Patagonia: El "Caribe" del fin del mundo

Aunque suene extraño, algunas playas del sur están bañadas por aguas cálidas

01 Dic 2013
1

LA GACETA / FOTO DE JOSé NUNO (ARCHIVO)

¿Patagonia? ¿En verano? Para muchos las vacaciones de principio de año son sinónimos de playa, sol y agua. Pensar en una campera inflable y guantes para enero o febrero puede parecer un mal sueño, pero la vasta Patagonia argentina se encarga de cambiarles la idea. El sur del país aloja paisajes encantadores, montañas, ríos, lagos y también accidentes que nos permiten disfrutar de la playa, como en el caso de Las Grutas y Puerto Madryn.

"Viajar a la Patagonia no implica solamente conocer el sur, sino conocer buena parte de la Argentina. El recorrido hasta llegar a los destinos nos pone en contacto con lo más bello de este extenso país", describe Fernando Mignone, de la agencia BaliHai. Y a continuación, Juan José Rodríguez, experto en este destino, cuenta todo lo que es clave saber.

Los que insisten en pasar las vacaciones de verano en la playa, no quieren o no pueden salir del país pero tampoco desean enfrentarse con el tumulto de la Costa Atlántica, tienen una buena opción en Las Grutas, provincia de Río Negro. Sus playas y sus aguas son perfectamente tolerables ya que vienen bañadas por la corriente cálida del Brasil, lo que convierte a esta villa en el punto favorito para veranear en la Patagonia.

"La única desventaja que tiene Las Grutas (foto) es que no cuenta demasiadas opciones. Hay lindas playas, lindo clima, buena gastronomía y el agua más cálida de la costa argentina, pero tiene las limitaciones de un turismo receptivo pequeño, sin demasiados atractivos culturales, como teatros, por ejemplo. Por eso, es un destino que yo recomiendo para aquellos que quieran hacer principalmente playa", explicó Rodríguez, y estimó que una estadía que deje conformes a todos es de cuatro días.

Aprovechar el viaje
Para los que quieran aprovechar y sacarle el jugo a los varios kilómetros que hay que recorrer, existen paquetes que invitan a conocer varias ciudades en un período de 22 días. "Nosotros ofrecemos un viaje que no sólo llega al 'fin del mundo', con todo lo emotivo que esto implica, sino que permite visitar y conocer otras ciudades como Mendoza, Bariloche, El Bolsón, Esquel, El Calafate, Ushuaia, Puerto Santa Cruz, Madryn. Por eso decimos que viajar a la Patagonia implica conocer casi todo nuestro país", invita Rodríguez.

En el itinerario que propone Rodríguez, se incluyen noches y excursiones en casi todos los destinos y visitas a sitios emblemáticos, como el Glaciar Perito Moreno, el Paso de Garibaldi o el Puerto de Ushuaia, por ejemplo.

Buceo y windsurf
Para los que sigan insistiendo en hacer vida de playa y nada más que playa, Puerto Madryn es otra de las alternativas en la costa patagónica. La ciudad se emplaza a orillas de las aguas azules del Golfo Nuevo, en la costa este de Chubut. Quien dice Madryn piensa de inmediato en la ballena franca austral, pero para ver este espectáculo natural es necesario visitar la ciudad entre junio y diciembre. En esa época, miles de ejemplares de la ballena arriban a sus costas. Madryn, conocida como la Capital Nacional del Buceo, ofrece durante todo el año diversas actividades náuticas, entre ellas el windsurf. Los días en sus playas, con un calor que en verano puede alcanzar los 35°, se dividen entre el relax de un entorno natural imponente y las posibilidades de aprender a bucear. Además, los amantes de la pesca se encontrarán con un sitio inolvidable.

PÁGINAS RECOMENDADAS

• www.interpatagonia.com

• www.lasgrutasrionegro.com.ar

Comentarios