En busca de un patrimonio histórico y político propio - LA GACETA Tucumán

En busca de un patrimonio histórico y político propio

Por Miguel Velárdez - Redacción LA GACETA.

20 Ago 2008
El argumento de defensa del patrimonio histórico es sólido e incita al aplauso. El intendente, Domingo Amaya, utilizó ese libreto para vetar la instalación de un nuevo local de Carrefour en el microcentro. Pero, más allá de esas válidas razones, el jefe municipal pretende -con su actitud- marcar territorio ante el gobernador José Alperovich.
Sólo basta recordar que mucho antes, Amaya permitió la demolición del ex Mercado de Abasto, porque esa decisión se había tomado en la Casa de Gobierno. Incluso, cuando las marchas de los viernes giraban en torno a la plaza Independencia en defensa del patrimonio histórico y arquitectónico, el intendente optó por un prolongado y conveniente silencio.
Ahora, por primera vez, Amaya anhela terminar con el estigma de títere de la gobernación, como aquel joven que quería ser mayor y dejar de ser un hombre domesticado. Su objetivo es acumular patrimonio político. Qué mejor momento para plantar esa bandera. Sabe que pagará los costos por su proceder. Alperovich no olvidará este ademán de adolescente en rebeldía del intendente. Por eso, Amaya se prepara para la bofetada política.
Con la sumisión de una mascota, los ediles oficialistas están dispuestos insistir en beneficio de Carrefour si así se lo ordenan. Prefieren las críticas antes que enfadar al mandatario. Al fin y al cabo, Alperovich dijo ayer que “el centro ya está lleno de negocios”. Entonces, pues, qué le hace una mancha más al tigre.
Comentarios