Mateo Martínez-Cristina de la Cruz: “Ahora debe ser diferente” - LA GACETA Tucumán

Mateo Martínez-Cristina de la Cruz: “Ahora debe ser diferente”

16 Abr 2014
1

GOLPE. La vice de Martínez, Cristina de la Cruz, mella el bardonismo: secundó a Bardón cuando esta fue decana. la gaceta / foto de Analia Jaramillo

¿Por qué la comunidad universitaria debería brindarle su voto?

Eso lo dirá la comunidad; mas interpreto que es hora de gobernar en serio y conducir la UNT en congruencia con su histórico destino. Yo hace tiempo que me preparo para esa gran responsabilidad; acepto el riesgo de tomar el timón y de retomar el rumbo que soñó Terán. Ello en la certeza de que ahora será diferente.

¿Cuáles son las tres principales medidas que tiene planeado ejecutar hasta diciembre?

Entre las 100 medidas del Centenario destaco: reordenamiento urgente de la administración financiera y convocatoria a audiencias públicas por YMAD, entre otros; recupero del rol del Consejo de Decanos; e inicio de la Reforma del estatuto, para lograr elecciones directas y carrera docente, entre otros temas.

¿Cuál es el primer recuerdo que lo une con la UNT?

Mis recuerdos se entremezclan remontándose a mis 10 años de edad, cuando nuestro Canal 10 en 1966 empezaba a mostrar el logo de la UNT. Luego vienen recuerdos de amigos, estudiando en la UNT y yo todavía en la secundaria. Más adelante veo una imagen fuerte y grata: mi primera clase de Biología en “La Quinta”.

¿Qué responsabilidad implica ser el primer rector del Bicentenario de la UNT?

Percibo el simbolismo propio del Centenario y su trascendencia comunicacional. Mas la misión de un rector, por las responsabilidades sociales y educativas que conlleva -sea o no del Centenario-, tiene más importancia al unir la fresca brisa del legado de Terán con un futuro de promisión.

¿Por qué quiere ser rector?

He tomado esta decisión porque, conjuntamente con un importante grupo de universitarios, nos hemos comprometido, desde hace ya tiempo, a contribuir con la recuperación del orgullo y de la credibilidad de nuestra Casa; a instaurar en ella un Gobierno en serio, que se desarolle en un clima de primavera universitaria y de reverdecimiento académico.

Comentarios