La aventura del Dakar entra en su vida - LA GACETA Tucumán

La aventura del Dakar entra en su vida

Para coronar su carrera deportiva participará en la edición 2011 con una Toyota Hilux.

13 Ago 2010
1

FRENTE AL GRAN DESAFIO. Reginato se propone dar la vuelta en la prueba.

Atleta, rugbista, piloto. A los 56 años, el inquieto espíritu deportivo de Miguel Reginato no descansa y está a punto de encarar el proyecto de mayor envergadura de su carrera: representar a Tucumán en la categoría Autos en el Rally Dakar 2011.

Afable y sencillo, Reginato comentó a LA GACETA pormenores de su proyecto, que anunciará oficialmente el martes, en la concesionaria Toyota. "Es fantástico que la carrera llegue a Tucumán y aplaudo la iniciativa oficial. Esto quedará en la historia. No se trata de algo reservado para la gente del automovilismo, sino que es para el pueblo", dijo a modo de introducción. Después fue tiempo de entrar en detalles.

- ¿Por qué decidió correr?

- Quise hacer el Dakar en 1983 junto con Miguel Budeguer. Ese año se largaba en Barcelona y para estar en él sólo debíamos girar el dinero. Hoy pienso que hubiera sido una irresponsabilidad. No teníamos idea: yo le dije que quería hacerlo, y él me apoyaba sólo por ser mi amigo. El año pasado tuve la intención de correr, pero desistí porque no estaba preparado. Además, tenía el objetivo de ganar el Campeonato Tucumano de rally. No quería defraudar a nadie, sobre todo a mis hijos, que trabajaron mucho para que sea campeón. Tampoco a Alberto Caram, que me entregó una joya de auto.

- ¿Qué sabe de la prueba?

- Hay que estar muy bien preparado, tener un estado físico impecable, que yo no tengo pese al entrenamiento. Hay que saber de GPS y de telefonía satelital, entre muchas otras cosas. Más que lo deportivo, de esta carrera me llama la atención la aventura: se trata del desafío más grande que puede afrontar un piloto. Más que una carrera de velocidad, es vencer a la adversidad.

- ¿Qué objetivo persigue?

- Coronar mi carrera, saber de que fui capaz de asumir este desafío. Hace dos meses que lo estoy organizando. Lo más difícil es conseguir los fondos: es una carrera muy costosa, pero voy camino a resolver el tema. A mis auspiciantes les ofrezco un negocio: mostraré su imagen y la de la provincia. Lo mío es franco, serio, independiente del éxito que tenga.

- ¿Qué es tener éxito?

- Es utópico que vaya a competir con los grandes equipos: no tengo ni estructura ni capacidad para eso. Sé bien que tengo que ir a resistir y dar la vuelta. Me preocupa más llegar que cómo lo haré. Y contar con la fuerza espiritual para lograrlo. Me rindo ante la gente que tiene un espíritu de superación, de lucha.

- ¿Qué trabajos efectuó con miras a la carrera?

- Está encarada la transformación de la camioneta. También inicié un trabajo físico: por estos días estoy buscando resistencia. Sé que puedo jugar un partido de rugby de 80 minutos, pero esto es mucho más que eso. Estoy en pleno trabajo previo con mi preparador físico, el profesor Sergio Wilde , mi médico, Cristian Klyver, y una empresa de organizaciones deportivas y de marketing que me asiste.

- ¿Qué hay de la camioneta?

- Es una Toyota Hilux. A la empresa Line Up le propuse correr con un vehículo igual que el que vende, aunque preparado para competir. Es la versión 2010, 3.0 litros, 4x4, caja manual. Se la armará y se le reforzará la suspensión en Córdoba, en unos 20 días. Lo demás lo haremos con Caram: poner otro radiador, otro instrumental, reforzar distintas partes del motor. El también me asistirá en carrera. Considero que es uno de los mejores en el rubro. Es un estratega; sabe y mucho.

- ¿Cuándo se la entregarán?

- Entre fines de septiembre y principios de octubre. Por compromisos con los auspiciantes, la expondré en sus locales, pero también tengo en mente llevarla al interior y mostrarla a los chicos de las escuelas para hacerlos partícipes. En el fondo, quiero que Tucumán corra conmigo. En noviembre y en diciembre voy a participar en dos fechas del Argentino de Cross Country para probarla.

- ¿Quién será el navegante?

- En principio iba a ser Jaime Urpi, pero se excusó por falta de tiempo. No quería hacerme fracasar en mi intento porque él no esté preparado. Ahora analizo varios nombres como acompañante, y no descarto que sea uno de mis hijos.

- ¿Cómo piensa manejar la ansiedad?

- Hoy ya es todo un tema para mí. Me duermo y me despierto pensando en esto. Pienso que sería fantástico para mí concretar el sueño de dar la vuelta.

Con Bollero


"Hablé con Rodolfo Bollero. El es un ejemplo de lo que busco: con escasos recursos, dio la vuelta y fue el mejor motociclista argentino clasificado. Fue fantástico lo que logró, es un orgullo para los tucumanos. Lo primero que hice antes de tomar la decisión de correr fue hablar con él. Me dio más fuerzas y me enseñó cosas".

Comentarios