Tras el llamado al diálogo de Dilma, convocan a nuevas marchas

En Salvador de Bahía se militarizó la zona del estadio en donde jugarán Brasil e Italia, por las Copa Confederaciones.

22 Jun 2013
1

REUTERS

BRASILIA, Brasil.- Manifestantes convocaron a nuevas protestas en al menos 12 estados de Brasil para este fin de semana, incluyendo San Pablo y Bahía, donde se reforzaron las medidas de seguridad en la previa del partido entre el seleccionado local y el de Italia, previsto para hoy por la Copa de las Confederaciones de fútbol.

Cuatro actos de protesta fueron propuestos a través de las redes sociales para hoy en Salvador de Bahía, la capital bahiana, donde se jugará el último partido del grupo A entre Brasil e Italia, en el estadio Arena Fonte Nova, cuya construcción también ha sido cuestionada, informó la agencia Télam.

La policía militarizada de Bahía, estado de la región nordeste, anunció que redoblará las medidas de seguridad en torno del estadio y las calles adyacentes quedarán bloqueadas para impedir la aproximación de las columnas de manifestaciones, consignó ANSA.

Las convocatorias a nuevas marchas se conocieron apenas horas después de que la presidenta Dilma Rousseff hiciera un llamado a "un gran pacto en torno de la mejora de los servicios públicos", punto de partida de las protestas que conmovieron este inmenso país y provocaron al menos dos muertos y más de cien heridos, señaló Reuters.

"Las manifestaciones de esta semana dejaron importantes lecciones; las tarifas bajaron y los reclamos de los manifestantes ganaron prioridad nacional. Tenemos que aprovechar el vigor de las manifestaciones para producir más cambios que beneficien al conjunto de la población brasileña", dijo la mandataria anoche en un mensaje transmitido por la cadena nacional de radio y televisión.

Más de un millón de personas protestó anteayer en cien ciudades de Brasil en las movilizaciones más multitudinarias regitradas en las últimas décadas.  Las manifestaciones comenzaron a principios de est mes en San Pablo convocadas por el Movimiento Passe Livre (MPL) para protestar por el aumento de la tarifa del colectivo, que trepaba a 1,5 dólares, pero luego se trasladaron a otras cuestiones, como los gastos que insume para Brasil la organización de la actual Copa de las Confederaciones de fútbol y el Mundial del mismo deporte del año próximo.

Comentarios