Se intensifican los esfuerzos diplomáticos por Siria

Se reúnen el secretario de Estado de EEUU y el ministro de Exteriores de Rusia para acordar la eliminación de las armas químicas del régimen. El gobierno ruso entregó un plan para colocar el arsenal de Al Assad bajo control internacional. Revelaciones sobre nueve matanzas

12 Sep 2013
GINEBRA/NACIONES UNIDAS.- Los esfuerzos diplomáticos para poner las armas químicas de Siria bajo control internacional se intensificaron, mientras investigadores de la ONU establecieron que las fuerzas del Gobierno fueron casi con seguridad responsables de dos masacres en mayo, en las que murieron hasta 450 civiles. El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, hablaron por teléfono un día antes de reunirse en Ginebra para buscar una estrategia conjunta para eliminar el arsenal químico.

En Nueva York, enviados de los cinco miembros permanentes del Comité de Seguridad de Naciones Unidas -China, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Rusia- comenzaron a discutir un borrador de resolución preparado por París, que le daría al presidente Bashar Al-Assad un ultimátum para entregar sus armas químicas o enfrontar sanciones, algo a lo que Moscú se opone. Pero las conversaciones en Ginebra se verán ensombrecidas por la oposición de Rusia a mantener la amenaza de acciones militares contra Siria, un planteo que Washington dice es necesario para que Al Assad cumpla con sus promesas.

El martes por la noche, el presidente Barack Obama dijo que le pidió al Congreso no llevar adelante una votación sobre su reclamo de autorización para usar la fuerza en Siria. No dio plazos para una acción, pero advirtió que cualquier acuerdo con Al Assad requería verificar que el líder sirio cumpla.

El gobierno de Rusia entregó a Estados Unidos su plan para colocar el arsenal de armas químicas de Siria bajo control internacional y pretende debatirlo en Ginebra.

Moscú ha sido el mayor respaldo de Al Assad en casi tres años de guerra civil que ha dejado 100.000 muertos al entregar armas y, junto con China, bloquear tres resoluciones del Consejo de la ONU para presionar al líder sirio. Siria aceptó la propuesta rusa para entregar sus armas químicas. EEUU mantiene la denuncia de que las fuerzas del régimen usaron armas químicas para matar 1.400 civiles el 21 de agosto.

Un reporte de la ONU documentó nueve matanzas masivas y atribuyó todas menos una al Gobierno sirio. El reporte dijo que tanto el Gobierno como los rebeldes habían cometido crímenes de guerra, incluyendo ejecuciones, secuestros y bombardeos contra civiles. Se trata las matanzas en Baida y Ras al-Nabaa, dos bolsones rebeldes rodeados por pueblos leales a Al Assad. (Reuters)

Comentarios