Una receta para combatir el calor

Los deportes acuáticos son una alternativa para vivir de una manera distinta el verano tucumano. Hay muchas disciplinas que no se practican en la provincia por desconocimiento.

26 Dic 2004
1

El calor no les de tregua a los tucumanos durante el verano. Y las actividades acuáticas son la mejor receta para combatir lo que en algunas jornadas se transforma en una verdadera pesadilla.
Las piletas son el recurso más utilizado. Decenas de tucumanos concurren a los distintos natatorios de la provincia en busca de un merecido chapuzón y, obviamente, una distracción. Pero hay otras actividades que se pueden desarrollar en el agua que no son muy difundidas y resultan ideales para aquellos que buscan alternativas. Además, varias de ellas ofrecen una cuota extra de aventura.
El verano es la época ideal para realizar rafting o canotaje en los ríos tucumanos. Los lechos más utilizados son los de los ríos Los Sosa, Pueblo Viejo, Lules y Loro. En sus cursos se puede practicar kayak de manera particular y, guiados por un grupo de expertos, rafting.
Diego Budeguer, uno de los integrantes de Tucumán Aventura, explicó que los recorridos que ellos hacen son Río Loro-Trápani, Usina-Pueblo Viejo y Potrero Las Tablas-Río Lules. "Todos tienen grados de dificultad diferente y el recorrido dura varias horas. Es cuestión de animarse y nada más", indicó Budeguer.
Y si de valientes se trata, a pesar de lo que muchos puedan pensar, en estas tierras también es posible hacer buceo. Sergio Wilde, reconocido instructor y especialista en la materia, aseguró que su grupo lo practica en El Cadillal -durante el invierno-, en Escaba, en El Tajamar -lago cercano a Burruyacu- y en el río Juramento, en Salta. "Lo más importante es que este deporte lo pueden practicar todos, salvo los que sufran enfermedades en el sistema respiratorio. Sólo hay que animarse", destacó el profesional.
El windsurf es otra de las disciplinas con las que se pueden descubrir sensaciones diferentes. En esta época del año, La Angostura es el lugar ideal para practicarlo. Allí existe una escuela para aquellos que quieren iniciarse en esta disciplina. "Este es un lugar ideal para aprender y después disfrutar de un deporte sencillo que no requiere de mayores esfuerzos", aseguró Rodolfo Sosa, experimentado surfista tucumano.
El aquaerobic también es una posibilidad, y no es otra cosa más que una sesión de gimnasia en una pileta. Aunque parezca mentira, en nuestra provincia este tipo de actividad no es muy difundida, mientras que en otras se practica hasta spinning acuático con bicicletas especialmente diseñada. "En Tucumán hay personal trainers dedicados a este rubro que dictan clases de manera particular en los domicilios de los alumnos", aseguró la profesora y especialista Alicia Grinblat.
En fin, sobran las alternativas; sólo falta animarse y dar el primer paso para vivir un verano diferente.

Opciones
AQUAEROBIC
Es una práctica ideal para las personas que sufren determinados problemas, ya que el agua asegura que el impacto físico sea mucho menor. Los movimientos de cada sesión, además, son mucho más lentos, pero tienen los mismos resultados que una sesión en superficie. Los especialistas recomiendan que la actividad se desarrolle con el agua hasta el cuello y no hasta la cintura, como suele verse en varios programas televisivos. Por más que la actividad se desarrolle en el agua, las personas que lo practican deben hidratarse permanentemente.
BUCEO
Para poder bucear los aficionados deben realizar un curso dictado por profesionales habilitados. En nuestra provincia se lo dicta, en período de clases, en la Facultad de Educación Física; también puede hacerse en forma particular. El costo oscila entre los $ 300 y los $ 750. Una vez terminado el curso, los estudiantes reciben un certificado que les permita practicarlo en cualquier parte del mundo. Adquirir un equipo de buceo tiene un costo de entre U$S 1.200 y U$S 2.500. También se lo puede alquilar a U$S 30, valor que se maneja a nivel internacional.
CANOTAJE
Es una disciplina de gran atractivo a nivel internacional. En www.tucumanaventura.com no sólo se puede encontrar información sobre el dictado de cursos, sino que además allí figuran días, horarios y recorridos de travesías de rafting, cuyos costos oscilan entre $ 45 y $ 70 por persona. Para pensar en tomar un curso, con equipo incluido, los interesados deberán calcular un gasto de por lo menos $ 400 promedio, y si se quiere adquirir los elementos para practicar este deporte se debe contar con entre 400 y 500 dólares.
WINDSURF
En El Mollar, como ocurre desde hace varios años, se pueden tomar clases para aprender los secretos del windsurf. En el invierno, los cursos son dictados en las aguas de El Cadillal. Allí, los instructores utilizan una tabla escuela -de mayor dimensión que las normales- para que los aprendices, en poco tiempo, se transformen en verdaderos especialistas en el deporte; el costo promedio es de $ 40, Los surfistas coinciden en señalar que los principiantes, si desean adquirir un equipo completo, deben realizar un gasto de $ 3.000.

