Matilde Menéndez quedó nuevamente procesada por falso testimonio, por las declaraciones que había hecho durante el juicio por el atentado a la AMIA

La situación de la ex interventora de PAMI se complicó por nuevos elementos que habría acercado al expediente su ex abogado, Mariano Cúneo Libarona.

02 Dic 2004

BUENOS AIRES.- La ex interventora de PAMI durante la gestión menemista Matilde Menéndez quedó nuevamente procesada por falso testimonio, a raíz de las declaraciones que había hecho durante el juicio oral por el atentado contra la AMIA, que derivaron en su detención durante una noche, según se informó hoy en los tribunales federales.
De acuerdo a los voceros, el juez federal Jorge Urso insistió en procesar a la ex funcionaria menemista y le trabó un embargo por 12 mil pesos, en base a nuevos elementos que habría acercado al expediente su ex abogado, Mariano Cúneo Libarona.
No obstante, la defensa de la funcionaria aún no había sido notificada de la resolución, aunque se descontaba que se apelaría la nueva decisión, indicaron a DyN fuentes del caso.
Urso ya había procesado a Matilde Svatetz de Menéndez, pero en enero pasado la Sala II de la Cámara Federal porteña revocó la medida y ordenó la falta de mérito a la espera de más elementos que permitieran establecer si la ex funcionaria había cometido el delito o correspondía su sobreseimiento.
Menéndez fue imputada de falso testimonio, cuando el 11 de marzo del 2003 tuvo que ir a declarar ante el Tribunal Oral Federal 3, que sustanció el juicio contra la llamada conexión local del ataque a la AMIA, que terminó con la absolución de todos los involucrados.
La ex funcionaria llegó al juicio oral porque había sido grabada cuando hablaba con su entonces abogado, Cúneo Libarona, quien también representaba al ex comisario Juan José Ribelli, entonces imputado por la masacre y sospechado de haber extorsionado al juez federal Juan José Galeano con un video que había desaparecido de su despacho.
Precisamente en aquella grabación, -registrada el 4 de abril de 1997-, Menéndez hablaba de un "elemento" y la Justicia entendió que aludía al video que, por entonces, estaba a punto de reaparecer en el despacho de Galeano. Pero cuando le preguntaron sobre el tema en el juicio, la testigo aseguró que no se acordaba, entró en una serie de entredichos y hasta terminó amparándose en su edad para justificar su falta de memoria.
Los jueces Gerardo Larrambebere, Miguel Pons y Guillermo Gordo, entonces, entendieron que correspondía su arresto porque la testigo habría falseado la verdad "en todo o en parte" durante la audiencia.
Y así se abrió una causa que llevó a Urso a procesarla, en una medida que más tarde fue revocada por la Cámara y que ahora vuelve a imponer el magistrado interventor, ante nuevos elementos que apuntarían a una declaración supuestamente comprometedora de Cúneo Libarona. (DyN)