee una escuela de manejo. “Pechito” llegará a la próxima cita en Hungría (3 y 4 de mayo) como líder: le sacó 12 puntos a Loeb y 20 a Muller.

Comentarios