Un posible acuerdo aleja el fantasma del default

Los republicanos están dispuestos a aumentar el techo de la deuda, una idea que Obama quiere que se plasme en una propuesta concreta. Un tercio de los ciudadanos estadounidenses manifestó que el principal problema de su país es la insatisfacción popular respecto del Gobierno. Negociaciones abiertas

11 Oct 2013
1

ACUERDO. Los demócratas esperan señales concretas de los republicanos. REUTERS

WASHINGTON.- Líderes republicanos propusieron ayer un incremento temporario del techo de la deuda como una manera de romper el "impasse" político y aplazar un amenazante "default" de Estados Unidos. A cambio, esperan una promesa de abrir un "diálogo significativo" con el presidente Barack Obama sobre el presupuesto y los gastos, señaló Cathy McMorris Rogers, una de las líderes republicanas en la Cámara de Representantes. Lo dijo luego de que los miembros de su partido se reunieran a puertas cerradas para decidir cómo seguir adelante.

No está claro cuál sería el límite de tiempo para este incremento temporario. El alza podría estar vigente por cuatro a seis semanas, informó la emisora CNN. Una pequeña delegación de republicanos se reunirá con Obama para discutir la propuesta. El mandatario había invitado a la totalidad de los miembros republicanos en la Cámara de Representantes, 232, pero el presidente de la Cámara Baja, John Boehner, declinó la oferta.

La fecha clave será el 17 de octubre, cuando debe aumentarse el techo de deuda del país. Si no se hace, EEUU podría quedarse sin fondos para cubrir los servicios sociales, los gastos de defensa y los pagos de los intereses de su deuda, de U$S 16,7 billones. El portavoz Jay Carney dijo que Obama está contento de que parezca imponerse "la sangre fría" y que daría su aprobación a una ley para aumentar temporalmente el techo de deuda. Aseguró que los republicanos deberán presentar primero un proyecto de ley concreto. Además de un acuerdo por el techo de la deuda, Obama desea que los republicanos de línea dura aprueben el presupuesto, de modo que el gobierno pueda superar su parálisis parcial, que lleva 10 días.

"Tienen que prender las luces y dejarnos pagar nuestras facturas", aseveró Carney. McMorris Rogers dijo que los líderes republicanos presentarán una iniciativa que "ofrecerá un incremento temporario en el techo de la deuda para permitirnos un tiempo, porque es hora de soluciones". No hubo menciones a avances relevantes en el tema de las estancadas negociaciones por el presupuesto.

La perspectiva de un default ha generado alarma en el sistema financiero mundial. En una declaración emitida en París, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) habla de un "riesgo innecesario para la estabilidad y el crecimiento, no sólo para EEUU, sino también para la economía mundial". El secretario general de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría, advirtió sobre el peligro de que el próximo año toda la región de la OCDE en su conjunto recaiga en la recesión si Estados Unidos no eleva pronto, antes de la fecha límite, el techo legal de la deuda, lo que prácticamente significaría la suspensión de pagos. Sin embargo, Gurría aseguró que la posibilidad de que el Congreso no eleve el techo es "reducida".

Por su parte, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, dijo que un default o incluso su cercanía afectaría particularmente a las naciones en desarrollo.

En tanto, el secretario del Tesoro, Jacob Lew, advirtió durante una audiencia en el Senado que se produciría un "daño irrevocable" si el gobierno federal no puede hacer frente a sus obligaciones por primera vez en su historia. Lew señaló que esto lastraría "profundamente" los mercados, y también socavaría la floja recuperación de la economía de EEUU.

Malhumor social

En medio del cierre parcial de la administración estadounidense, una encuesta de Gallup reveló que el mal funcionamiento del gobierno se convirtió en la mayor preocupación de los norteamericanos, incluso por encima de la economía. Un tercio de los estadounidenses consideró que el principal problema del país es la insatisfacción con el gobierno y los representantes elegidos. Es lo más alto que el mal funcionamiento del gobierno ranqueó alguna vez en la encuesta, que se realiza desde 1939, según Gallup.

Durante el último cierre del gobierno en 1996, sólo el 17% mencionó no estar satisfecho con el gobierno como uno de los principales problemas del país. Los problemas del gobierno preocupan más a los estadounidenses que la economía en general, que fue mencionada por el 19% de los consultados como el tema más acuciante para el país. El desempleo, el déficit estatal y la salud también figuran entre los asuntos de mayor preocupación, con un 12% de las menciones de los encuestados.

El cierre parcial de la administración estadounidense comenzó el 1 de octubre después de que el Congreso no lograra llegar a un acuerdo por el presupuesto. Esto provocó que 800.000 empleados tuvieran que salir de licencia, así como el cierre de parques nacionales y la suspensión de diversos servicios estatales. Sólo unos pocos servicios funcionan en modo de emergencia. (DPA)

Wall Street
Reacción al alza 


Los principales índices de Wall Street registraron ayer su mayor subida en más de nueve meses, ante las señales de avances en las negociaciones para ampliar la capacidad de endeudamiento de EEUU. El Dow Jones subió un 2,18%, mientras que Standard & Poor's 500 avanzó 2,18%. El S&P registró su mayor avance diario porcentual desde el 2 de enero, cuando se superó el denominado "abismo fiscal".

Lagarde
El FMI no dará recetas 


La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, espera que llegue a un pronto final la disputa en EEUU. "Espero que en algunas semanas podamos decir 'qué despilfarro innecesario de tiempo que fue'", apuntó. De todos modos, no efectuó sugerencias. El FMI no da consejos sobre cómo se resuelven conflictos políticos, sino que se ocupa solamente de sus efectos económicos, dijo.

Crisis global
El temor europeo 

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijo que si se prolonga la paralización del Gobierno de EEUU por el tema de deuda se podrían causar daños a la economía global. Un estancamiento sobre la deuda que dure semanas o incluso meses podría causar "severos daños" a Estados Unidos y a las economías globales, insistió Draghi ante el Club Económico de Nueva York.

Cumbre
Silencio de las partes 


Tras una reunión de una hora y media con el presidente Barack Obama, los líderes republicanos abandonaron ayer la Casa Blanca sin dar declaraciones. Tampoco lo hizo el mandatario. El senador republicano Eric Cantor dijo que la reunión fue "muy fructífera", pero no brindó detalles. Las negociaciones siguen. La Casa Blanca se había manifestado cautamente optimista, al conocer el proyecto republicano.

Comentarios