Falcioni sufría en un rincón del Monumental porque veía como Boca perdía contra River y el imperio futbolístico que Julio César construyó en los últimos meses se derrumbaba en el lugar menos deseado. Esa imagen hizo recordar a su experiencia cuando dirigía a Banfield y vivió una situación similar al ser explusado en un partido que finalmente ganó el "taladro". Esta vez, dos ex Banfield fueron protagonistas de la gran remontada del "xeneize". Silva y Erviti, principales aliados del entrenador, marcaron los goles para revertir un resultado negativo que parecía sellado. Por ellos, el DT tendrá un poco de aire hasta diciembre, cuando finalice su contrato. Si sigue o no, será una decisión de los dirigentes. Lo que nadie podrá objetarle es que contra el "millonario" habitualmente le va bien. Y no es poco.

Comentarios