Ni en las PASO ni el domingo pesó el "voto joven"

En agosto, el 75% de los chicos de 16 y 17 años habilitados para sufragar escogió abstenerse; y la cifra se habría mantenido en las generales. La ley nacional que habilitó a los adolescentes a acudir a las urnas fue sancionada el año pasado. Pese a las jornadas de capacitación y las charlas de la Justicia Nacional Electoral local y de otros organismos, la mayoría desistió de hacer uso del derecho. Hace seis días, autoridades de mesa de varias escuelas coincidieron en la poca concurrencia de este sector.

AGUARDANDO EN YERBA BUENA. Electores hacen fila, esperando su turno para sufragar. Se vio a pocos adolescentes participar de estos comicios. LA GACETA / FOTO DE INES QUINTEROS ORIO AGUARDANDO EN YERBA BUENA. Electores hacen fila, esperando su turno para sufragar. Se vio a pocos adolescentes participar de estos comicios. LA GACETA / FOTO DE INES QUINTEROS ORIO
02 Noviembre 2013

En las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto los jóvenes pudieron, por primera vez, elegir si elegían alguno de los precandidatos a diputado nacional que aspiraban a superar esa instancia. Y aunque la Justicia Nacional Electoral (JNE) y organismos del Gobierno provincial difundieron conceptos sobre el sufragio para adolescentes de 16 y 17 años en diferentes puntos de Tucumán, la gran mayoría de los chicos decidió abstenerse de asistir a las urnas.

El secretario nacional electoral Rogelio Rodríguez del Busto explicó, ante una consulta de LA GACETA, que sólo un 25% de estos jóvenes sufragaron en las PASO. "Votaron muy pocos; quedaron sin ir unos 18.000 (los habilitados eran 24.000)", detalló el funcionario.

Si bien la JNE todavía no tiene las cifras respecto a este punto del domingo pasado, armadores del oficialismo y la oposición consideraron que a priori no hubo un incremento. De hecho, durante la cobertura de los comicios, LA GACETA consultó a autoridades de mesa de al menos una decena de escuelas y colegios de la Capital y el interior, y todas las fuentes coincidieron en la baja concurrencia de jóvenes.

Sin sanciones

Hace un año, tras una extensa sesión, la Cámara de Diputados de la Nación sancionó la ley que habilita el sufragio a partir de los 16 años, norma que había sido impulsada desde la Casa Rosada. Se estableció en el Código Electoral Nacional (CEN) que estos "nuevos electores" no tendrán obligación de sufragar; su decisión no implica sanción alguna por parte de las autoridades electorales.

La JNE logró estimar el número de adolescentes que no se presentaron en las PASO al realizar el Registro de Infractores al Deber de Votar (RI). En Tucumán, en esa instancia, el 75% de los electores jóvenes eligieron abstenerse.

Rodríguez del Busto detalló "en muchos casos (los adolescentes) no tenían el DNI". Aunque debían renovar el documento para figurar en el padrón, el funcionario electoral aclaró: "una cosa es que lo hayan actualizado y otra es que lo tengan". Además, consideró que la fecha en que se celebraron las PASO encontró a muchos tucumanos de esas edades fuera de la provincia. "Otro motivo de la baja participación puede ser que (las elecciones de agosto) se dieron justo en época en la que muchos colegios salen de gira; ese factor también influyó", expresó.

Junto al juez federal con competencia electoral, Daniel Bejas, Rodríguez del Busto llevó adelante capacitaciones y charlas en diferentes escuelas, para difundir conceptos respecto a la modalidad de sufragio que debutó este año. "Yo no vi mucho entusiasmo por ir a votar; de hecho, muchos objetaban la medida, no estaban de acuerdo. Por ejemplo, cuestionaban por qué estaban capacitados para votar, pero no (se los consideraba con edad) para ir presos, por ejemplo. No estaban de acuerdo", remarcó el secretario electoral.

LA GACETA le consultó luego si estas cifras permitían alguna lectura respecto al nuevo sistema, calificado por sectores críticos como una estrategia electoralista del oficialismo. "Yo lo descartaría; no ha sido así. De los que fueron a votar, me animaría a decir que la mayoría no milita en ningún partido; eran independientes. Y la mayoría de los chicos que actualizaron el DNI concurren a colegios privados, no a públicos", señaló Rodríguez del Busto. Y narró una experiencia que vivió hace pocos meses. "Voy a contar una anécdota, a modo de ejemplo: en una capacitación en Banda del Río Salí, frente a unos 300 chicos, yo pregunté quiénes estaban en condiciones de ir a votar, quiénes tenían el DNI; habrán levantado la mano solamente unos 10. El Gobierno ni siquiera habilitó móviles de documentación rápida", afirmó.

