El Papa Francisco: "¡Cómo me gustaría tener una Iglesia pobre y para los pobres!"

Bergoglio confirmó que la elección del nombre es un homenaje a San Francisco de Asís, y contó detalles del proceso de elección.

AUSTERIDAD. A diferencias de Papas anteriores, Francisco elije usar zapatos comunes. REUTERS AUSTERIDAD. A diferencias de Papas anteriores, Francisco elije usar zapatos comunes. REUTERS
16 Marzo 2013
ROMA, Italia.- El Papa Francisco ha comparecido ante los 6.000 periodistas acreditados en el Vaticano y ha desvelado que su nombre es un homenaje a San Francisco de Asís, el hombre de la pobreza. "¡Cómo me gustaría tener una Iglesia pobre y para los pobres!", expresó esta mañana, alrededor de las 7 (hora de la Argentina).

En un tono amable y desenfadado, Jorge Mario Bergoglio agradeció la labor de los medios de comunicación, y resaltó cómo fue el proceso de elección de su nombre como Papa.

"Tenía junto a mi al arzobispo emérito de Sau Paulo, el cardenal Claudio Hummes, un gran amigo, que cuando el asunto se empezaba a poner peligroso (en referencia a la cantidad de votos reunidos), me confortaba", explicó. Después, agregó: "cuando los votos llegaron a los dos tercios y los cardenales aplaudieron, él me abrazó y me besó y me dijo 'no te olvides de los pobres'".

El Papa argentino explicó que esa palabra (pobres) le entró en la mente y, entonces, pensó en San Francisco De Asís, y luego también en las guerras, y no tuvo duda de que elegiría el nombre de este santo de la pobreza, de la paz y de la defensa de la Creación.

EL Pontífice también relató, entre risas, algunas anécdotas del cónclave. Dijo que algunos de los cardenales le pidieron que se llamase Adriano, en honor de Adriano VI, conocido como el "reformista", o incluso le propusieron el nombre de Clemente XV, para "vengarse" de Clemente XIV que suprimió la orden de los jesuitas.

Bergoglio aseguró además que hay que volver a colocar a Cristo en el centro de la Iglesia católica. "Cristo es el centro, la referencia fundamental, la referencia de la Iglesia", manifestó. También afirmó que "la Iglesia es una institución humana que no tiene una naturaleza política, sino esencialmente espiritual".

Las frases del sustituto de Benedicto XVI fueron bien acogidas por los miles de periodistas acreditados en el Vaticano, que aplaudieron a rabiar su discurso. El Pontífice tras saludar a una delegación de periodistas impartió la bendición a los presentes y lo hizo en español.

"Muchos de ustedes no pertenecen a la Iglesia Católica, y otros no son creyentes, pero, respetando la consciencia de cada uno, os doy mi bendición, sabiendo que cada uno de vosotros es hijo de Dios. ¡Qué Dios os bendiga!", concluyó. LA GACETA

Galería 45 fotos
Comentarios