Alicia Kirchner, cuñada de la Presidenta, llegó al Otamendi

Cristina Fernández volvió al sanatorio porteño donde está internada su madre, Ofelia Wilhelm. La acompañan el ministro Kicillof y su hijo Máximo.

OTROS TIEMPOS. Cristina Fernández junto a su madre. DYN (ARCHIVO) OTROS TIEMPOS. Cristina Fernández junto a su madre. DYN (ARCHIVO)
16 Enero 2014

BUENOS AIRES.- La presidenta Cristina Fernández de Kirchner llegó esta tarde al sanatorio porteño Otamendi para acompañar otra vez a su madre, Ofelia Wilhelm, de 84 años, quien fue sometida a una histerectomía programada por un tumor en el útero. Fuentes de la clínica indicaron a LA GACETA que la mandataria entró alrededor de las 16 acompañada por los custodios, que se quedaron en la puerta de la habitación 410. Posteriormente, arribaron su hijo Máximo y el ministro de Economía Axel Kicillof. La última en llegar fue Alicia Kirchner, cuñada de la mandataria.

La familia de Wilhelm ocupa las habitaciones 410 y 411. Una de ellas es la suite presidencial, y tiene un living y un comedor. La circulación en el piso es observada por custodios apostados a la entrada de las piezas. En principio, la madre de Cristina Kirchner habría salido de la terapia intensiva y ocuparía la habitación 410. Junto a ella se encontrarían Giselle Fernández y Máximo Kirchner. Fuentes de la familia expresaron que la situación de la paciente no reviste gravedad, aunque no hubo parte médico. Sin embargo, posiblemente la recuperación sea lenta debido a la edad y al tipo de dolencia de Wilhem.

La presidenta había estado ayer nueve horas en el Otamendi acompañada por su hermana Giselle. Algunas fuentes indicaron que, en ese término, Cristina Kirchner se descompuso, aparentemente como consecuencia de un cuadro de hipotensión. En el sanatorio no hicieron comentarios sobre esta situación, que tampoco fue desmentida por el Gobierno. La mandataria habría hablado con los médicos que atendieron a su madre y se retiró sin exponerse.

"Las cuestiones estrictamente personales de la presidenta las comunica ella y es un tema sobre el que prefiero no emitir ningún tipo de opinión", dijo ayer Jorge Capitanich, jefe de Gabinete.

La jefa de Estado lleva más de un mes en silencio. La última vez que habló en público fue el 10 de diciembre en el acto por el trigésimo aniversario de la recuperación de la democracia. Su última aparición formal tuvo lugar antes de partir de vacaciones al Calafate, cuando tomó juramento a los militares ascendidos, entre ellos, César Milani. El lunes 6 de este mes la presidenta regresó a la Ciudad de Buenos Aires. Desde entonces mantiene reuniones privadas con funcionarios en la Casa Rosada y la Quinta de Olivos.

Publicidad
Comentarios