Monroy dominó el viento en San Isidro

El yerbabuenense lidera, con el paraguayo Carlos Franco, el Abierto Argentino de Profesionales.

EN FOCO. Jorge Monroy dio que hablar en el Argentino de Profesionales. LA GACETA / FOTO DE ANALíA JARAMILLO EN FOCO. Jorge Monroy dio que hablar en el Argentino de Profesionales. LA GACETA / FOTO DE ANALíA JARAMILLO
28 Septiembre 2012
"¨Pensé: tengo que mantenerme concentrado y en calma. Las condiciones del día no eran las mejores y la cancha estaba difícil. Terminé a la siesta, feliz porque me parecía que tener tres golpes menos del par era bueno para mí. Pero jamás pensé que, con lo que había hecho, iba a quedar como puntero. ¡Ni una foto me hicieron!". Desde el teléfono, la voz de Jorge Monroy suena presta, entusiasmada. Flor de lío que les armó a los organizadores con su tarea de promoción. Haber terminado en la cima del Campeonato Argentino de Profesionales de Golf en San Isidro, en compañía del paraguayo Carlos Franco, sin tener imágenes del yerbabuenense, produjo no pocas disculpas ante los medios nacionales.

La foja de servicios del ventoso día para el tucumano indica que marcó cinco birdies y dos bogeys. Acompañado por el santiagueño Miguel Guzmán (otro de buena labor) y del bonaerense Gustavo Rojas, caminó firme la cancha, mientras su amigo Sergio le llevaba los palos.

"Creo que mi fuerte estuvo en las salidas, porque pegué firme. En este campo hay muchos árboles, por lo que hay que ubicar bien la pelota. Ya en la ida sentía que venía bien, y que había chances de mejorar. Se me dio", contó.

Monroy, ganador del Abierto del Norte en 2010, dijo que aquel triunfo le quitó la presión de encarar grandes desafíos, y que ayer eso quedó demostrado. "No me sorprende que haya podido mantener un ritmo. Y hoy pienso seguir igual. La idea, como siempre, es jugar lo mejor posible", añadió.

Este ex empleado municipal en Yerba Buena ("hace 11 meses que logré por fin dedicarme a pleno al golf", apuntó), recibió ayer, como cuando ganó en Alpa Sumaj, el consejo de su papá "Rudy". "Jugá tranquilo, disfrutalo", le dijo. El hombre, según Jorge, estaba tan feliz como su esposa Sonia y sus hijos Lautaro, Elías, Zoé y Nahir, por la buena noticia de estar puntero.

Al gran trabajo de Monroy se sumó las muy buenas tareas de Eduardo Argiró (3°) y César Monasterio (6°). ¿Andrés Romero? La gran figura del torneo no tuvo un buen día y mucho tendrá que trabajar para superar el corte.

Comentarios