Cartas de lectores - LA GACETA Tucumán

Cartas de lectores

03 Nov 2013

PROTESTAs ESTUDIANTILES

Los movimientos estudiantiles de protesta comenzaron y se acentuaron en nuestro país en la década del 40, a pesar de que el gobierno elegido democráticamente ganó las elecciones por amplia mayoría, e independientemente de las conquistas sociales y económicas, los estudiantes reaccionaban ante actitudes antidemocráticas: autoritarismo y lo hegemónico. Funcionaba como un termómetro, al igual que cuando un bebé llora, lo hace por dos motivos fundamentales: tiene hambre o está enfermo, tales aspectos no tienen discusión. En el ámbito de la Policía Federal se creó la repartición "Leyes Especiales", cuya función era el control de políticos, sindicalistas y estudiantes, dirigida por el famoso y triste comisario Amoresano y los hermanos Cardozo. Estos movimientos estudiantiles se trasladaron posteriormente a Francia, España, Italia, más tarde a México y hace muy poco tiempo a Chile. Hoy surgieron nuevamente en Buenos Aires y en Tucumán. En nuestra provincia es obvio que los reclamos una vez más surgen de ese termómetro que denota actitudes autoritarias y hegemónicas. A mi juicio, los reclamos estudiantiles son legítimos; el comedor es una gran necesidad: en los años 50 ya existía en la Universidad de La Plata con gran éxito. El boleto estudiantil es una necesidad ya que nuestro transporte es uno de los más caros del país. El gobierno salió al cruce diciendo que no puede afrontar 17 millones de pesos que le costaría; sin embargo, no le tembló el pulso cuando en la última elección legislativa en un día se gastaron $10 millones en transporte para votantes y bolsones, sin contar lo gastado en el interior. También tengamos en cuenta las cifras millonarias invertidas en publicidad; nunca entendí por qué los gobiernos provincial y municipal necesitan publicidad. El otro tema es la inseguridad: nadie tiene duda de que es moneda corriente. Insisto, los efectos causados por las protestas tienen causas absolutamente lícitas; a eso es a lo que tenemos que abocarnos. Es la fuerza de la razón.

Juan Carlos Bernard
Salas y Valdés 1.251 Torre II 1° C
San Miguel de Tucumán


LOS CONSEJOS DE SÓCRATES

Según la opinión de Platón, Atenas era un pueblo admirable, dotado y provisto de todos los medios para triunfar, pero también torpemente desarreglado y víctima de las más violentas ambiciones. Atenas estaba en poder de políticos mediocres, de hombres sin la debida preparación, y malos por ignorancia. Lo que siempre afirmaba Sócrates, y aconsejaba la ineludible conveniencia y necesidad de prepararse para la política, aun con más cuidado que para toda otra función. Pues el que no sabe, destinado está a equivocarse; equivocándose, se conduce torcidamente, y conduciéndose torcidamente, ora en la vida privada, ora en la pública, será desgraciado y hará desgraciado a los demás. Enseñaba Sócrates que no se escapa de la desgracia siendo ricos sino sabios. Cuantos quieran regir debidamente no sólo su propia persona y sus intereses, sino y con mayor razón, los de la ciudad, deben apresurarse a adquirir sabiduría, es decir virtud. Estos consejos los daba Sócrates a Alcibíades, quien había asaltado los negocios públicos, empujado por una inquietante e invencible ambición, que con tal de saciarla, había de tenerle sin cuidado que enraizase la paz y la serenidad en los turbados espíritus que tanto necesitaba Atenas. Es decir, le faltaba a Alcibíades lo que le sobraba a Sócrates: virtud, idea firme de justicia, verdadero espíritu ciudadano, fuerza moral. Cualquier similitud de la situación política de hace 2.500 años en Atenas, con la situación política actual, imperante en nuestro país, se debe sólo a la pura realidad.

Roberto Walter Sehringer
[email protected]


DISCONFORMES

"Contentos, nunca conformes", fue el título de un documento de funcionarios y legisladores oficialistas (LA GACETA del 1/11). Lo de "contentos" es comprensible, pero lo de "nunca conformes" es preocupante.

Ramón Eudal
[email protected]


COLACIÓN DE GRADOS

El jueves, mi hija fue invitada por la Facultad de Arquitectura y Urbanismo a recibir finalmente el diploma por haber terminado su carrera en abril de 2011, instándola a llevar al acto de colación a su familia y amigos. Los egresados eran unos 150, más sus familiares y amigos; fuimos hacinados en el salón de actos. A las 18 no había asientos disponibles, aire acondicionado no había, hacían 44 grados, y todo siguió empeorando a medida que llegaba más gente. Después de las 19 se inició el acto con 25 minutos de música clásica que se adivinaba bien ejecutada pero no se escuchaba entre las voces del público mortificado por el tremendo calor y el plantón. Luego, hubo 35 minutos de palabras y el intento del decano de darle un tinte jocoso a semejante abuso ejercido sobre un público cautivo. Comenzaron a tomar juramento y entregar los diplomas a los egresados de a cuatro. Cuando por fin mi hija recibió el suyo a las 20.20, huimos de la tortura lo más rápido posible. Arquitectura no tiene aire acondicionado en su salón de actos, lo llena con el triple de gente de la que puede acomodarse, no tiene un simple micrófono que sirva y a nadie se le ocurrió pensar que convocar semejante cantidad de personas era una falta de respeto y que podrían haber repartido la colación de grado en varios días, ya que adeudaban diplomas desde 2010. Creo que eso es tan lamentable como la impericia de la facultad para organizar actos de esa naturaleza.

