China asume más responsabilidades en la ONU

26 Junio 2013

Emilio J. Cárdenas - Ex embajador de la Argentina ante la ONU

Como naturalmente corresponde a una potencia mundial en claro ascenso, China está asumiendo, paso a paso, las responsabilidades internacionales que le corresponden. Lenta, pero firmemente.

Por esto no debiera sorprender demasiado que haya ahora decidido aumentar notoriamente su presencia -y participación- militar en las "operaciones de mantenimiento de la paz" de las Naciones Unidas. La oportunidad para hacer esto evidente es la que brinda el cercano despliegue de la nueva "misión de paz" que -con los proverbiales cascos azules- se desempeñará en Mali. Aparentemente ella incluirá un importante contingente militar provisto por China.

De haber primero ignorado a esas "misiones" por un buen tiempo, China pasó a participar en ellas más o menos activamente a partir de la década de los 90, pero dejando sistemáticamente de lado el suministro de tropas entrenadas para el combate y prefiriendo, en cambio, asumir papeles auxiliares o logísticos.

La información sugiere que, esta vez, China enviará a Mali un contingente de unos 500 o 600 soldados que -con excepción de unos 150 ingenieros- estará conformado por personal entrenado para el combate y las operaciones armadas. Todo un cambio de actitud, que se exterioriza por vez primera.

La operación en Mali supone el despliegue de unos 12.600 efectivos y es considerada como relativamente peligrosa desde que incluye la posibilidad concreta de tener, de pronto, que actuar contra la violenta insurgencia islámica fundamentalista, hoy refugiada en las montañas que separan a Mali de Argelia.

Más y menos

China tenía, hasta ahora, asignados unos 1.900 efectivos al conjunto de las "misiones de paz" de las Naciones Unidas. De esta manera, China es hoy ciertamente el Miembro Permanente del Consejo de Seguridad que más contribuye a esas delicadas "misiones". Pero está aún muy lejos de las importantes contribuciones de hombres y mujeres que, en cambio, hacen la India, Pakistán y Bangladesh, países que siempre están entre los principales contribuyentes de tropas a las "misiones de paz".

Esta sería -sin embargo- la segunda vez que China aporta hombres preparados para combatir. Pero es la más clara. La anterior había sido la del envío de unos pocos soldados para custodiar a los médicos e ingenieros chinos enviados en su momento a contribuir con la "misión" desplegada por las Naciones Unidas en Sudán del Sur.

No sería raro que China procure además mejorar su imagen en África, hoy algo deteriorada, mediante el envío de tropas a otras de las "misiones de paz" que se desplieguen en el Continente Negro. Incluyendo hasta la posibilidad de actuar en el confuso escenario del Congo.

Habrá que esperar, pero la tendencia es evidente y China está claramente comenzando a asumir (al menos en el ámbito de las Naciones Unidas) las complejas responsabilidades que le corresponden por su nuevo rol de potencia internacional. Emergente. Lo que es muy positivo, ciertamente.

Publicidad
Comentarios