Una frase inolvidable: “el fútbol es como el ajedrez, pero sin dados”

La definición del delantero alemán Podolski no tiene desperdicio, pero no fue el único pescado in fraganti con históricas metidas de pata. Por Eduardo Wolberg - NA.

22 Jun 2008
Abrir la boca para decir cosas sin pensarlas previamente no es solamente una costumbre de políticos tercermundistas o bellas modelos mediáticas. Así se acaba de comprobar en Alemania, gracias a un aporte de la estrella del seleccionado de fútbol de ese país, Lukas Podolski.
“El fútbol es como el ajedrez, pero sin dados”, fue la sesuda definición de Podolski. La reflexión, formulada al término de un partido, fue quizás secuela de algún fuerte cabezazo propinado al balón, pero no pasó inadvertida por el semanario alemán “Der Spiegel”, que le brindó un amplio espacio, para solaz de sus lectores.
El periódico no dejó de pasar la oportunidad de citar otras frases inolvidables de glorias del fútbol alemán, como el legendario Franz Beckenbauer, que en una ocasión explicó para desconcierto de sus oyentes: “hay una sola posibilidad: ganar, empatar o perder”.

Para todos los gustos
Tampoco fue muy claro el actual técnico de Grecia, Otto Rehhagel, cuando sostuvo: “a veces uno pierde, y a veces el otro gana”. Salvo que tenga una opinión muy pesimista de sí mismo.
En cambio, a quien no le faltó claridad de exposición fue a Sepp Herberger, técnico de Alemania en el Mundial de 1954, que una vez aseguró: “la pelota es redonda y los partidos duran 90 minutos”.
Su afirmación nunca fue cuestionada, aunque tampoco parece haber contribuido mucho al conocimiento humano.
A ese técnico se le atribuye otra pieza de sabiduría, al definir al fútbol como el juego en el que la cosa redonda tiene que entrar en la cosa rectangular. Indudablemente, una idea fácil de captar, excepto para los más lerdos en geometría.
Así como el fuerte de Podolski no parece ser el ajedrez, el mediocampista Andy Möller -integrante de la Selección alemana que ganó el mundial de 1990- no es el hombre indicado para hacerle una consulta sobre geografía. Cuando se le preguntó dónde querría continuar su carrera dijo: “podría ser en Milán o Madrid, lo importante es que sea en Italia”.
En cambio, Beckenbauer no se confunde en esta materia, como demostró al sostener: “los suecos no son holandeses, eso lo vimos claramente”.

Cuestión de números
Claro que ensañarse solamente con los jugadores no sería justo, por lo que “Der Spiegel” recordó que los periodistas también suelen sufrir traspiés semejantes, especialmente cuando deben recurrir a los números.
Como ejemplo citó a Heribert Fassbender, un conocido periodista, que en una oportunidad dijo: “en Francia el fútbol se ha convertido en el deporte número uno y el handball también”. Sólo le faltó explicar cómo puede haber dos números uno. También se lo recuerda por haber dicho: “el resultado fue 1 a 1, pero también pudo haber sido exactamente al revés”.
Y si uno cree que para ser manager de un equipo -un cargo muy común en Europa- es necesario llevarse bien con los números, allí está Reiner Calmund, de Bayer Leverkusen, para demostrar lo contrario.
Para que no quedaran dudas de que las posibilidades estaban bien repartidas, señaló una vez: “las chances son ahora 50 a 50, o incluso 60 a 60”.
En cambio, el ex jugador del VfB Stuttgart Thorsten Legat tiene un problema en su calculadora, pues con miras a un enfrentamiento estimó que eran favoritos por el 70 por ciento contra el 50.
El lector se preguntará si en el fútbol local no hay ejemplos similares. Por supuesto que sí, pero citarlos demandaría más espacio que el que ocupa la Enciclopedia Británica.
Comentarios