María Delpero
[email protected]


ESPEJOS BIsELADOS

Seamos espejos biselados de equilibrada templanza, donde puedan verse reflejadas las miradas seguras, tranquilas, pujantes de nuestros niños y jóvenes porque supimos ser apoyo y faro. Con nuestro compromiso de mamá, papá, familia, educadores, iglesia y gobernantes, echemos raíces profundas de coherencia en nuestras obligaciones para sostén, alegría y feliz desenvolvimiento de los hijos y sociedad a veces desorientados, a la deriva por una pecaminosa incoherencia en el vivir de los mayores. Los integrantes del Gobierno sepan ser coherentes con sus posturas. Basta de críticas insanas. Propongan en las legislaturas acertados proyectos; den el beneplácito a las buenas obras realizadas por el gobierno opositor a sus partidos que, en definitiva, resultan en el bien de la patria. Critiquen los equívocos con educación, con comprensión para que tengan fuerza. Que el proyecto de la pronta realización del dique del Potrero del Clavillo en los dos años que restan para las elecciones presidenciales, no perturbe en absoluto la dignidad de vuestro quehacer, para lo que fueron elegidos.

Juana Sadir de Asfoura
[email protected]


UNA VÍCTIMA

Soy aquella mujer que privaron de su libertad, violaron, golpearon, humillaron, torturaron por el solo pecado de ir por un aviso de trabajo. Tengo varias preguntas: ¿Por qué no libraron la orden de allanamiento hasta que hice la denuncia en derechos humanos? ¿Por qué lo cubrían judicialmente a Sirnio? ¿Y quién, aparte de la señora fiscal Adriana Reynoso Cuello, lo amparaba y por qué? ¿Por qué se archivaron o cajonearon las otras siete causas más que tenía? A la hora del allanamiento, ¿qué hacía la señora Sánchez Tardán, abogada de Sirnio, en el lugar? ¿Por qué no dejaron que actuara el Grupo Cero? De haber sido así resguardaban a estas dos personas que hoy estarían con vida. ¿De quién es la culpa ahora? ¿Por qué, a partir de este caso, se habla de seguridad en los Tribunales, cuando la víctima soy yo? ¿Por qué no se habla de un protocolo para mujeres abusadas sexualmente? ¿Por qué hay discriminación por clase social y violencia de género por el propio Poder Judicial? ¿Por qué no se habla de que los pobres ni siquiera podemos ir seguros a buscar un trabajo? ¿Por qué la Justicia me revictimizó maltratándome psicológicamente? Qué distinto sería si todos hiciéramos valer nuestros derechos, ¿verdad? Y llenamos el mundo de locos… que peleen por justicia, valores, respeto, códigos, dignidad, y si me gusta, si es así, entonces, ser loca. Pero no se olviden de que también soy víctima, no sólo de Sirnio Romanazzi, sino también soy víctima del Poder Judicial.

Sandra Noemí Ocampo
[email protected]


ÁRBOLES DE YERBA BUENA

Luego del temporal que azotó Yerba Buena, ahora la culpa la tendrán los árboles que son peligrosos; que ensucian la vereda... Los árboles se caen por el maltrato que les da la "civilización". Cuando se construyen viviendas, negocios o se hace alguna obra pública, los "civilizados" cortan sus raíces desaprensivamente o podan sus ramas sin ningún tipo de respeto por las buenas prácticas aconsejadas por técnicos en silvicultura. Esto los desbalancea y los debilita por la proliferación de hongos en sus heridas. Deseo que algún día aprendamos a respetar la flora; si no lo hacemos por respeto a la naturaleza, aunque sea lo hagamos en defensa propia.

Bernardo García Hamilton
[email protected]


DORMIDA EN EL TIEMPO

Soy un visitante dominical de Alderetes desde hace 30 años. El recorrido habitual hacia el Barrio Nicolás Avellaneda me permite algunas reflexiones desfavorables hacia quienes son los responsables de un municipio que, desde su puerta de entrada, da la impresión de haberse dormido en el tiempo. No parece que en esta década se le haya dedicado atención a la falta de señalización, alumbrado y seguridad vial al ingreso y salida con referencia a la Capital; su avenida Rivadavia, a la sazón continuación de la ruta que conduce a la Banda hacia el sur y hacia Burruyacu hacia el norte, tiene cuatro manos -dos en cada sentido-, con giro a la izquierda, que la transforman en un pandemónium vehicular, con motos y toda suerte de maniobras irresponsables y temerarias, que desafían la más proficua imaginación. ¿Nunca pasaron por la cabeza de sus autoridades soluciones alternativas que evidencien una preocupación por planificar con personal calificado? Las veredas con función urbanística no existen; los frentes no mantienen una línea definida de construcción en un "haga lo que quiera", donde se mezclan indecorosos frentes, negocios legales e informales. Y a esta lamentable contaminación visual sin verde ni estética, se suman los pasacalles políticos de una dudosa gestión, donde ni el intendente quiere residir -optando por Yerba Buena- y su casa de fin de semana, con laguna artificial y polígono privado, está lejos de Alderetes.

Roberto Ahmad
[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios