Un tratamiento manual puede solucionar los problemas de mareo

La enfermedad no siempre es originada por los males cervicales. En la mitad de los casos, el vértigo es causado por partículas ubicadas en el oído.

19 Oct 2005
1

EXTRAÑA SENSACION. El vértigo produce inseguridad e inestabilidad y puede tener una duración corta o prolongada. Los afectados sienten gran debilidad.

Para poder erradicar el mareo, primero sería necesario eliminar el mito que cubre sus causas. Explicar que, en la mayoría de los casos, su origen no es el que se piensa. Así lo sostiene el doctor Darío Yacobino, médico neurólogo especialista en Otoneurología del Centro Neurológico del Hospital Francés. El experto argumenta: "Está en boca de la mayoría que el mareo es ocasionado por un problema en la columna cervical (vértebras que forman el cuello). Sin embargo, solo un porcentaje muy mínimo suele aparecer como síntoma de alguna patología degenerativa ubicada en las cervicales, como por ejemplo la artrosis".
El especialista aclara que en el 50 % de los casos, el mareo es provocado por pequeñas partículas instaladas en el oído interno.
"Estas partículas, llamadas otolitos, se mueven al compás de la cabeza y rozan células que ocasionan el vértigo o la situación de movimiento. Es lo que científicamente se denomina vértigo posicional benigno", especifica.
Sin embargo, el neurólogo sostiene que se ha extendido durante largo tiempo, y todavía hoy sigue en auge, la idea de que el origen de los mareos está relacionado con problemas en la columna porque al mover la cabeza hacia un lado u otro, las personas inmediatamente sienten que todo gira o que ellos giran alrededor de las cosas. A la vez, como el mareo es algo inespecífico y vago, se utiliza esa palabra para definir sensaciones subjetivas muy variables. Aún así, es posible establecer síntomas muy puntuales que indiquen sus causas.
El médico detalla que si los síntomas de movimientos suceden generalmente al levantarse de dormir o al girar la cabeza en la cama, estamos frente a un caso de vértigo causado por partículas muy pequeñas u otolitos en el oído Interno.
"El oído central es la posición de origen de los otolitos ?explica el doctor?. En las personas con vértigo posicional benigno, las partículas están o se trasladaron por algún traumatismo al oído interno que es el lugar donde proviene la información para lograr el equilibrio. Y por ser invadido este sector por piedritas que se deslizan, al simple movimiento de cabeza el equilibrio se altera, pero cesa cuando la persona se queda quieta".
Lograr que los otolitos vuelvan al oído central se puede realizar en una consulta y a través de maniobras manuales dirigidas por el médico, sostiene Yacobino. "El oído Interno está formado por canales o laberintos.
Cuando el paciente termina de desplazarse, las partículas buscan el lugar más bajo de esos canales para reposar. En ese momento desaparece el vértigo", precisa.
Y continúa: "mi objetivo es lograr que los otolitos regresen al oído interno. Entonces, tomo la cabeza del paciente, previamente acostado en la camilla, con mis manos y recorro, con algunas maniobras, el laberinto hacia el lado opuesto, adonde están reposando las partículas".
El experto señala que para guiarse en el recorrido, se gira la cabeza del paciente hacia la derecha y la izquierda. Cuando los ojos comienzan a dar pequeños saltitos, indican dónde están ubicadas las piedritas.
"Si fuese el lado izquierdo el afectado, la maniobra debe dirigirse hacia el derecho para encontrar el camino de regreso al oído central. Y de la misma manera se procede a la inversa", describe el médico.
"Con una consulta, después de diagnosticado el vértigo, se puede solucionar más del 50 % de los casos que se quejan de mareo", añade el especialista.
Pero existe otra mitad de pacientes que no responden a estos síntomas. "Hay personas que no sienten la sensación de giro pero sí de inseguridad. Caminan y se van para un costado, como si estuviese borracho. Otras que se le aflojan las piernas y parecen que se caen. Y otras que describen una sensación rara en la cabeza, como si estuvieran aturdidos, embotados o dormidos. Si bien son problemas son diferentes, todas y cada una de las sensaciones pueden tener un tratamiento específico", concluye el médico neurólogo.

TERCERA CAUSA DE CONSULTAS MEDICAS
El mareo representa la tercer causa de las consultas médicas en general y la segunda en las consultas neurológicas. Pero después de los 65 años, pasa a ser el primer motivo de atención en los consultorios externos.
Algunos médicos especialistas señalan que el incremento de las consultas de personas que padecen vértigos y mareos es producido también en las grandes ciudades y está relacionado con el estrés que se vive en estas sociedades.
Los expertos sostienen que si bien es cierto que a la sintomatología de los vértigos y mareos (fuerte sensación de inestabilidad de corta o prolongada duración) suelen agregarse en muchos casos el dolor cervical, este puede estar ausente.