No es sencillo conseguir accesorios
Sólo lo básico y elemental se puede encontrar en los comercios tucumanos que se dedican a la venta de artículos para deportes acuáticos.
En su mayoría están destinados a la natación o al divertimento en las piletas, y las colchonetas inflables se llevan el premio a la variedad.
Tradicionales, con formas de animales o de autos, con portavasos o con respaldo, se pueden encontrar a un valor que va desde los $ 15 y los $ 50, según la calidad y el tamaño.
A la hora de buscar artículos para divertirse en la pileta los tucumanos deben recurrir a su ingenio. No existe una línea exclusiva, como una red para jugar al voley o tableros de básquet, sino que se deben adaptar las que se venden en las jugueterías.
Sin bien esta es una opción interesante, la vida útil de los elementos se resiente considerablemente por el desgaste que provoca el cloro al material plástico.
La silicona se apoderó de los artículos destinados a los nadadores. Antiparras (su valor oscila entre los $ 10 y los $ 100), gorros ($ 10) y tapones para los oídos ($ 70 - $ 100) son fabricados con este material.
Quienes quieran probar suerte en la náutica tendrán que pensar en salvavidas. Los que utilizan los pescadores cuentan con tres tiras de agarre, mientras que los que se usan para practicar deportes como sky cuentan con cuatro. Su costo oscila entre $ 50 y $ 140.
A los que quieran adquirir artículos para hacer canotaje, buceo y windsurf, entre otras actividades náuticas, no les quedará otra alternativa que buscarlos en otras provincias, ya que en Tucumán estos elementos brillan por su ausencia en los comercios del rubro.

Consejos de verano
OBLIGATORIO.- El uso de protector solar debe ser obligatorio para todos, especialmente los niños. El dermatólogo deberá recomendar qué nivel de filtro hay que utilizar, ya que no todas las pieles son iguales. Se debe usar aunque el sol esté tapado por las nubes. También hay que cubrir manos, orejas, párpados y pies. A los labios se los debe proteger con un producto especial que se comercializa en todas las farmacias.
UNA RUTINA.- El cuerpo debe ser cubierto por filtro solar por lo menos media hora antes antes de ser expuesto a los rayos solares, y se recomienda repetir el procedimiento cada dos horas.
NATATORIO.- A la hora de elegir un natatorio público, se debe averiguar si cuenta con bañeros durante todo el día; constatar el servicio de mantenimiento de la pileta y si cumplen con la revisación médica que, además, debe ser periódica.
CUIDADO.- La hidratación debe ser permanente para evitar problemas. Se recomienda consumir líquidos con sales hidratantes.
MANCHAS.- Hay que evitar manipular cítricos cuando se está al sol, ya que contienen sustancias que provocan manchas en la piel. En caso de que se los consuma, después de saborearlos hay que lavarse las manos y la boca.
VESTIMENTA.- Se deben utilizar vestimentas livianas y simples, como camisetas, shorts y vestidos. También sandalias bien confortables y accesorios como viseras, anteojos y gorros que ayudan a proteger del sol.

Precauciones para todos
HORARIO- No tomar sol o exponerse a los rayos entre las 12 y las 16, sin importar si se usa protección solar. Los niños menores de seis meses deben estar protegidos de los rayos solares todo el tiempo. Si no queda más remedio que exponerlos, deben estar bien protegidos con vestimentas livianas de color blanco y protector solar con filtro mayor de 20.
SEGURIDAD.- No concurrir a playas en las que no existen bañeros o medidas de seguridad mínimas. Tampoco se debe no respetar las instrucciones o no escuchar las órdenes de los guardavidas.
DIGESTION.- No ingresar al agua inmediatamente después de haber comido. Se debe esperar entre una y dos horas, como mínimo, para poder terminar de hacer la digestión. Se recomienda además comer alimentos livianos, especialmente, verduras crudas y frutas.
ALERTA.- En caso de elegir un río de montaña para refrescarse hay que estar muy atentos a las crecientes, especialmente si se percibe que en la zona se produjo alguna lluvia. El ruido y la basura que arrastra la corriente son buenas señales de alerta.
CUIDADO.- Si los niños no saben nadar, hay que prestarles mucha atención para que no ingresen a los sectores más profundos de la pileta, sin importar que utilicen salvavidas.
AYUDA.- No jugar bruscamente dentro del agua y tampoco simular estar ahogándose para llamar la atención del bañero. Esa broma de mal gusto puede costarle la vida a una persona que realmente necesite ayuda.