Una ley provincial cuestionada

El año pasado, la Legislatura sancionó una ley similar a la norma nacional que habilita el voto optativo entre adolescentes de 16 y 17 años para cargos nacionales. En este caso, la ley habla del voto optativo para que los electores de esa franja etaria puedan escoger, en comicios provinciales, fórmulas de gobernador y vicegobernador; intendentes; legisladores; concejales; y comisionados rurales. Si bien ese proyecto, impulsado por el gobernador, José Alperovich, ya fue aprobado y promulgado, sectores de la oposición realizaron planteos judiciales, pues consideran que esa medida es inconstitucional. Ocurre que el Congreso de la Nación modificó el carácter del voto al cambiar la ley del Código Electoral Nacional, mientras que las características de las elecciones provinciales están previstas en la Constitución local.

"En cuanto supe que podría sufragar, actualicé el DNI; y por supuesto que fui el domingo" 

Nicasia Segura (16 años) milita en el Partido Obrero. Por iniciativa de ella, sus compañeros de curso invitaron militantes de varias fuerzas y realizaron un simulacro de votación antes de las PASO. Según dijo, ni bien se enteró de que contaría con la posibilidad de votar, no lo dudó ni un instante. "Desde chiquita, mi mamá me hablaba de la situación política, de los problemas que hay. Y cuando fui un poco más grande me involucré más y me sumé a militar. En cuanto supe que podría votar, actualicé el DNI; y por supuesto que fui el domingo", contó a LA GACETA.

"No es algo muy complicado, en realidad, pero sí es una responsabilidad muy grande" 

Andrés Ramasco tiene 17 años, y contó que el domingo pasado eligió hacer uso de su derecho de no sufragar. "Tomé esa decisión porque no me siento preparado todavía para una responsabilidad como esa. No es algo muy complicado, en realidad, pero sí es una responsabilidad muy grande", le contó el adolescente a este diario. Aunque no milita, afirmó que sí se interesa por política, pero como tema de conversación. "Quizás nos faltó un poco de capacitación, o conocer más las propuestas de los candidatos", reflexionó Andrés.

"Los jóvenes debemos ser ciudadanos, y participar es parte de nuestra formación" 

Ariel Saracho, de 17 años, es militante de La Cámpora, y contó que sus compañeros celebraron la ley que habilita el "voto joven". "Más allá de que sea un derecho (de ejercicio optativo), los jóvenes lo tenemos que tomar como obligación. Es algo que hemos ganado. El joven debe ser ciudadano, y participar es parte de nuestra formación", destacó Ariel. Además, consideró que si un adolescente es capaz de debatir sobre este asunto, significa que es apto para votar. "Valoramos la posibilidad de poder elegir, de dejarnos ser parte", añadió.

"He sentido la misma responsabilidad que cualquier ciudadano" 

Con 17 años, Juan Manuel Hernández decidió que era momento de experimentar con su participación activa en la democracia. "Yo fui a votar, sobre todo porque he sentido la misma responsabilidad que cualquier ciudadano; me preocupé en averiguar por los candidatos, y hablábamos con los profesores, que nos explicaron varias cosas", destacó el joven. En ese sentido, destacó que percibía que su deber cívico "era igual que el de los adultos". "A mi edad, no se sabe demasiado de política; es importante que nos aconsejen", destacó.

"Prefiero no participar de cosas en las que no siento que puedo dar una opinión" 

Santiago Nader tiene 16 años, y aunque sabía que podía iniciar los trámites para sufragar, escogió no renovar el DNI. Acudir a las urnas, por ahora, no está en sus planes. "El voto es una opinión, y prefiero no participar de cosas en las que siento que no puedo dar una opinión, considero que es mejor mantenerme por ahora al margen", relató el adolescente. Más allá de esto, aclaró: "estoy totalmente a favor de la medida". Sin embargo, consideró que los jóvenes deben escoger a los candidatos a conciencia, sin dejarse influenciar por el entorno.

Publicidad
Comentarios