En medio del escándalo de la valija, Cristina contraatacó: "no me van a presionar"

La propia Presidenta respondió con dureza a Washington. Habló de "operaciones basura" y defendió a Chávez. Ayer, detuvieron a cuatro personas acusadas de hostigar a Antonini Wilson para que no dijera que los US$ 800.000 eran para financiar la campaña oficial.

ENERGICA CONTESTACION. Sin referirse directamente a EE.UU., advirtió que no aceptará presiones. DYN ENERGICA CONTESTACION. Sin referirse directamente a EE.UU., advirtió que no aceptará presiones. DYN
13 Diciembre 2007
BUENOS AIRES.- Después del silencio y de la confusión de ayer, fue la propia Cristina Fernández de Kirchner quien salió hoy a contraatacar con dureza. La presidenta advirtió que no se dejará presionar e hizo referencia a una serie de "operaciones basura" contra su Gobierno, en respuesta a la información difundida por Estados Unidos de que Guido Antonini Wilson traía dinero para la entonces candidata oficialista.

Según la acusación formal del FBI, los US$ 800.000 que el venezolano traía en su valija en agosto pasado estaban destinados a la campaña de la dama K. Ayer, se detuvo en Miami a tres ciudadanos de Venezuela y a un uruguayo acusados de haber presionado para encubrir el origen y el destino de los fondos confiscados en la aduana argentina.

"Esta presidenta puede ser mujer, pero no se va a dejar presionar. Con esta forma de operar no van a tener resultados", sentenció CFK (por sus siglas) esta mañana en la Casa Rosada. La flamante mandataria no se refirió explícitamente a Washington. Sus declaraciones generaron aplausos en los presentes.

Al encabezar un acto de lanzamiento de un programa de erradicación de basurales lindantes al Riachuelo, Cristina aprovechó la oportunidad. "Hay otros basurales: los de la política internacional, que más que indicar crecimiento y desarrollo, indican la involución".

En su primer discurso en la Casa de Gobierno, la jefa de Estado cuestionó a quienes quieren países empleados más que naciones amigas. "Quieren subordinarnos", dijo. Luego, Fernández de Kirchner redobló la apuesta contra esas supuestas presiones y desafió: "voy a seguir afirmando los lazos de amistad con la República Bolivariana de Venezuela, pese al rechazo que genera el presidente Hugo Chávez a la administración de George Bush".

Por la mañana, habían sido los funcionarios Alberto y Aníbal Fernández los encargados de las respuestas oficiales al informe del FBI. "En principio, reaccionamos con asombro por el modo en el que se desarrolla la investigación. Estados Unidos está entorpeciendo la investigación, porque hace cuatro meses que pedimos la extradición de Antonini Wilson", apuntó el jefe de Gabinete en declaraciones a Canal 13.

El ministro de Justicia, por su parte, calificó "como una canallada" la acusación del país del hemisferio norte. "Que no metan a la Argentina ni enloden a la Presidenta en esto", se quejó. Según publicó ayer el diario "Nuevo Herald", los alegatos hechos por el FBI señalan que el empresario Franklin Durán le reveló a Antonini Wilson que el dinero iba destinado a la campaña electoral oficialista.

Durán fue arrestado ayer en Miami junto con el empresario petrolero Carlos Kauffman, bajo los cargos de "no registrarse como agentes de un gobierno extranjero". Horas más tarde, se supo que los detenidos fueron acusados de coordinar y participar de una serie de encuentros con el empresario para ayudarlo a ocultar el origen los U$S 800.000. (DPA-DyN-Especial)

Comentarios